RODRÍGUEZ FONT, Marta - Un pueblo de Girona protege el sonido de las campanas para que nadie lo silencie

Un pueblo de Girona protege el sonido de las campanas para que nadie lo silencie

Para el alcalde, es una medida preventiva para evitar enfrentamientos

También protege actividades como el despegue de globos aerostáticos

El Ayuntamiento de Colomers (Baix Empordà) ha redactado una ordenanza municipal que tiene como uno de sus objetivos principales proteger el sonido del repicar de las campanas de la Iglesia para evitar que algún vecino de segunda residencia haga que dejen de sonar, como a pasado en algún municipio gerundense.

El alcalde de Colomers, Josep López (ICV), ha explicado que la protección de las campanas de la Iglesia parroquial son una excepción a la normativa de ruidos y ha añadido que se trata de una medida preventiva para evitar posibles enfrentamientos entre vecinos.

Según la nueva ordenanza, que se encuentra en exposición pública, el toque de las campanas sería una excepción de los casos de ruidos producidos por actividades especiales o esporádicas, justificado además "en atención a aspectos patrimoniales".

Este punto concreto de la ordenanza tiene pretende evitar que ningún vecino de segunda residencia pueda crear conflictos que acaben con la prohibición del toque de las campanas, como ha pasado en otras localidades gerundenses. "Queremos proteger los ruidos tradicionales del pueblo, como por ejemplo el de las campanas", ha indicado el alcalde.

En este sentido, ha explicado que hasta el momento no ha habido ninguna queja formal por el toque de las campanas, aunque si algún comentario.

La ordenanza también protege determinadas actividades como el despegue de globos aerostáticos, por su interés económico para el municipio, ya que cerca del núcleo urbano una empresa se dedica a iniciar rutas en globo por la comarca.

Esta práctica si ha motivado alguna queja, "hemos tenido algunas de cuando se calienta el aire para hinchar el globo, que se hace al lado de la carretera, y en verano que todo el mundo abre las ventanas había provocado alguna queja". Por eso los responsables municipales han decidido crear una zona para hinchar los globos aerostáticos en una finca situada entre el río y la carretera.

La nueva ordenanza de ruidos de Colomers incluye también sanciones según sean las faltas, leves, graves o muy graves. Una falta leve pueda llegar a los 900 euros, la grave hasta los 12.000 euros, más la suspensión de la actividad durante medio año, y la muy grave puede llegar hasta los 300.000 euros y la suspensión de la actividad de forma definitiva.

RODRÍGUEZ FONT, Marta

El Mundo (25-11-2010)

  • COLOMERS: Campanas, campaneros y toques
  • Ruido y denuncias: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © El Mundo (2010)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 24-10-2017
    Convertir a PDF