RAMOS, Herminio - Maestro campanero

Maestro campanero

Villarrín, la mejor escuela para aprender a tocar los «bronces»

Joaquín ALONSO, Maestro campanero - AUTOR: RAMOS, Herminio
Joaquín ALONSO, Maestro campanero - AUTOR: RAMOS, Herminio

Villarrín es una de esas villas cargadas de recuerdos, de un rico patrimonio cultural, patrimonio que nos habla con gran claridad de una honda preocupación por sus valores, manifestados en ese inmenso campo que plasma una forma de sentir del ser humano en contacto con la naturaleza. Este pueblo terracampino, a pesar de la crisis innegable que vive el sector agropecuario, ha sabido mantener unas actividades ligadas a la tierra y a un concepto amplio de lo rural. Ha conservado tradiciones y fiestas pegadas a la tierra. Dentro de este afán por mantener la cultura rural hemos de destacar de manera muy clara la importancia del toque de campanas.

Las campanas han sido en el mundo rural auténticos heraldos que anunciaban los actos religiosos y festivos, también todo tipo de celebraciones populares y así mismo la propia muerte de los vecinos. Las campanas se convirtieron con el tiempo en una forma de comunicación irrepetible. Sirvieron para llamar a concejo de los vecinos, también avisaron de cualquier anomalía en el entorno de la vida del pueblo en todas sus manifestaciones y acontecimientos inesperados. El ingenio humano fue adoptando unos toques determinados y fácilmente reconocidos por todo el vecindario, toques que se aprendían desde la infancia.

Villarrín ha dispuesto de uno de los más célebres maestros campaneros de toda la región y en consecuencia en la villa durante más de treinta años se ha celebrado con carácter anual el Concurso de Toque de Campanas, un acontecimiento con categoría de espectáculo, donde el sonido del bronce adquiere unas dimensiones tan variadas como ricas y sus sencillas notas tienen en manos de expertos el valor de un auténtico acontecimiento musical.

Entre los toques más corrientes en el mundo rural ahí van algunos: el toque de ánimas y el de la oración, repique para indicar día de fiesta y repique procesional, toque a muerto, que en algunas comarcas se conoce con el nombre de encordar, distinguiéndose claramente un toque distinto, cuando el fallecido era niño. También existía un toque de concejo para abrir los valles o la hoja al ganado. Dos toques especiales destacaban y eran rápidamente reconocidos y atendidos el de fuego o cuando alguien se había perdido en el campo, bien de noche por la climatología o algún accidente.

Y por último el toque de las campanas con motivo de las tormentas, muy temidas en el ámbito rural por las consecuencias graves que muchas veces acarrean.

Al margen de esas posibilidades que ofrecen las campanas, es el repique en el que los aficionados han adquirido una mayor pericia. En este sentido, el señor Joaquín Alonso ha conseguido las notas más altas manejando los «bronces», que en sus manos se convierten en instrumentos musicales que además nos dejan en cada toque o repique un mensaje afectivo inolvidable.

RAMOS, Herminio

La Opinión de Zamora (01-06-2010)

  • VILLARRÍN DE CAMPOS: Campanas, campaneros y toques
  • ALONSO MARTÍN, JOAQUÍN (VILLARRÍN DE CAMPOS) : Toques y otras actividades
  • Concursos, encuentros, muestras de campaneros: Bibliografía
  • Conciertos de campanas: Bibliografía
  • Cursos de introducción a campanas y toques: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © La Opinión de Zamora (2010)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 19-10-2017
    Convertir a PDF