RONDA. Lucía - Las campanas, en el salón de casa

Las campanas, en el salón de casa

Los residentes junto a la parroquia de Xàbia se quejan de los repiques y se muestran dispuestos a llegar a los tribunales
La Policía mide los decibelios de la iglesia de Loreto tras las quejas vecinales

A la izquierda, el campanario de Nuestra Señora de Loreto de Duanes de Xàbia. IGLESIAS, José
A la izquierda, el campanario de Nuestra Señora de Loreto de Duanes de Xàbia. IGLESIAS, José

Hace unas décadas, las campanas sonaban a peligro, a fiesta, informaban de un fallecimiento o incluso asustaban al granizo. Pero hoy, romanticismos aparte, el único uso que le queda a campanas como las de la parroquia del Loreto, en Xàbia, es marcar las señales horarias y recordar el horario de la eucaristía. Pero hay quien considera que, en pleno siglo XXI, «cuando todo el mundo lleva reloj y las creencias religiosas son algo privado», el volteo de los bronces cada cuarto de hora es más que nada una molestia para los que viven cerca.

Con estos fundamentos, un vecino ha presentado una queja en el Ayuntamiento de Xàbia para que evalúe si el ruido que generan las campanas de la parroquia del barrio marinero supera los límites marcados por la ley. Exige al Consistorio una medición fonométrica del nivel de decibelios y explica que, si se supera el número permitido y el Consistorio no obliga al párroco a reducir las emisiones, cuenta con el respaldo de decenas de vecinos para llevar el caso al juzgado.

El grupo quiere aclarar que su intención «no es que dejen de tocar las campanas», sino que sus emisiones se ajusten a la normativa, ya que ahora creen que duplican el número de decibelios permitidos.

Agentes de la Policía Local han acudido dos veces al domicilio a practicar la sonometría y los vecinos están a la espera de conocer los resultados. Este residente en la calle Bartolomé Ros, a escasa distancia de la iglesia, afirma que el ruido (sobre todo a las 12 horas cuando suena la llamada al Ángelus) tiene «hartas» a más de 40 personas y que «por culpa del ruido» un hotel en las inmediaciones «ha perdido clientes que vienen el fin de semana a descansar ».

Los denunciantes afirman que han llegado a esta situación porque la parroquia no ha atendido sus peticiones de bajar el volumen. Es más, cuentan que la iglesia se escuda en que no puede disminuir el sonido de las campanas porque el sistema no es de megafonía regulable, sino que «van a martillo».

Defensa

Sin embargo, la protesta no tiene unanimidad en Duanes. Otra vecina de la calle Bartolomé Ros niega que le molesten los tañidos, sino que está «acostumbrada» y lo encuentra «de lo más normal», al igual que piensan muchos otros convecinos. La residente pone de relieve que la iglesia «ha estado ahí toda la vida» y aclara que las campanas suenan sólo de 9 a 21 horas, nunca por la noche. Por ello, rechazan que se eleve un escrito al Ayuntamiento «en nombre de los vecinos de la calle Bartolomé Ros, porque no todos estamos de acuerdo».

Por su parte, el párroco de Duanes, Joaquín Sendra, manifestó ayer que no tiene conocimiento oficial del asunto aunque sí sabe «de oídas» que se ha presentado la queja y que se ha medido los decibelios, y «como es algo que afecta a toda la parroquia» lo comunicó a la feligresía en una misa. Sendra también opina que hablando se hubieran podido arreglar las cosas sin llegar a este extremo.


RONDA. Lucía

Las Provincias (25-02-2010)
  • XÀBIA: Campanas, campaneros y toques
  • Ruido y denuncias: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Las Provincias (2010)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 22-10-2017
    Convertir a PDF