GARCÉS, Laura - «Al seminario no vienes en busca de profesión»

«Al seminario no vienes en busca de profesión»

82 jóvenes se forman para convertirse en sacerdotes


Son 82 jóvenes, 38 en el Seminario Menor y 44 en el Mayor, los que se preparan para convertirse en sacerdote, según los datos que facilita el Arzobispado. El número de aspirantes es uno de los más altos de las diócesis españolas. Lo dice el rector del Seminario Mayor de Moncada, el sacerdote Jorge Morant. Es una «buena cifra», apunta. Aún así, reconoce que tienen «aspiración de más». En 2008 se habló de un incremento considerable de candidatos. Se registró el mayor número de seminaristas de los siete años anteriores.

Entre quienes desean ser sacerdotes hay jóvenes que cuentan en su haber con una licenciatura. Otros iniciaron estudios superiores, pero vieron que su vocación era otra. Son «hijos de su generación, aunque tienen una experiencia distinta» y edades muy diversas. Se observa que cada vez es más frecuente que ingresen a edad más avanzada. Morant reconoce esta circunstancia y apunta que ocurre lo mismo que en los demás ámbitos: «Las decisiones sobre opciones estables se toman cada vez más tarde».

Entre los jóvenes que han elegido ser cura se encuentra Vicente Femenía. Tiene 19 años, empezó a ir a misa muy pequeño «acompañado de mi abuela. Fui monaguillo. Después sacristán y campanero». Impulsó la «colla de campaners» en su pueblo, Sagra. Hoy tras un curso en la Escuela Técnica de Ingenieros Industriales, es seminarista. Reconoce que le costó tomar la decisión porque, entre otras cosas, «tenía miedo al qué dirán. Pero al final pensé: Que digan lo que quieran. Quiero ser feliz».

No todos los alumnos cuentan con larga experiencia en la vida de parroquia. Es el caso de Santiago Carbonell, un joven de 28 años ingeniero técnico industrial. Fue en la Universidad donde «conocí un grupo cristiano». Con ello se inició un proceso «de varios años. En mi familia hubo una conversión generalizada».

También Vicente Fayos se decidió por el sacerdocio cuando había terminado sus estudios. Tiene 26 años y es licenciado en Economía. «Podría ser el ecónomo de la diócesis», bromea su compañero Femenía. La experiencia de Fayos está vinculada a una parroquia y, tal como él relata, la vocación se descubre «porque hay algo que te llama a esto. Te asusta, pero al final sabes que tu sitio es este».

En un momento en el que el desempleo afecta a muchos jóvenes, parece que se hace obligado preguntar si la crisis económica puede conducir al Seminario. Fayos, Femenía y Carbonell responden casi al unísono: «Si alguien viene aquí, no es en busca de una profesión».

El rector también se pronuncia sobre esta cuestión. Apunta que podría ocurrir «que un joven buscara su modo de subsistencia, pero sería bastante raro, ya que se percibe en el candidato una experiencia de vocación. Hay una serie de indicadores que dan autenticidad a esa llamada».

Las vocaciones son una de las preocupaciones de la Iglesia y, a juzgar por sus iniciativas y pronunciamientos también del Arzobispo de Valencia, monseñor Carlos Osoro. El pasado 4 de marzo, durante la celebración del rito de admisión de 11 jóvenes en el seminario, tras agradecer su apoyo a las familias, les invitó a pedir «más obreros para la mies porque hay mucha necesidad de ellos».

GARCÉS, Laura

Las Provincias (03-04-2011)

  • SAGRA: Campanas, campaneros y toques
  • Reparación de campanas: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Las Provincias (2011)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 24-10-2017
    Convertir a PDF