HUGUET, Ángel - El reloj de la Catedral de Barbastro se desmonta para su restauración

El reloj de la Catedral de Barbastro se desmonta para su restauración

Presenta un desgaste importante y una vez reparado formará parte del Museo de Arte Sacro

El reloj público de gran envergadura construido en el año 1908 en los talleres de Francisco Coll Marqués, en Lascellas, e instalado un año más tarde en la torre de la Catedral de Barbastro, se desmontó ayer por piezas para su traslado a los talleres de Comercial Latorre, en Corella (Navarra).

Allí se restaurará para mostrarlo como una de las piezas atractivas en el Museo de Arte Sacro de Barbastro-Monzón.

El reloj de la Catedral de Barbastro, antes de desmontarlo - Autor: HUGUET, Ángel
El reloj de la Catedral de Barbastro, antes de desmontarlo - Autor: HUGUET, Ángel

El importe de la restauración, que alcanza los 4.500 euros, correrá por cuenta del Ayuntamiento en el marco del convenio de colaboración con el Obispado, que incluirá la instalación del sistema exterior de alarmas en la Plaza del Obispo, dotación de escaleras de acceso a la torre y el cerrado nocturno de la Plaza de acceso al Museo.

Las dimensiones del reloj son de 180 centímetros de ancho, por 72 de profundidad y 65 de altura, y se fabricó con material de bancada o armazón en hierro laminado y fundido, que alberga dos trenes laterales, uno para la sonería de las horas y otro de los cuartos.

Además, posee un tercer tren central para el movimiento del reloj y casquillos de bronce en los que giran y se soportan los distintos ejes.

La péndola es de Lira, según explican Juanjo y José Antonio Latorre, técnicos de la empresa, que ayer desmontaron el reloj centenario en el que destaca la marca de autor, F. Coll Marqués Hijos, la primera de tres generaciones de relojeros en la empresa familiar ubicada en Lascellas (1870-1976). A nivel local, los hermanos Coll son la referencia de la cuarta generación, aunque ninguno ha seguido el oficio.

En el informe técnico, facilitado por Latorre, destacan las características de un reloj público "de gran envergadura para la época de fabricación, que desempeña la función de tocar las horas, cuartos de hora y medias horas en dos campanas a través de martillos por gravedad". El texto agrega que no posee eje de salida para el arrastre de esfera en el exterior de la fachada.

Un operario inicia los trabajos para su posterior traslado al taller - Autor: HUGUET, Ángel
Un operario inicia los trabajos para su posterior traslado al taller - Autor: HUGUET, Ángel

Además, señala que es de bancada horizontal, soporta tres trenes, dos de ellos laterales, uno para tocar las horas, el otro para los cuartos y el tercero para el movimiento del reloj. Los trenes tienen la función de proporcionar la cuerda para los distintos movimientos del reloj, a través de una cuerda o sirga de acero que, al final de su recorrido, penderá una pesa.

Tiene rueda de escape en posición vertical sin dentado fabricada con varillas de pasador recogidas por dos discos de bronce, regulada por áncora en forma de "v" invertida y palas recogidas.

"Al final del eje que posee el áncora, se coloca la péndola y lleva una de tipo Lira. En la punta inferior lleva un disco llamado lenteja que se desliza hacia arriba o hacia abajo para que el reloj adelante o retrase", concluye dicho informe.

La otra punta de la barra termina en ballesta anclada en la parte superior de la bancada y permite que la péndola haga movimientos oscilantes a derecha e izquierda. Las aspas de los ventiladores traseros hacen que el reloj cuente las horas o cuartos con la misma frecuencia entre un toque u otro.

Algunos yugos de las campanas también se encuentran deteriorados - Autor: HUGUET, Ángel
Algunos yugos de las campanas también se encuentran deteriorados - Autor: HUGUET, Ángel

Fuerte oxidación

En general, se observa una fuerte oxidación en los metales, en especial los fabricados en hierro laminado. Los engranajes están con todo el dentado sin apariencia de rotura, aunque sufren el desgaste de casquillos. Se aprecia el deterioro de la pintura negra y dorada en decoraciones y densas capas de lubricantes ya secos que impregnan con el polvo y telarañas todo el conjunto de la maquinaria.

El reloj lleva años sin funcionamiento, desde que se paró a las 13,30 horas de una fecha que nadie recuerda, y tampoco ha tenido mantenimiento, por lo que la dejadez es la mayor causa de deterioro de la maquinaria de este reloj antiguo. Los barbastrenses apenas lo han visto, pero varias generaciones han escuchado sus cuartos, medias, tres cuartos y horas durante un siglo.

La maquinaria se ha trasladado a talleres, donde se clasificarán las piezas y se observará su estado una por una, previo al desengrase en bañeras con productos químicos para quitar restos de grasas, aceites y otras suciedades adheridas. La tarea siguiente será de lavado y limpieza de las piezas para quitar los residuos, antes de proceder al pulido y brillo de los ejes metálicos y coronas de bronce.

Detalle del reloj de la Catedral - Autor: HUGUET, Ángel
Detalle del reloj de la Catedral - Autor: HUGUET, Ángel

El decapado de las piezas dará paso a la pintura de platinas, bancada y péndola, entre otras, con esmalte sintético, respetando los colores originales, y por último, se fabricará una bancada nueva para asiento del conjunto del reloj en una de las salas del Museo. Las tareas durarán dos semanas.

"Está deteriorado por la situación de abandono, quedarán los brillos originales, aunque ya no funcionará", apuntó Juanjo Latorre, quien explicó que algunos yugos de las campanas "se encuentran deformados, y lo más lógico es que los restauraran para estar en condiciones adecuadas". "Las campanas son buenas, pero están muy abandonadas, y lo principal sería darles un retoque. No es una necesidad a corto plazo porque pueden aguantar mucho", resaltó.

HUGUET, Ángel

Diario del Alto Aragón (01-09-2010)

  • BARBASTRO: Campanas, campaneros y toques
  • Relojes: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Diario del Alto Aragón (2010)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 19-10-2017
    Convertir a PDF