GUILLAUMET, Francesc - Intentarán localizar la escalinata mayor de la Porta dels Apòstols

Intentarán localizar la escalinata mayor de la Porta dels Apòstols

La Seu Vella cobrará un aspecto diferente en los próximos meses. Y es que parte de sus espacios más emblemáticos –la Porta dels Apòstols y el campanario– quedarán cubiertos por los andamios que darán paso a una restauración esperada y en la que Cultura y la Paeria invertirán alrededor de 1.830.000 euros. La actuación, que cambiará el aspecto del principal monumento de Lleida, también contempla la aparición de posibles sorpresas, como la posibilidad de que se halle la escalinata mayor que daba a la Porta dels Fillols desde la calle Cavallers.

Enric Solsona, el arquitecto que dirige la restauración, explicó que el proyecto contempla el estudio de “todo el subsuelo” para buscar la conexión con la Canonja y los posibles restos de la escalinata mayor y del atrio que, según Lladonosa, protegía la Porta dels Apòstols esculpida por Guillem Solivella. El arquitecto explica que antes de la aparición de las murallas ya se tiene constancia de la escalinata que conducía de Cavallers a la Porta dels Apòstols a la manera de la Catedral de Girona. Enric Solsona reconoce que es posible que no se conserven estos restos pero que si se hallan y se encuentran en buenas condiciones se podrían conservar in situ para poder “realzar” la visión del portal desde un acceso más hondo que la entrada actual a pie de la portalada. La actuación en la Porta dels Apòstols, en fase de licitación por 400.000 euros, también incluye la recuperación escultórica de la puerta y una actuación en la cubierta que permita liberar la Porta dels Apòstols de las aguas del tejado de claustro, que hasta ahora vertían a la parte exterior de la fachada causando no pocos problemas a la piedra. Otra de las actuaciones importantes se basará en la reconstrucción de la parte del pináculo izquierdo para igualarlo con el derecho y conseguir una “simetría visual” entre ambos.

“Las gárgolas del campanario de la Seu Vella no vertían agua”

La restauración del campanario será la otra gran actuación en la Seu Vella para el 2010. Por la envergadura del trabajo, presupuestado en 1.000.000 de euros en la fase principal y en 270.000 euros para la parte de la terraza del campanario, la torre a la que cantó Morera i Galícia permanecerá rodeada de andamios durante ocho meses. Como particularidad, el arquitecto Enric Solsona explica que las gárgolas del campanario –de las que se conservan pocas de originales– no tenían la función de verter agua, por lo que su función era casi meramente decorativa.

La restauración del campanario contempla la resolución de todas las fachadas de la torre. Solsona explica que en esta fase se “embellecerá” este aspecto más visual de la torre, a la par que se intervendrá en las zonas dañadas por la artillería de la Guerra Civil.

En lo más alto de la torre también se intervendrá de forma especial en los pináculos que desde antaño han distinguido la original coronación del campanario. Enric Solsona explica que actualmente sólo se conserva uno de los pináculos originales, por lo que se procederá a restituir las volumetrías de piedra para dignificar la fachada.

Otro de los aspectos en los que incidirá la restauración es en tapar todas las partes de la fachada por los que entran las palomas para anidar. Paralelamente, el arquitecto explica que todos los trazos de los ventanales que tiene el campanario se reconstruyeron con piedra artificial a causa de las continuas agresiones que ha sufrido el monumento durante la historia. En el transcurso de esta actuación los encargados de la restauración se encargarán de dar una pátina a todas estas partes para que se incorpore con el color natural de la “piedra amarillenta” que predomina en el campanario.

Otra fase de la restauración centrará su interés en el último piso de la torre y en los tejados. Gracias a esta intervención, entre otras actuaciones, se trabajará para hacer visitable la terraza del cuarto nivel, un espacio de gran interés pero que ahora no es apto para el público. En esta fase de las obras también se trabajará en la mejora de la iluminación de diversas partes de la zona alta del campanario, a menudo con focos muy afectados por los excrementos de paloma.

Como en la Porta dels Apòstols, el arquitecto de la Seu Vella tampoco descarta que se puedan encontrar sorpresas. De hecho, Jaume Bergós hablaba de un espacio vacío bajo la torre que podría servir en el momento de la construcción para “liberar el volumen de obra necesario” para evitar un relleno de material tan amplio.

Las gárgolas

Otro de los aspectos que destaca el arquitecto Enric Solsona es que el campanario de la Seu Vella no tiene gárgolas. Al menos, no las tiene para la función que desde antaño han tenido estos elementos escultóricos, que servían para verter las aguas al exterior. Sólo una de las gárbolas que había en la parte alta del monumento servía para esta función, afirma el arquitecto, que destaca que sobre el reloj hay otra en un nivel al que “no le corresponde ninguna terraza” y que tampoco tiene salida para el agua de la lluvia. Durante la intervención se reforzarán las gárgolas por su parte superior y se reforzará su unión con el muro para consolidar la estructura. Las gárgolas que no se han conservado se reproducirán volumétricamente sin que se les asigne ninguna figura escultórica, como sí tienen las originales.

La actuación en los ábsides de Moncada y Colom recupera las ménsulas románicas

Si la restauración de la Porta dels Apòstols y del campanario de la Seu Vella están a punto de empezar, desde hace meses ya se trabaja en la rehabilitación de los ábsides de Moncada y de Colom, unos trabajos presupuestados en 430.000 euros que permitirán recuperar el tejado románico original y las ménsulas de la misma época que permanecían escondidas y que se han localizado gracias a estos trabajos.

Enric Solsona explica que al retirar la parte del tejado del ábside de Moncada localizaron la secuencia de las ménsulas esculturadas tapadas hasta entonces por el mortero del tejado del ábside de Colom. “Es un elemento que le dará valor cultural a la restauración”, explica el arquitecto, que destaca que uno de los principales objetivos de los trabajos era conseguir evitar las humedades y limpiar la piedra exterior y los capiteles conservados.

Pero no sólo las ménsulas esculturadas han dado una sorpresa a los restauradores, sino también el tejado del ábside de Moncada, del que se conserva la cubierta románica. “Se trata de caracteres originales dignos de recuperar y poner en valor”, afirma Enric Solsona, que apunta que después de esta restauración quedará reconstruido casi el 100 por cien de la construcción románica del ábside de Moncada con sus ménsulas y su tejado original. Estos elementos se sumarán a la estructura gótica de la parte circular de ambos ábsides.

El arquitecto que dirige las obras destaca que ambos ábsides sufrieron los efectos de la Guerra Civil en forma de marcas de proyectiles. Según dijo Enric Solsona se ha optado por dejar “testimonio parcial” de las marcas que dejaron los proyectiles como parte de la historia del monumento. De la misma manera las marcas que proceden de las construcciones militares que se realizaron en el monumento desde el siglo XVIII y hasta el XX también se conservarán como parte del pasado de este entorno monumental.

Sin policromías

A diferencia de lo que pasó en la fachada y la Porta de la Anunciata –justo al lado del ábside de Moncada– la actuación en este espacio del monumento no ha permitido localizar policromías.

El arquitecto Enric Solsona también comentó que para adecentar la piedra de ambos ábsides se procederá a una limpieza de todo el conjunto, una acción que en las partes más inaccesibles se realizará a través de microproyecciones que permitirán llegar a todos los rincones de la piedra.

GUILLAUMET, Francesc

La Mañana (21-03-2010)

  • LLEIDA: Campanas, campaneros y toques
  • Restauración de campanas: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © La Mañana (2010)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 11-12-2017
    Convertir a PDF