G. VALENCIA, Ana - Un sonido que repica vida

Un sonido que repica vida

Más de 60 campaneros se citan en Villavante para mantener una tradición que marcó el día a día de los pueblos

Beñat Abasolo, con tan sólo 13 años, es el campanero más joven que se dio cita en Villavante.  - Autor: JESÚS
Beñat Abasolo, con tan sólo 13 años, es el campanero más joven que se dio cita en Villavante. - Autor: JESÚS

El repique de campanas se adueñó ayer de Villavante. Más de sesenta campaneros llegados de toda España se congregaron en este pueblo, decano del sonido de las campanas. Esta vigésimo quinta convivencia abre las puertas del futuro hermanamiento entre la escuela de campaneros de Villavante y la de Aretxabaleta en Guipúzcoa.

Desde los trece años del campanero más novel hasta los más de setenta de los más veteranos, en una ocasión más Villavante se convirtió en la capital del repique de las campanas.

Beñat Abasolo, guipuzcoano y campanero de trece años, fue el artista más jóven del encuentro, «para mí es un orgullo coger el legado de los campaneros veteranos y mantener viva una tradición que si no se perdería», asegura Beñat, quien confiesa que comenzó en la escuela de su localidad por afición y que ya lleva cuatro años practicando este arte.

La escuela de campaneros de Villavante se fundó en 1986 para que el toque de campana no cayera en desuso y los repiques fueran identificables por los vecinos. Musicólogos, etnólogos y algún experto en música sacra junto a las Asociación deportiva y cultural Guays, devolvieron a Villavante su tradición campanera y se decidió que la mejor forma de mantenerla era celebrar un encuentro anual de los profesionales de la campana que recordaran año tras año el buen hacer de los repiques.

Las campana en un tiempo, cuando no existían móviles y había una televisión para todos los vecinos, marcaron la vida de los pueblos. Al amanecer se tocaba la alborada que anunciaba la llegada del alba y que comenzaba un nuevo día, la cabecera sonaba para llevar a las vacas al campo. Cuando repicaban las campanas los animales salían a pastar y el mismo sonido anunciaba que ya debían volver.

Hay repiques que llevan melodías incorporadas, como la nube en la que se hacían sonar las campanas para que dejará de llover y así evitar que se perdieran las cosechas, al son del repique se puede cantar «Tente nube, tente tú, que Dios puede más que tú». El repique para anunciar el fallecimiento de algún vecino, toque que aún se mantiene, el repique de fiesta que mezcla gran cantidad de ritmos y melodías o el toque de fuego que alertaba de algún incendio.

G. VALENCIA, Ana

Diario de León (08-08-2011)

  • SANTA MARINA DEL REY: Campanas, campaneros y toques
  • ESCUELA DE CAMPANEROS DE VILLAVANTE (SANTA MARINA DEL REY) : Toques y otras actividades
  • JUANE ARIENTZAKO KANPAI JOLE ESKOLA (ARETXABALETA) : Toques y otras actividades
  • Concursos, encuentros, muestras de campaneros: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Diario de León (2011)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 12-12-2017
    Convertir a PDF