DURÁN, Davinia - Las campanas de Granda tocan a agradecimiento

Las campanas de Granda tocan a agradecimiento

Cerca de 200 personas homenajean al campanero de la iglesia de San Pedro, César Villa, por sus 25 años en el puesto

«Me retiro de mi labor de campanero, pero no lo hago de sacristán y ayudante del sacerdote». Con estas palabras se despedía ayer César Villa del puesto que ha ocupado de forma continua durante 25 años, el de campanero oficial de la iglesia de San Pedro, en Granda. El motivo de su retirada es que en nuestros días prima más lo automatizado que lo manual y que, según Villa, «nadie quiere ocupar el cargo, ni aprender a tocarlas».

A sus 83 años, Villa recuerda que, desde que era muy pequeño, comenzó con su labor con las campanas de la mano de su abuelo, que fue el encargado de enseñarle a tocar para la misa de difuntos, la de San Pedro y la de Nuestra Señora.

Desde joven le ha gustado la música y, de hecho, tocó en la Banda de Gaitas de Oviedo, pero, debido a la precariedad en la que se vivía en aquella época, tuvo que dejar su vocación, ya que no tenía medios para acudir todos los días a ensayar a la capital. Quizá por esta razón Villa tiene una sensibilidad especial y no dudó en aprender la tradición familiar de tocar las campanas.

Tras pasar la adolescencia dedicado a esa tarea, a los 15 años tuvo que interrumpirla para comenzar a trabajar como albañil, aunque siempre ha mantenido una estrecha relación con el templo y con los sacerdotes de Granda, a los que ha ayudado siempre. «Fue hace 25 años, tras retirarme, cuando me dedique a jornada completa a mis labores de campanero y sacristán».

Uno de los vecinos más queridos de Granda, al que ayer homenajearon cerca de 200 personas con un misa seguida de una comida, se acuerda de multitud de anécdotas, pero la que siempre cuenta es la que ocurrió en la Guerra Civil. Los rojos entraron en la iglesia, la quemaron y quitaron las campanas para fundirlas, pero fue un vecino el que, al ver la situación, llamó al nieto del campanero para darle los mayuelos, que, tras la guerra, se volvieron a colocar y son los que hay ahora. Uno de sus hijos, Luis Aurelio Villa, explicó además el verdadero sentido del homenaje, que no es otro que César, además de ocuparse de las campanas, «ayuda a todo aquel que se lo pide». Y por esa vocación de servicio desinteresado se le recordará siempre en Granda.

DURÁN, Davinia

El Comercio Digital (29-11-2010)

  • SIERO: Campanas, campaneros y toques
  • Campaneros: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © El Comercio Digital (2010)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 18-12-2017
    Convertir a PDF