RODRÍGUEZ, Pepe - El incesante repicar de Abundio

El incesante repicar de Abundio

Rozas Martínez, socio de Artesanos desde la cuna, cumple 65 años tocando las campanas que anuncian la Descarga

Abundio Rozas, en el campanario de Ambasaguas - AUTOR: RODRÍGUEZ, Pepe
Abundio Rozas, en el campanario de Ambasaguas - AUTOR: RODRÍGUEZ, Pepe

Toda Cangas del Narcea, a rebosar de vecinos de la villa, del concejo y de visitantes, estará expectante esta tarde por el comienzo de la Descarga. Y el sonido que acompañará ese estado de inquietud comunitario será el repicar incesante de las campanas de la iglesia de Ambasaguas. En el campanario, haciendo su trabajo una vez más, estará Abundio Rozas Martínez.

Abundio nació en 1937 y a las seis horas de vida ya era socio de la Sociedad de Artesanos de Cangas del Narcea, encargada de tirar La Descarga año tras año. Es ésta una costumbre muy extendida entre todos los cangueses, la de hacer a sus hijos recién nacidos socios de Artesanos.

Fue a los ocho años cuando Rozas empezó a tocar las campanas de la iglesia de Ambasaguas y hoy, sesenta y cinco años después, aún continúa con ese cometido. Lo hace siempre que hay misa, pero su trabajo es de especial relevancia el día del Carmen.

Todos los 16 de julio, desde 1945, Abundio se sube al campanario de Ambasaguas y, desde allí, espera que el primer volador le indique que la figura de la Virgen del Carmen ha enfocado la calle Burgos. En ese instante, comienza el repicar de sus instrumentos y todo el valle del Narcea queda dominado por su sonido. Miles y miles de personas esperarán, con tensión, que se inicie el espectáculo único de la comunión entre la pólvora y Cangas al son que Abundio marca. Durante La Descarga parará de tocar pero, una vez que el último barreno haya explotado, volverá a su labor hasta que la Virgen del Carmen entre en la iglesia de Ambasaguas.

«A mí esto me emociona mucho, me gusta, es parte de mi vida. Pero lo que echo de menos es que la gente joven no se interese por estas cosas. El día que yo falte supongo que pondrán una máquina para que lo haga, pero no será lo mismo, no se puede conseguir el mismo sonido», explica Abundio. El truco que usa para lograr ese repicar tan característico y personal, tan inimitable, es cantar por lo bajo una melodía que le ayude a seguir el ritmo.

Este hombre, religioso y cangués, es una parte más de la liturgia del Carmen en Cangas del Narcea. Asegura que una de las cosas que más orgulloso le han hecho sentir en la vida es la bendición papal que recibió cuando alcanzó los cincuenta años de casado. Aseguran sus allegados que es de las pocas veces que se le vio llorar.

RODRÍGUEZ, Pepe

La Nueva España (16-07-2010)

  • CANGAS DEL NARCEA: Campanas, campaneros y toques
  • Campaneros: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © La Nueva España (2010)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 15-12-2017
    Convertir a PDF