GARCÍA HERRERO, Bienvenido - Alpinistas de la torre

Alpinistas de la torre

A D. Jerónimo Otín, hijos y nietos

I

Las campanas,

difusas, graves, lejanas,

se anuncian por los senderos.

Son hermanas

de los recios campaneros.

¡Amigos de la espiral

que hacia las alturas corre;

alpinistas de la torre

de la vieja Catedral!

¿Qué loca pasión de altura

agita vuestros desvelos?

calcando vais la figura

de vuestros padres y abuelos.

Aquella infantil mañana

en que una ilusión temprana

os elevó hasta la cumbre,

al pie de la gran campana,

sobre la piedra hecha lumbre

Campana en la torre

fechásteis vuestra conquista;

después terminó la lista

la fuerza de la costumbre.

Pero ¡qué ilusión de aurigas,

sin caballos y sin sendas

cuando empuñasteis las riendas

de estas sonoras cuadrigas!

Y os sentíais

Los señores feudales

de luengas tierras lejanas,

cuando os visteis

sentados en las almenas

de los amplios ventanales.

II

Un cielo de ensueño y seda

flamea en el horizonte;

la arboleda

lanzó su saludo al monte

con un vuelo de jilguero...

Tú también, mi campanero,

darás tu saludo al alma,

acariciando su calma

con un toque mañanero.

III

Campanero, dulce amigo,

enséñame a repicar.

Quiero ser también testigo

de cómo saben cantar

y como lloran a veces

las campanas, al tocar...

Campanero, dulce amigo...

Son las doce,

luce el sol...

Campanero, yo te digo

que Él solamente conoce

tu sublime vocación.

Los canónigos se alejan

y por un momento dejan

desierta la Catedral...

Tú, señor de tu castillo,

vuelve a tu dulce estribillo:

din, din, don; darán, dan, dan.

GARCÍA HERRERO, Bienvenido (1951)

Reeditado en Arévacos nº 36 (2009)

  • BURGO DE OSMA - CIUDAD DE OSMA: Campanas, campaneros y toques
  • Campaneros: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    Convertir a PDF