A. D. - Albal retira arbustos de su campanario para evitar que las raíces lo destrocen

Albal retira arbustos de su campanario para evitar que las raíces lo destrocen

Los Bomberos arrancarán hoy una higuera y una morera ante el riesgo de que provoquen desprendimientos

OCUPADO. El campanario donde hay una morera y una higuera
OCUPADO. El campanario donde hay una morera y una higuera

La naturaleza es impredecible y no entiende de monumentos. Tanto es así que el campanario de la Iglesia de Nuestra Señora de Los Ángeles de Albal, cuenta desde hace algunos meses con dos inquilinas inesperadas. Una higuera y una morera se han asentado en el edificio declarado Bien de Interés Cultural (BIC). Ambos árboles tienen sus horas contadas. Hoy mismo, los Bomberos terminarán con los ocupantes cuyas raíces amenazan con deteriorar el inmueble.

Cuenta una leyenda urbana, muy conocida entre los pueblos de alrededor, que a tenor de la inexistencia de otras fórmulas más sencillas en el siglo pasado, los habitantes de Massanassa no tuvieron otra idea más que enganchar un burro en una cuerda y subirlo con una polea para que se comiera las hierbas que crecían en el campanario de la localidad.

Desde entonces, Massanassa se conoce como el poble dels sabuts. Aunque esta teoría es tan sólo una fábula que ha trascendido hasta nuestros días. En el caso de Albal, la fórmula será mucho más sencilla y serán los Bomberos los que, utilizando una cesta, terminen con los problemas del campanario.

Francisco Sargues, agricultor de Albal, recuerda cómo advirtió la presencia de los arbustos. «Creo que fue durante la festividad de Todos los Santos, cuando subimos a voltear las campanas. Nos dimos cuenta de que había una higuera sin percatarnos del otro arbusto que parece una morera y que está un poco más arriba».

Para Sargues este hecho no tiene mayor secreto. «Las higuera se crecen en cualquier sitio. La semilla es tan pequeña que puede colocarse en cualquier rendija y sólo necesita un poco de tierra y lluvia para crecer». El problema es que las raíces son muy difíciles de eliminar. «Supongo que pondrán un herbicida».

El párroco de Nuestra Señora de Los Ángeles, Camilo Bardisa fue el que dio la voz de alarma y solicitó la ayuda del Consistorio de Albal. «No es la primera vez que esto ocurre. La otra vez subió alguien y lo arrancó porque había salido a poca altura, pero ahora no tenemos medios para poder hacerlo nosotros». El cura asegura que la presencia de la higuera puede resultar peligrosa.

«Las raíces son muy fuertes y pueden ir separando las piedras y hacer caer algo». Bardisa explica que en esta ocasión los árboles han crecido demasiado. «Recuerdo que otras veces las hierbas se han secado o han ido cayendo con la lluvia. Son cosas que suelen pasar porque el aire o cualquier pájaro depositan las semillas». El párroco asegura que el campanario está en perfecto estado: «Nosotros procuramos arreglar cualquier desperfecto. En algún tiempo sí necesitará una lavada de cara».


A. D.

Las Provincias (11-08-2009)
  • ALBAL: Campanas, campaneros y toques
  • Campanarios: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Las Provincias (2009)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 20-11-2017
    Convertir a PDF