REQUENA, Ester - Banderas nos cuenta su Semana Santa

Banderas nos cuenta su Semana Santa

Martillo en mano, acude hoy puntual a su cita como mayordomo de trono de la malagueña Virgen de Lágrimas y Favores


Domingo de Ramos no hay despertador que valga en el malagueño Hotel Larios. En una de sus plantas el ajetreo ha comenzado al alba. Los nervios de Antonio Banderas llevan varios días a flor de piel y hoy llegan a su clímax con los primeros toques de corneta que abren las puertas de la Iglesia de San Juan de Málaga, a pocos metros de la plaza Arriola donde el actor se crió. Un año más cambia el papel protagonista en una película por el martillo de mayordomo de trono de su Virgen, María Santísima de Lágrimas y Favores, de las Reales Cofradías Fusionadas. Es el encargado de tocar la campana que marca el ritmo y las paradas, puesto que comparte con su hermano Javier. Tras el ritual casi torero de vestirse de nazareno, Banderas aparca su nombre artístico y recupera el del carné de identidad. Bajo el capillo (una especie de faraona con antifaz) verde botella, fajín amplio de esparto y túnica crema ahora se encuentra José Antonio Domínguez: «Es curioso, me he pasado toda la vida queriendo ser Antonio Banderas y en Semana Santa quiero volver a ser aquel vecino anónimo del centro». Lo único visible son sus ojos, pero es casi imposible reconocer en ellos al actor. Mejor para él. Es lo que quiere. Un, dos y... al tercer toque de campana los 180 hombres meten al compás el hombro para alzar el trono plateado de más de 3.000 kilos que él mismo ayudó a sufragar con otros quince hermanos. Suena la música. Su protagonismo es nulo a lo largo del fatigoso y lento recorrido de más de siete horas por las calles de Málaga (de 10.45 a 18.00 horas). «Nunca me ha gustado que se me vea. Si una persona conocida quiere salir en una procesión, que se ponga un capillo, porque, si no, desvía la atención de lo importante», dice con contundencia.

Antes de que Pedro Almodóvar hubiese oído hablar de él y su vocación fuese tan clara, Banderas ya arrimaba su hombro cofrade. Fue a los 15 años, con alzas incluidas en los zapatos para dar la altura mínima. «Entonces no sabía por qué me metí a llevar un trono yo solo. Mis amigos me preguntaban y no sabía explicarlo, pero tenía un gran poder... Trasciende a la vida normal y te mete en un mundo espiritual que puede estar ligado a lo religioso o no». A partir de ahí, su poder «hipnótico y mántrico» dejó marcado a un hombre progresista y confeso seguidor de Obama, que recuerda cómo el primer día que ejerció como mayordomo de trono estaba más nervioso que cuando presentó los Oscar bajo la atenta mirada de más de 30 millones de espectadores.

El llanto de Melanie

Por eso no le cuesta hacerse miles de kilómetros, cruzar el Atlántico y plantarle cara al ‘jet lag’ (llegó ayer de México) vestido de nazareno. «La Semana Santa me da una sobredosis de mí mismo, de mi tierra, del lugar al que pertenezco... Llevar un trono acompañando a 300 tipos que acarrean 5.800 kilos, como es el caso de los años que porté la Virgen de la Esperanza, es reencontrarme con mi infancia, con los amigos... todos juntos en unión a través de lo espiritual», recuerda. Y Melanie Griffith lo entiende a la perfección –«el duendecillo de la Semana Santa se le ha colado dentro; lloró toda la noche sin parar cuando vio por primera vez al Cautivo»–. Más difícil lo tiene con otras ‘celebrities’. «¿Cómo explicas en Hollywood qué es un arbotante (estructura que porta velas para iluminar a la imagen)? Eso lo tienen que ver». Lleva varios años rumiando en su cabeza la producción de un documental sobre esta tradición malagueña mientras escucha, en cualquier rincón del planeta, alguna de las más de cien marchas procesionales que guarda como uno de sus mayores tesoros en su ordenador portátil. En él escribió la letra del himno que desde el año pasado acompaña durante todo el recorrido a su Virgen. Cada vez que suena en las voces de sus hombres, a Antonio se le iluminan aún más sus vivaces ojos. «La sensación es indescriptible».

REQUENA, Ester

larioja.com (28-03-2010)

  • MÁLAGA: Campanas, campaneros y toques
  • Campanillas de mano: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © larioja.com (2010)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 23-10-2017
    Convertir a PDF