ZAMORA, R. - Fundición de Campanas de Salvador Manclús

Lee con mucha atención
esta página que ves

¡Viva la Gran Fundición
Salvador Manclús Andrés!


El buen Cura se dolía
porque no acudían todos
los de su feligresía.

Recordó con emoción
que le ofreció sus Campanas
una buena fundición.

Postulando en las Novenas
al Corazón de Jesús,
compra Campanas muy buenas
de la Fundición Manclús.

Exclama en tono ferviente:
¡Santo Dios, mi buen Jesús!
y cómo acude la gente
con las campanas Manclús.

¡Le digo, señor Concejal,
que este Pueblo no progresa,
y eso lo encuentro muy mal!

A la Iglesia hay que apoyar
de veras, ¡con muchas ganas!,
mi Mando he de hacer sonar,
trayendo buenas Campanas.

Y el alcalde, enardecido,
solicita con urgencia
de Campanas un pedido
a Manclús que está en Valencia.

Y el pueblo callado y triste,
por un gesto tan hermoso,
feliz progresa y existe,
con un obsequio tan valioso.

Gentes de tierras lejanas
observan muy despectivas
el volteo de Campanas.

Visitan la población
y a este otro Campanario
miran con expectación.

¡Oh, progreso de la Ciencia!
Volteo y Repique eléctricos
de una casa de solvencia.

Manclús, con caja de mandos,
ahorra hombres y dinero,
los turistas admirados
dirán por el mundo entero.

¿Qué le ocurre a tanta gente?
Pues que el Reloj se ha parado
porque... el Cielo está nublado.
¡El cambiarlo es urgente!

¿Quién es un buen Relojero?
¿Quién tiene más experiencia?
Hay uno solo: En Valencia
Manclús, porque es el primero.

Parece gran Capital,
ninguno en Progreso iguala...
Manclús un reloj instala
en la Torre principal.

¡Viva Manclús, el honrado!,
para el toda la gloria,
será de feliz memoria.
¡Qué Reloj nos ha instalado!
Sin afirmaciones vanas,
pues son dignas de alabanza,
anuncio con la esperanza
de que adquieran mis Campanas.
Son de un bronce tan sonoro,
de una vibración tan grata,
que sus voces son de plata
y su corazón de oro.
Cuando suenan mis campanas,
vibra con gozo el ambiente,
y acude toda la gente
a Misa por las mañanas.
De tan suave melodía,
¡cuido su fundición tanto!
que infunden un dulce encanto
a la oración noche y día.
¡Qué bien mi Campana suena!
¡qué bien mi Reloj señala!
mi honradez con él se avala,
su calidad es muy buena.
Aquel yugo de madera,
malo, sucio y anticuado,
es yugo bien terminado,
¡bien fundido de primera!
No duden ya más, señores
Curas, Alcaldes apuestos,
soliciten Presupuestos,
contento de mil amores.
Compruebe con dos o tres
Campanas mi noble intento.
Queda de Vd. muy atento,
SALVADOR MANCLÚS ANDRÉS.
Letra de R. ZAMORA
  • MANCLÚS, SALVADOR (VALÈNCIA): Inventario de campanas
  • MANCLÚS, SALVADOR (VALÈNCIA): Intervenciones
  • MANCLÚS, SALVADOR (VALÈNCIA): Inventario de relojes
  • Fundidores de campanas: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Industrias Manclús S. C. V. (1960 ca)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 19-10-2017
    Convertir a PDF