LÓPEZ, Carlos - Las campanas de la discordia

Las campanas de la discordia

Los residentes en la zona aseguran que se han acostumbrado al tañido de los bronces, pues les permite saber la hora del día.

Vecinos de la iglesia de Loreto de Xàbia cuentan 503 repiques el fin de semana.

El campanario de la iglesia
El campanario de la iglesia

Para algunos las campanadas pasan desapercibidas, para otros sirven de referencia horaria, pero hay vecinos que no pueden ni vivir y ya están hartos. Este es el caso de cerca de 20 vecinos del barrio de Duanes de Xàbia, que están cansados del, a su juicio, ruido que generan los tañidos del bronce de la iglesia de la Virgen del Loreto, unas campanas que repican cada hora desde las 9 hasta las 21 horas y a las 12 suena una llamada al Ángelus, así como el anuncio de la eucaristía.

Uno de esos vecinos explicó ayer a LAS PROVINCIAS, que un fin de semana decidió recoger las veces que repicaban las campanas, y resultó que entre sábado y domingo «suenan 503 veces». Este residente vive encerrado en su casa, con ventanas de doble acristalamiento, que no abre nunca, y no sale de ella más que para lo «estrictamente necesario».

Su «particular cruzada» se remonta a 2009 cuando presentó un escrito en el Ayuntamiento reclamando que hiciera una medición del nivel sonoro de las campanas. Finalmente, la Policía Local realizó esa medición y en el informe se recoge que en «una de las estancias de la casa el nivel sonoro alcanza los 85 decibelios». Mientras, si las ventanas de la vivienda están cerradas, es de 78 decibelios, y en la terraza de la casa -que es el punto más cercano al campanario- alcanza los 89 decibelios.

Ese informe concluye que «se supera el límite permitido por el decreto del Consell 266/04» referido a la contaminación acústica y respecto a la posibilidad de que el Ayuntamiento tome alguna medida cautelar señala «no se han adoptado ninguna medida».

Según apuntó, desde que la iglesia recibió ese informe, bajaron durante una semana el volumen de las campanadas, «pero a la siguiente volvió a subir», y ahora que llega el verano «hay fines de semana que escucho cuatro veces al día la misa», y aseveró que si «por oír la misa tantas veces se sube al cielo yo ya estaría allí». Lo que peor lleva este vecino no es el sonido de las campanas, sino la indefensión que tiene ante el Ayuntamiento de Xàbia. Según el afectado, «no se dignaron a contestarme los escritos que he realizado». Además aseguró que el tema es tan peliagudo que «ni el anterior alcalde ni el actual lo ha querido afrontar».

De hecho, no se mostró muy convencido de que el nuevo equipo de gobierno de Xàbia «me diga algo». Por este motivo, ha decidido recurrir al Síndic de Greuges de la Comunitat, el xabiero José Cholbi, a quien remitirá un escrito para reclamarle que intervenga para que el Consistorio afronte el problema.

Frente a este grupo de vecinos, hay otros que conviven como si nada con el repicar de las campanas. De hecho, otro vecino de la zona manifestó que los tañidos le permitían saber en qué hora del día se encuentra, y los que asisten con asiduidad a la celebración de la misa, perciben las campanadas como un aviso para acudir a la iglesia.

LÓPEZ, Carlos

Las Provincias (09-07-2011)

  • XÀBIA: Campanas, campaneros y toques
  • Ruido y denuncias: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Las Provincias (2011)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 13-12-2017
    Convertir a PDF