NASSARRE, Padre Fray Pablo - Escuela Música según la Práctica Moderna

Escuela Música según la Práctica Moderna

"En que se trata de las dimensiones de los Instrumentos Músicos en general".

(...) Hay unos metales, que heridos con el golpe, tienen el sonido claro y fuerte, como es el Cobre y especialmente la Plata (...) Cuando la plata es herida, es resonante por la violencia del golpe y el ser claro el sonido consiste en la cualidad húmeda que tiene.

Hay algunos cuerpos sonoros, que en ellos se forma un solo sonido y tienen la forma piramidal: Las Campanas y porque se puede dudar si es necesaria semejante forma en dichos cuerpos, pues no hay variedad de sonidos graves, ni agudos, porque es uno solo el que se forma en ellos, resuelvo, que es conveniente el que estén en forma piramidal, aunque no hay variedad de sonidos, porque haya variedad en las proporciones.

Tienen la boca las Campanas en figura circular, la cual está en proporción igual, pues desde el punto céntrico hay igual distancia a cualquier parte y si la longitud del cuerpo fuera igual, no podría haber desiguales proporciones y faltando estas había de ser el sonido poco armonioso, por causa de ser todas las proporciones del cuerpo iguales; pues estas aunque sean muchas, no dan aumento de armonioso; fabricándose las Campanas para ser oídas, aquellos que tienen mayor sonido, son las mejores, estando en forma piramidal y proporciones desiguales, por ser desigual el círculo agudo o el de la parte alta, con el de la parte grave o baja, y esta desigualdad de proporciones, es causa de que sea más armonioso el sonido y será claro si la proporción fuese de aquellas que constituyen consonancias.

Muchas campanas hay, que son de sonidos oscuros y están en la inteligencia muchos, que consiste en las cualidades del metal y aunque puede consistir tal vez en esto, pero las más es culpable del artífice, o ignorancia suya, por no haber puesto en proporción sonora los dos extremos y por si acaso alguno de estos acertase a leer este párrafo, diré las proporciones en que debe estar.

Puede estar en proporción dupla, en tripla, en cuadrúpla y en quíntupla y puede elegir cualquiera de estas, según la longitud que se quisiese dar a la Campana, de modo que parezca vistosa, puede ser así, sin faltar a la proporción sonora.

Y explicando estas proporciones, para que solo el que fuese práctico las entienda, digo, que si la pusiese en posición dupla, ha de tener la extremidad de arriba, la mitad del vuelo que tiene la de abajo y si la pusiese en tripla, de tres partes que tenga la extremidad baja, ha de tener una la alta; y si en cuádruplo, cuatro a la baja y una a la alta; y si en quíntupla, de cinco una, cuanto fuese mayor en longitud, parece mejor a la vista, si la proporción fuese de más partes la extremidad baja, y menos la alta, de las que he dicho.

Si el curioso respondiese, que ya que siendo igual Campana (como dije arriba, por estar la circunferencia toda en proporción igual) que se podía hacer, aunque en forma piramidal al contrario, siendo el extremo bajo el menor en circunferencia, a esto digo que sería mucho menos y más oscuro el sonido; porque como mueve el aire con violencia en el cóncavo, por razón del golpe, siendo el despendidero menos, había de ser menos el aire que saliera, y menos el que llegara al oído y como siendo más o menos la cantidad del aire, que llega a la potencia auditiva, allí es más, y menos el sonido y siendo poca la cantidad que despide, siendo angosta la boca de la Campana, será menor el sonido que se perciba.

Estas son las razones que hay, para que la forma de las Campanas sea piramidal y no otra.

Si el artífice de Campanas quisiese hacerlas de modo que estén en consonancia, observará las reglas que diré: para que estén en quinta dos, ha de echar un tercio más de metal en la mayor, teniendo dos partes la menor y tres la mayor, como si a la mayor se echara seis quintales, a la menor cuatro y si doce, corresponden ocho; y allí de cualquiera cantidad, o la magnitud que tuviese que ser.

La misma proporción se ha de guardar en el cóncavo, teniendo la mayor tres partes de concavidad y la menor dos, si quisiese que suenen en octava, ha de ser doblado el metal que lleve la mayor y también el cóncavo, hasta en la circunferencia, como en la profundidad. Para que suenen con tercera menor, se ha de observar la proporción de 6 a 5, dando seis partes a la mayor y cinco a la menor, así de peso, como de cóncavo, si han de estar en TERCERA MAYOR, ha de ser la proporción 5 a 4.

Éstas son las consonancias más sonoras, en que si un juego de campanas se pusiese, serán muy deleitables sus sonidos.

Padre Fray Pablo NASSARRE
Organista del Real Convento de San Francisco de Zaragoza (1724)
Transcripción de Ignacio Navarro Gil (26-07-2011)
  • ZARAGOZA: Campanas, campaneros y toques

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 18-10-2017
    Convertir a PDF