POVEDA, J. E. - «El sonido de las campanas no me quita el sueño»

«El sonido de las campanas no me quita el sueño»

FRANCISCO JUAN MARTÍNEZ ROJAS DEÁN DEL CABILDO DE LA CATEDRAL DE JAÉN
Hombres de Iglesia que llegaron a cardenales y obispos lo precedieron en el cargo, haciéndole sentir el peso de siete siglos de historia en sus espaldas
LAS FRASES DEL 'PRIMUS INTER PARES' DEL CABILDO CATEDRALICIO DE JAÉN

El deán posa con la catedral y su campanario, objeto ahora de polémica, de fondo - Foto FRANCIS J. CANO
El deán posa con la catedral y su campanario, objeto ahora de polémica, de fondo - Foto FRANCIS J. CANO

Mediodía. Decenas de turistas embobados, con la boca abierta miran las bóvedas de Vandelvira. Varios se ponen en fila delante de una mesita, donde se recogen firmas en defensa de los toques tradicionales de las campanas de la catedral. Un hombre con clériman pasa junto a las mesas, y mira con satisfacción cómo se acumulan las hojas con apoyos. El hombre del clériman es Francisco Juan Martínez Rojas, el deán de la catedral, que lleva sobre sus hombros el peso de casi siglos de historia del templo catedralicio. Y ahora, el espinoso asunto de sus campanas.
«¿Que si me quitan el sueño las campanas de la catedral?» La cara primero es de sorpresa. Luego, de franca sonrisa. «A mí no me quitan el sueño. En absoluto. El café, si me lo tomó muy tarde, me lo puede abreviar, si acaso. Pero normalmente con la conciencia tranquila se descansa bien. Otras cosas me preocupan mucho más. Es un episodio esperpéntico que tiene bastante de serpiente de verano. Desde el punto de vista legal tiene fácil solución (se refiere a la modificación de las ordenanzas como se ha hecho en otras ciudades). Me puede quitar el sueño mejorar el culto en la catedral, ofrecer en las visitas guiadas una visión completa de nuestro primer templo con aspectos históricos, artísticos, religiosos, litúrgicos. Eso me quita el sueño, entre comillas. En sentido literal no».
El móvil no da un momento de reposo. Tampoco el chorreo de personas que lo buscan para darle su apoyo. «Muchísima gente me ha llamado estos días. Es una respuesta abrumadora desde el sentido común del pueblo llano, que a veces en determinados ambientes falta. Gente que se ha sentido identificada y a los que este problema les afecta. Frente a la visión tradicional de una ciudad de desidia y desinterés, en pleno mes de julio con vacaciones de por medio, la magnitud de la respuesta y la implicación de los ciudadanos en este asunto es muy reconfortante».

Previsión

Cuando habla de políticos y jueces, el gesto se vuelve más ceñudo, más concentrado en las palabras: «Decepcionado no. Pero cualquier ciudadano se echa las manos a la cabeza al ver a dónde se ha llegado. Esperpéntico. Uno se pregunta dónde esta el sentido común. Incluso en la misma Justicia. Aunque en realidad la Justicia sólo ha ordenado una medición. Se debería haber solucionado antes y no llegar a estos extremos. Si a una cuestión nimia no se le da solución a su tiempo, adquiere unas dimensiones desproporcionadas. Estoy más asombrado que decepcionado. Pero intento tomármelo con humor».
Todo en el templo es historia. El cabildo ha mantenido ininterrumpidamente su actividad desde 1231, salvo en los tres años de Guerra Civil. Es la institución más antigua de la provincia: «Sí se siente la historia. Ha habido deanes muy importantes en esta catedral. Tres llegaron a ser cardenales. Otros obispos. Y algunos son muy importantes para la cultura de Jaén como el deán Mazas. Ser continuador de todos ellos es una responsabilidad. Se siente el peso de la historia. Deán proviene de decano. Es el decano del cabildo. El 'primus inter pares', según los estatutos aprobados el año pasado el día de San Pedro por el obispo don Ramón del Hoyo. Antiguamente era nombrado por el papa o por el rey, nunca por oposición. No había examen. Ahora es electivo por cinco años renovables por otros cinco. Sólo se puede estar diez años como deán. El cabildo elige y el obispo confirma».
Varios medios de comunicación hacen cola para hablar con él esa mañana. Es el hombre del momento. El asunto de las campanas. «El deán es el responsable del cabildo. No actúa nunca solo. Tiene atribuciones, pero ejecuta lo que el cabildo delibera. Es un órgano colegiado, de lo más democrático en la Iglesia. El deán tiene una mayor responsabilidad y es el portavoz nato del cabildo, por eso aparezco siempre. Pero las decisiones son siempre colegiadas. Recoger firmas lo decidió el cabildo».

Conservar el templo

El peso de la historia y el de las piedras es una de las grandes preocupaciones del deán. «Lo peor es el mantenimiento del edificio, que se lleva un 66% de todo el presupuesto. Del modesto presupuesto del Cabildo. En otro tiempo la catedral tenía bienes urbanos y rústicos, y con sus rentas ayudaban a la conservación. Hoy día sólo tenemos las ofrendas, lampadarios e ingresos por visitas turísticas a una parte de la catedral, no a toda. Son reducidas. No podemos acometer la remodelación de los tejados por nuestros medios. Si acaso pequeño retejado de alguna zona, pero faltan dos tercios con un proyecto de más de cuatro millones de euros que ejecutar. Como no nos toquen los Euromillones no hay manera».
Hombre de Iglesia, historiador, archivero, las obligaciones del cargo lo llevan a vérselas con montones de papeles, proyectos de obras, presupuestos. Y llevarlo todo al día. «Hubo una intervención en el ángulo sureste de los tejados, que estaba muy mal. Ya está subsanado. Pero hay que mantenerlo. El proyecto está hecho desde el verano pasado. Lo ha hecho don Pedro Salmerón, y hablando con él hace días me dijo que preveía pronto una nueva fase de obras de un millón y algo. Cuatro millones de una estacada es... demasiado».
Porque la catedral ya es más que un lugar de culto. «La gente es consciente de que es el primer monumento de la ciudad. Si algún día alcanzásemos la declaración de Patrimonio de la Humanidad, la gran beneficiada sería la ciudad en su conjunto. No tanto la Catedral. Como ha ocurrido en Úbeda y Baeza. Lo he podido constatar. El turismo ha crecido muchísimo y aquí pasaría lo mismo».
Sobre su relación con la alcaldesa Carmen Peñalver circula el rumor de un cruce de palabras, de una recriminación. El deán lo aclara: «Es una leyenda urbana, un bulo. Nada. Cero. Está grabada por Onda Jaén. Somos personas y las personas se relacionan siempre con respeto. Con buenas formas y educación se llega a cualquier sitio, aunque en España somos muy cainitas. Yo puedo defender mi autonomía en mi ámbito, no interferir en el de otros».


POVEDA, J. E.

Ideal (19-07-2009)
  • JAÉN: Campanas, campaneros y toques
  • Ruido y denuncias: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Ideal (2009)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 18-11-2017
    Convertir a PDF