LÁZARE, Benigno - El reloj de Doncos da las horas desde hace 104 años según sople el viento

El reloj de Doncos da las horas desde hace 104 años según sople el viento

Regalado por la viuda de un emigrante local tras una consulta popular, fue construido por una prestigiosa casa madrileña y nunca tuvo grandes averías

El cuarzo y más recientemente la electrónica nos ponen en la hora exacta desde cualquier aparato: una vitrocerámica, el teléfono móvil, la parada del bus o el tractor. Pero no siempre fue así porque antiguamente los de pulsera no existían y los de bolsillo eran un lujo al alcance de muy pocos. De este modo se explica que hace más de un siglo los vecinos de Doncos decidiesen instalar en lo más alto del campanario uno que les regalaron, más arriba que las propias campanas. No mira al pueblo, sino a la carretera general para que se vea bien.

Corría el año 1904 cuando la rica hija de un militar cartagenero, y viuda de un emigrante de la parroquia, ofreció hacerle un regalo a Doncos para honrar la memoria de su marido. ¿Un reloj o la traída de agua? El reloj, contestaron los vecinos.

La conocen por Carmen de Cartagena y había estado casada con Clemente, de la Casa de Paulo. Fue ella también la que se lo encargó al relojero madrileño Canseco, «proveedor de la Real Casa», según reza la placa que destaca en la maquinaria, por eso no hay constancia de lo que costó. Se construyó por encargo en el taller del Paseo de las Delicias y tiene el número cinco de serie.

Para instalarlo recurrieron al buen hacer de José de Pereira de O Val, un habilidoso carpintero y profesional multidisciplinar que también es el autor de la estructura de madera de las campanas, ubicadas en el lado opuesto de la torre, mirando hacia el pueblo. También recurrieron a él para bajar las turbinas de la central de Horta, la primera que proporcionó luz eléctrica a la comarca de Becerreá.

Además de la excepcionalidad de su calidad, este reloj es único porque, a diferencia de todos los que se colocaban en las iglesias, tiene cuerda en lugar de pesas. La explicación es que originariamente estaba concebido para ser colocado en el barrio de O Penedo, en la parte más alta del pueblo y la más visible. Posteriormente los vecinos decidieron instalarlo en el campanario de la iglesia, lugar también destacado y donde luciría para admiración de los transeúntes de la carretera.

Campana de 800 kilos

El kit del regalo incluyó una campana de 800 kilos de peso que remata la torre y da las horas sobre una estructura metálica. Su sonido marcó el ritmo de los parroquianos durante las cerca de 11 décadas transcurridas. Todavía ahora orienta a los insomnes en sus interminables noches y agrada a todos en general. En 1904 los de Doncos renunciaron al agua en sus casas para poder tener cobertura horaria generalizada. Pero con esa decisión también beneficiaron a los habitantes de las parroquias limítrofes. Según desde que zonas se oiga la campana, algunos saben si el tiempo está firme o va a llover. Cosas del viento.

Discusión en un foro especializado de Internet

La circunstancia de que esté instalado en el campanario y no tenga pesas despistó a más de un profesional e incluso generó una polémica en un foro en Internet dedicado a relojeros y a especialistas. Un argentino debatió con unos ingleses hasta que trascendió que originariamente no estaba concebido para ese emplazamiento. Hay que darle manivela en la cuerda del reloj y en la de la campana.

LÁZARE, Benigno
La Voz de Galicia (23-07-2010)

  • AS NOGAIS: Campanas, campaneros y toques
  • Campanas (epigrafía, descripción): Bibliografía
  • Relojes: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © La Voz de Galicia (2010)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 16-12-2017
    Convertir a PDF