LÓPEZ, E.; MINGO, E. - Campanadas de fiesta

Campanadas de fiesta

El Rompeolas arrancó con buen ambiente como preludio de un intenso fin de semana

El txalapartari Beltran dirigió «un diálogo» entre los campanarios de las iglesias de San Vicente y Santa María

La música se extendió por el mercado de San Martín con una fusión de la triki y el flamenco

El Ayuntamiento se convirtió en una gigantesca caja de música

Un centenar de dantzaris pusieron la nota de color con el tradicional agurra

Un minuto pasado el mediodía, con el sonido de la txalaparta y las campanas de San Vicente y Santa María en un «diálogo festivo de campanario a campanario» dirigido por Juan Mari Beltran, dió inicio ayer al evento cultural Rompeolas, que se prolongará durante todo el fin de semana en San Sebastián y servirá como gran escaparate de la creatividad y la participación ciudadana para impusar la candidatura a la Capitalidad Cultural Europea 2016. Con el cielo amenazante de lluvia y atareados en las faenas cotidianas de un día laboral, los donostiarras se mantuvieron en la mayoría de las primeras actividades como espectadores «gratamente sorprendidos».

«El sonido de las campanas para inaugurar las fiestas es algo tradicional, igual que lo es el de la txalaparta, y más en Donostialdea. Por eso, para inaugurar este festival del Rompeolas, que ha de ser esencialmente festivo, la intención era la de unir los dos sonidos en un diálogo entre las iglesias de Santa María y San Vicente», comentaba el txalapartari Juan Mari Beltran desde el campanario de Santa María, acompañado por Ander Barnetxea en la tarea de hacer sonar las dos campanas con la txalaparta.

Beltran, aún con con el cansancio de media hora de musical y esforzado ejercicio, comentó que la idea era la de crear un diálogo con momentos en que las campanas de las dos iglesias sonaran a la vez creando una gran intensidad, pero esto ha sido imposible porque desde aquí no oíamos a las de San Vicente y viceversa». Resignado, el txalapartari aseguró que «así suele ser. Una cosa es lo que planeas y otra lo que realmente resulta».

Abajo, decenas de personas miraban al cielo extrañados del inusual repique. Una monja preguntaba con cara compungida «si había muerto alguien» y mostraba su alivio al conocer el motivo de tan ruidoso ambiente. Otros, como el matrimonio de jubilados Paco y Alicia sabían del acto de inauguración del Rompeolas, pero aseguraban que no entendían «el significado» de aquellos sonidos. «Quizá es que no sabemos interpretar lo que dicen las campanas», comentaba pensativa Alicia.

Triki flamenca y set de DJ's

A pocos metros, el trío musical Trileroak ponía su fusión de trikitixa y flamenco para ambientar un mercado de San Martín que mostraba todo el ajetreo de cualquier viernes a la una de la tarde. «La gente se queda sorprendida», comentaba el percusionista Iker Tellería. «Sí, algunos se les ve en la mirada que les gustaría bailar pero... estamos en Donosti», se reía Oskar Estanga con la triki en la mano mientras el guitarrista, David Escudero, hablaba con diferentes espectadores tras su actuación. «Nos ha resultado muy grato, además ha servido para que nos juntasemos en este proyecto al que dabamos vueltas desde hace algún tiempo». Al lado, una casera, detrás de su puesto de verduras, aunque se mostraba contenta con la novedad aseguraba que «no había aumentado el número de clientes, pero eso sí, con tanto follón es casi imposible entender lo que te piden».

Justo en ese instante, y adelántandose una hora al programa, el dúo Revolutionary Brother pinchaba su colección de discos reggae frente al bar Be bop. Los 'hermanos revolucionarios' se mostraban encantados de la hora que les había tocado en el Open Set abierto a los DJ's. «Esta es sin duda la mejor hora para oír música, con el pinchito y la cañita del mediodía», aseguraban los jóvenes pinchadiscos mientras sonaba el 'Reggae Sound Sistem'. Algunos curiosos se acercaban para saber «de qué iba eso» y otros incluso «nos han preguntado si dábamos pinchos», se reían.

«No pretendemos que la gente se ponga a bailar, nos conformamos con que se pare a escuchar el que quiera y vea que hay cosas nuevas» en Donostia. «¡Ah¡, que se me olvidaba, también queremos que la gente se entere de la fiesta que vamos a preparar el 8 de mayo en la sala Doka del Antiguo para presentar nuestro sugundo disco».

Y mientras los RB seguían pinchando sus temas reggae, ska y remix, en el Kiosko del Boulevard Onda Cero preparaba un programa de radio en directo especial dedicado al Rompeolas. Por el emblemático espacio donostiarra iban desfilando diferentes personas vinculadas con el festival recién inaugurado. O bien se trataba de gente que participaba con sus iniciativas o bien eran personas ligadas a la organización del evento. Hubo una canción, compuesta con una sensibilidad muy donostiarra por el grupo de pop Insignificantes, que hizo que todos participasen al unísono para cantar su estribillo.

Baile en lugar de siesta

Tuvieron que comer pronto los jóvenes bailarines del grupo Acroindar para mostrar su exhibición de danza, dentro de un círculo realizado en la calle Loiola por un nutrido número de curiosos que prefirió el baile a la fiesta- el espectáculo se prolongó desde las tres a las cuatro de la tarde-, en la que mezclaron el estilo contemporáneo con movimientos de baile clásico y algún que otro paso acrobático.

Nagore, en representación de los diecisiete miembros de Acroincar que participó en el espectáculo, comentó que habían preparado breves trocitos de coreografías que el grupo tenía bien ensayadas. «Llevamos cinco años como colectivo y, aunque para esta exhibición no han podido venir todos, hemos mostrado una selección de diferentes piezas en las que puede verse los diferentes estilos que de baile que realizamos», afirmó Nagore tras finalizar una última pieza muy aplaudida, al igual que todas las que ofrecieron, y que fue un homenaje al cantante norteamericano fallecido Mikel Jackson.

Arpas y dantza

Por la tarde-noche, la música y la dantza se colaron en las terrazas del Ayuntamiento. Un centenar de dantzaris de grupos donostiarras fueron los encargados de poner la dosis justa de folklore y una nota de color a la primera jornada del Festival. Ante la mirada de muchos curiosos que se iban agolpando a su alrededor, los bailarines dieron una auténtica lección de euskaldantza con un agurra y una espatadantza vitoreadas por un numeroso público que finalmente se unió al baile. Y mientras unos se despedían, otros, los acordes de un quinteto de metales, daban la bienvenida al recorrido guiado por el consistorio, convertido para la ocasión en una gigantesca caja de música.

Un único rayo de sol acompañó el inicio de este viaje a través de la música protagonizado por alumnos de Musikene. Una joven francesa estudiante de música y «con alma de actriz» hizo de perfecta anfitriona y acercó a 300 personas a los acordes de los instrumentos de metal y de cuerda que sonaban por las diferentes estancias del Ayuntamiento. La soprano Julia Brescó y el pianista Hugo Sellés arrancaron los aplausos del público con su interpretación de 'La Habanera' de 'Carmen', pero la guinda la puso un septeto instrumental que acompañó a los visitantes hasta los jardines de Alderdi Eder al ritmo de los sonidos de Nueva Orleans.

Muy cerca, un decorado muy especial obligaba a la gente a pararse en una esquina de la Plaza de Gipuzkoa: ocho arpas de distintos tamaños que daban un aire melancólico y que «acariciaban» alumnas de la Escuela de Música del Coro Easo. «¡Parece que sus dedos vuelan sobre las cuerdas!», exclamaba un grupo de veinteañeras con ganas de «pasar tres días callejeando por la ciudad».

Vídeo del concierto

LÓPEZ, E.; MINGO, E.

Diario Vasco (24-04-2010)

  • DONOSTIA: Campanas, campaneros y toques
  • Conciertos de campanas: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Diario Vasco (2010)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 18-12-2017
    Convertir a PDF