VERANO, Abel - Los vecinos de Montealegre vuelven a oír «las dichosas campanas»

Los vecinos de Montealegre vuelven a oír «las dichosas campanas»

El párroco de la iglesia, Eleuterio Castanedo, asegura que no tiene «ni idea» de quién ha podido encenderlas

Los vecinos del barrio de Montealegre, en la pedanía castreña de Sámano, vuelven a tener sus particulares pesadillas. Las «dichosas campanas de la iglesia» han vuelto a repicar tras dos meses de silencio. En principio, parecía que el párroco Eleuterio Castanedo había acatado la orden de la Concejalía de Medio Ambiente de bajar el volumen del campanario para no molestar a los vecinos y no tener que hacer frente a una sanción económica.

Habían pasado dos meses desde que el sacerdote decidió evitar más problemas apagando las campanas. Pero nada más lejos de la realidad. El pasado lunes, 27 de diciembre, las campanas volvieron a sonar a las nueve de la mañana para sorpresa de los vecinos que viven junto a la iglesia y que habían denunciado el excesivo ruido procedente de este campanario.

Una de las vecinas afectadas señaló a este periódico que ya ha dado aviso de esta circunstancia a la Concejalía de Medio Ambiente para que llame al orden al párroco y le obligue a apagar de nuevo las campanas. El problema es que el departamento que dirige Pedro Quintana tiene serios problemas para poder contactar con Eleuterio, que no atiende sus llamadas.

Lo misterioso del asunto es que el sacerdote, que sí ha atendido la llamada de este periódico, ha asegurado que él no sabe nada sobre el encendido de las campanas de la iglesia de Montealegre. «No sé nada de las campanas, ni de quién las ha podido encender de nuevo. No tengo ni idea», señaló.

Sea como fuere, el caso es que los vecinos de Montealegre no están dispuestos ha aguantar ni un día mas el repicar de estas campanas. «Es como si me paran una obra y al cabo de dos meses sigo con ella», afirmaba ayer un vecino de la zona.

Amaya y Óscar, dos vecinos de Montealegre, denunciaron hace casi dos años, en el Ayuntamiento, que el volumen de sonido emitido por las campanas del reloj de la iglesia de San Andrés se había convertido en una «auténtica pesadilla» para ellos y también para el resto de los vecinos. Ante esta situación, los servicios técnicos del Consistorio procedieron a medir los niveles de ruido producidos por las campanas, descubriendo que éste doblaba el nivel máximo permitido por la Ordenanza Municipal de Protección de Medio Ambiente. En las tres mediciones se superó el nivel máximo de 36 decibelios en horario diurno y de 30 decibelios en horario nocturno.

Desde el Ayuntamiento se instó al sacerdote Eleuterio Castanedo -más conocido como 'Terio'- a que bajara el volumen, pero el cura se opuso a esta medida al considerar que todo estaba en orden. Pasado el tiempo, y en vista de que el párroco no ponía fin a este problema, el concejal de Medio Ambiente, Pedro Quintana, se puso en contacto con él para advertirle de que si no respondía a la solicitud, el Ayuntamiento le abriría un expediente sancionador.

La negativa reiterada del párroco a solucionar el problema obligó al alcalde de Castro Urdiales, Fernando Muguruza, a iniciar un expediente sancionador contra Eleuterio Castanedo, siendo responsable subsidiario el Obispado de Santander. La sanción a imponer consistiría en una multa de 1.801 hasta 4.200 euros.

Orden del Obispado

Un mes después, el Obispado cerró filas en torno al párroco de Sámano y presentó un escrito de alegaciones en el que solicitaba que se anulase cualquier sanción económica. La institución eclesiástica aseguraba que no había tenido notificación oficial de la multa «que únicamente ha sido comunicada a la persona de Eleuterio Castanedo, un mero servidor de la Parroquia». No obstante, la Vicaría de Asuntos Económicos y Administrativos rectificó e instó a Castanedo a «parar inmediatamente el funcionamiento de las campanas del reloj» para eludir esa, más que probable, multa de 2.500 euros. El Obispado recalcaba en un escrito que «todas las parroquias deben adaptar el sonido a la normativa establecida por el Ayuntamiento sobre la intensidad de los decibelios».

A mediados de octubre 'Terio' apagó las campanas, pero ahora alguien ha vuelto a encenderlas para desesperación de los vecinos.

VERANO, Abel

El Diario Montañés (07-01-2011)

  • CASTRO URDIALES: Campanas, campaneros y toques
  • Ruido y denuncias: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © El Diario Montañés (2011)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 23-10-2017
    Convertir a PDF