FRAU, A. - Reloj y relojeros de la Lonja

Reloj y relojeros de la Lonja

En la torre del ángulo NE. del edificio de la Lonja había un reloj con campana que tocaba las horas al estilo italiano; es decir, que principiaba tocando la 1, una hora después de haber salido el Sol, para volver a empezar una hora después de haberse puesto; y por lo mismo era preciso adelantarlo o retrasarlo cada día según la estación. Ignoramos la época en que se colocó; pero si atendemos a que la indicada torre se diferencia de las restantes, entre otras particularidades, en las de que su escalera interior es en espiral sin eje, sin duda para que pudiesen pasar libremente las cuerdas que sostenian los pesos; y que el piso superior de la torre tiene un pequeño desaguadero a la parte interior, sobre la azotea del edificio, y no a la exterior, acaso con el fin de que el agua no cayese sobre el cuadrante que debió estar colocado en aquella parte para poder ser visto del público: esto considerado, no será temerario suponer, que la colocación de un reloj en la Lonja entró en los planes de Sagrera; y por consiguiente que la antigüedad del que existía en las épocas que veremos, era coetánea del edificio. (1)

1500
En esta fecha el reloj de que hablamos estaba descompuesto. El Colegio de la Mercadería acordó su recomposición y nombró a Juan Trobat para que lo cuidara en reemplazo del difunto Juan Castell.

1544
Por muerte de Vicente Andrés, Custos [¿custodio?] y relojero titular de la Lonja, fué nombrado Ramon Alemany por toda su vida y con el salario de costumbre, mediante ciertas condiciones, entre otras, las siguientes: "Que debía servir personalmente el oficio." "Hacer recomponer el reloj a sus espensas, cada vez que fuese necesario." "Fer tocar lo dit relotje" En el caso de que no conviniese a dicho Alemany en cualquier tiempo, tener a su cuidado el reloj; quedaba desde aquel momento nombrado en su lugar, el relojero de oficio, Moss. Sebastiá Figuera, (2) que había solicitado la plaza. En estos términos aceptó Alemany el nombramiento ante el Notario Miguel Torres escribano del Colegio.

1595
El cargo de relojero que estuvo confiado a Gerónimo Fornés; después al hijo de éste, y últimamente a en Figuera; se volvió a unir al de Custos de la Lonja, cuyo salario se aumentó hasta 25& anuales, pagaderas por tercias vencidas, a fin de poderle descontar las multas en que incurriera cada vez que el reloj tocase mal las horas, lo que se vería claramente en un reloj de Sol que se mandó construir a este objeto, en el jardín de la Lonja. Esta medida de rigor se tomó, porque desde que "en Figuera ha tornat molt vell," sólo de vez en cuando mandaba a su hijo a arreglar el reloj, resultando que raras veces tocaba las horas con exactitud.

1598
Se aumenta 5 £ a las 10 £ de gratificación que se daban además del salario ordinario a Lorenzo Creus encargado de dicho reloj. Estaba obligado, como sus antecesores, a recomponer cualquiera de las piezas que se rompiesen y a pagar una multa cuando no tocase bien las horas. En garantía se le retenía una parte del salario.

1601
Se nombra a Miguel Baró relojero de la Lonja, por haber fallecido Lorenzo Creus que antes ocupaba la plaza con gratificación de 15 £.

1604
Se acuerda gratificar con 15 £ a Sebastian Covas relojero de la Lonja, atendida su pobreza y la carestía reinante.

1642
Después de un intérvalo de 41 años en que no se vuelve a hablar de reloj ni relojero, aparece una súplica al Consejo, apelando del fallo de los Defenedores, en la que el entonces encargado del reloj, expone: Que los Defenedores se habían negado a satisfacerle parte de su salario, a causa de que el reloj no tocaba las horas; y, como a su entender este fallo era injusto por cuanto era sabido de todos que desde que se había ocupado la Lonja con enseres del servicio de S. M, su Ilma. el Virey guardaba las llaves y por consiguiente se veía él imposibilitado de entrar y subir cada día a la torre para arreglar el reloj, (no pot pujar a parar aquell); suplicaba al Consejo que accediese a su demanda. Y el Consejo acordó que se pagase el salario solicitado, y se suplicase al Virey que dejase un camino espedito para subir a dicho reloj, por ser éste de suma utilidad a la marina y dar al mismo tiempo importancia a la Corporación.

1709
En esta fecha el reloj estaba descompuesto; su recomposición había de costar 20 pesos de 8 rs. y el presupuesto del Colegio exigía grandes economías. En esta atención los Defenedores sometieron a la deliberación del Consejo: "Si convendría más, dejar el reloj tal cual estaba, y consiguientemente suprimir las 15 & que se daban al que lo cuidaba; o bien si deberían hacerlo recomponer a pesar de los apuros del Colegio. Se decidió que el reloj se compusiese.

Notas

(1)
Uno de los pactos del contrato de Guillermo Sagrera con los Defenedores, dice: "item: que lo dit Sagrera deje é sie tengut en una de las quatre torres dels cantons de la dita Lotge, fer una astansi ahont puscha estar un alarotge." En la torre NE. inmediata a la calle de S. Juan, hay efectivamente una estancia o cuarto, en el que debió estar el reloj de que tratamos.

(2)
La familia Figuera, tuvo varios de sus miembros que se dedicaron al arte de la relojería. El reloj de la Casa Consistorial recuerda aun el primitivo poseedor a quien indudablemente perteneció. De esta familia nos ocuparemos más adelante publicando curiosos datos que confirman nuestro aserto.

FRAU, A.

Boletín de la Sociedad Arqueológica Luliana Tomo I Año I Número 20 (25-10-1885)

  • PALMA: Campanas, campaneros y toques
  • Relojes: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    Convertir a PDF