EL CATALEJO TRAVIESO - Las campanas no hacen ruido

Las campanas no hacen ruido

Iglesia de Montealegre - AUTOR: EL CATALEJO TRAVIESO
Iglesia de Montealegre - AUTOR: EL CATALEJO TRAVIESO

Me encuentro hoy en el DM la noticia de que a mi amigo “Terio”, cura de Montealegre, Sámano, Otañes, Ontón… etc., el Ayuntamiento de Castro Urdiales le impone una multa entre 1.800 y 2.400 euros porque las campanas “suenan mucho”, según algunos vecinos, que al parecer son unos pocos que duermen de día, porque el resto tienen horarios laborales digamos “normales”, pero al mismo tiempo sacan una foto de una madre y un niño (yo no hubiera sacado al niño a cara descubierta y desde luego aquí no lo hago) con el comentario de que ambos llevan padeciendo hace varios años el ruido de las campanas…

Espero que Eleuterio Castanedo, el sacerdote no sólo amigo mío sino de muchísimas familias de sus parroquias por su talante amable, avanzado en los tiempos, pendiente de la juventud y de las personas con problemas, tenga la suerte que merece en este tema y con la defensa que le hace el Obispado de Santander todo esto quede en una anécdota.

Desde luego, los responsables del Ayuntamiento de Castro Urdiales de quien depende la pedanía de “MONTEALEGRE” siguen haciendo unos méritos extraordinarios para que la gente les siga votando la próxima vez, que es dentro de diez meses. El Ayuntamiento hace valer que el párroco “favorece” (¿?) que las campanas dupliquen el volumen permitido en la Ordenanza Municipal de Medio Ambiente… jeje… ¿Es que nadie en el Ayuntamiento sabe que la “Ley del Ruido” Española excluye de su aplicación los ruidos (otra vez la palabrita) emanados de las costumbres y de los ritos tradicionales, como puedan ser el toque de las campanas de las Iglesias? ¿Van a tener que poner a las campanas una sordina?

En 2004 escribí una pequeña nota sobre las campanas a propósito de los que calificaban a Revilla, Presidente de Cantabria, como hortera, por el regalo hecho a los Principes de España con motivo de su enlace, y sin volver a entrar en el contenido de la crítica, recordaré algunos de los conceptos que vertí en relación con “la campana” en general.

La campana es un instrumento musical de percusión y un idiófono – por eso no emite ruido, sino SONIDO - , y la música es un arte, el más noble que une a toda la Humanidad. También es un símbolo. Las campanas bailan y hacen sonar la vida. Invitan y avisan; son una referencia en la alegría y en la tristeza, pues se usan para llamar a los oficios (misas, funerales, etc., anunciando defunciones, la hora del Angelus), pero también en las grandes catástrofes como inundaciones, incendios, para llamar y advertir a los ciudadanos, así como para marcar las horas.

Las campanas eran ya conocidas por egipcios y asiáticos en forma de campanillas y también fueron usadas por griegos y romanos, adoptándose por la Iglesia Católica por lo menos desde el siglo V para convocar a los fieles. Los romanos les denominaban “tintinábula” y los cristianos “signum” pues servían para señalar o avisar la hora de las reuniones, y el nombre de campanas parece que es a partir del siglo VII.

Me gustaría que se organizara un “concierto de campanas” en Castro Urdiales y su comarca para que conozcan la verdadera dimensión de este instrumento musical y de aviso social. Le llamaría a Llorenç Barber, compositor valenciano, para que ofreciera un concierto como el que ofreció cuando se instalaron los carrillones de “La Almudena” de Madrid, o cuando sonaron todos los campanarios de Roma en concierto del mismo compositor en honor al Papa, o cuanto siete campanarios de Santander inauguraron con el título “SIGNA – Apertura impetuosa para un Festival” el Festival Internacional de Santander el año 2000, y que tuve el honor de grabar en audio desde una azotea frente a la Catedral de Santander, recogiendo el sonido de todos los campanarios, que luego se ha editado en CD.

Históricamente se han construído muchas campanas para conmemorar eventos o a personas importantes asociados con los conceptos de paz y libertad, y también hay que saber que el estudio referente a las campanas es una ciencia que lleva el nombre de “campanología”. Por eso digo que no es un ruído aislado, sino, repito, un sonido musical con muchas particularidades, historia y utilidad.

Hay una excepción en el mundo, pero habrá que averiguar cómo se ha hecho realidad, cómo se ha gestionado y con qué tipo de acuerdo. Valga como anécdota que en París, al parecer, está prohibido que toquen las campanas de las iglesias, salvo las de la Catedral de Notre Dame de París que tiene el privilegio de tocarlas para celebrar la Navidad.

Por último advertiría a las personas que se compran las casas y chaletes, digo bien, que tengan en cuenta dónde está la Iglesia, del modo que cuando yo estaba mirando para irme a vivir a una casa deseché urbanizaciones que estaban junto a explotaciones ganaderas, aunque me decían que en un año las quitarían. Cuando paso por esos sitios, y después de ocho años, aún siguen allí, y cuando dan la vuelta al estiércol no hay quien pare. No puede ser que un uso general de siglos deje de practicarse porque “no me dí cuenta” hace pocos años. Yo no tendría perdón si me voy junto a una explotación ganadera que lleva años de varias generaciones y luego les digo que se vayan porque me molestan, a mí que llegué de nuevo. Yo no lo haría, pero cada cual es eso, cada cual. Y desde luego, quienes se dedican al noble oficio de la política, por favor, que se informen e instruyan, pero esto es otro cantar. Ya se sabe que este oficio, en gran mayoría que no todos, lo desarrollan quienes no saben más. Al contrario que en los antiguos y viejos tiempos, desde los más remotos, de lo cual hablaremos en otra ocasión porque merece la pena.

(El autor conoce la zona perfectamente al haber estado más de 14 años trabajando, viviendo, generando actividades culturales, dirigiendo y presentando programas de radio y participando en otras de gran importancia, todo ello a nivel personal)

EL CATALEJO TRAVIESO

El Catalejo Travieso (09-07-2010)

  • CASTRO URDIALES: Campanas, campaneros y toques
  • BARBER, LLORENÇ: Toques y otras actividades
  • Conciertos de campanas: Bibliografía
  • Ruido y denuncias: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © El Catalejo Travieso (2010)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 24-10-2017
    Convertir a PDF