FLORES, Pedro - Hartos de las campanas

Hartos de las campanas

El repicar de las nuevas campanas de la iglesia de Santa Eulàlia motiva las quejas de algunos vecinos de Alaior

Las tres campanas empezaron a funcionar en diciembre de 2007
Las tres campanas empezaron a funcionar en diciembre de 2007

Hace poco más de un año los vecinos de Alaior aplaudían la sustitución de las tres campanas de la iglesia de Santa Eulàlia que, después de sesenta años funcionando, habían perdido sonoridad. Incluso el anterior obispo de la Diócesis de Menorca, Joan Piris, llegó a bendecirlas con los nombres de los tres santos más famosos del municipio. Pero dieciséis meses más tarde se han convertido en una pesadilla para algunos de los vecinos que viven en los alrededores de la parroquia.

«Mi hijo dice que le duele todo el día la cabeza por las campanas», denuncia Pedro Guerrero quien asegura que todavía «no se ha habituado» al ruido que hacen. «Al principio incluso se tenía que tomar pastillas para dormir».

La situación en casa de los Guerrero ha llegado a tal punto que incluso se están planteando cambiar de domicilio. «No hay nadie que pueda dormir hasta muy tarde», sostiene. De hecho, empiezan a sonar a las siete de la mañana y ya no se detienen hasta las doce de la noche. «Esto es un desastre», lamenta.

Emma Florit, vecina de la localidad, también sufre los mismos problemas de insomnio. En una carta remitida a este diario se plantea qué sucederá en verano cuando por el calor tenga que abrir puertas y ventanas. «Con este ruido ya no lo podremos hacer más, el sonido que hacen es insoportable».

Pero no todos los ciudadanos de Alaior piensan igual. Una parte notable está encantada con el sonido que emiten las campanas. «Me hacen compañía», apunta Lina Arnau, «no me suponen ninguna molestia». De similar opinión se expresa otra vecina que asegura que al principio le resultaban «muy molestas» pero que, con el tiempo, ya se ha «acostumbrado» al ruido que hacen.

El párroco de la iglesia, Pere Oleo, también rechaza las quejas y va más allá. Asegura que varias personas llegaron a solicitarle expresamente que las campanas sigueran sonando durante la noche. Y aunque en un principio aceptó, tuvo que dar marcha atrás por las reiteradas quejas que empezaron a formular otros vecinos.

«Escuchábamos los cuartos durante toda la noche», lamenta Leslie Taylor, «mi hija tenía muchos problemas para dormir». Lo cierto es que ella nunca ha tenido la necesidad de llevar encima reloj, pero desde que funcionan las campanas sabe «a cada instante» en que momento del día se encuentra. «Yo preferiría no saber la hora».

Y a todo ello, ¿que dice el párroco? Pues que la mayoría de los vecnos «quieren que suenen durante todo el día». Recuerda que la programación del reloj fue conensuada «con el propio Ajuntament de Alaior» y que ya lleva «más de un año funcionando». «El reloj del Casino suena durante todo el día y el de la iglesia no suena tan fuerte. Creo que hay gente que se está aprovechando de todo este tema para hacer una campaña en contra», razona Pere Oleo. «El sonido de las campanas es algo habitual en muchos municipios», concluye.


FLORES, Pedro

Última Hora (14-04-2009)
  • ALAIOR: Campanas, campaneros y toques
  • Ruido y denuncias: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Última Hora (2009)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 19-10-2017
    Convertir a PDF