GARRIDO, Carlos - Un campanario en la ventana

Un campanario en la ventana

Campanario de Sant Juame visto desde la base.
Campanario de Sant Juame visto desde la base.

A lo largo de mi trasiego por diferentes pisos, conservo muy vívido el recuerdo de las vistas con companario que tuve alguna vez. Palma es una ciudad de bellos campanarios, pero el crecimiento vertical y la urbanización progresiva ha hecho que estos elementos progresivamente resulten menos visibles. Sólo algunos privilegiados, que tienen su ventana abierta a una panorámica elevada, pueden ser conscientes.

Mirando los campanarios se entiende la historia de la ciudad. Las torres góticas eran macizas, casi defensivas. La fábrica del edificio dominaba sobre las escasas aberturas. Son esas elevaciones terminadas en pirámide, como la de Sant Miquel. Campanario que, además, originalmente estaba separado del edifico. Tan grande era la vibración de las campanas que temían arruinasen las delicadezas góticas de su interior.

Los campanarios no sólo resultan importantes por la función para la que fueron creados. Son una especie de metáfora de la vida espiritual de la ciudad. El conjunto urbano está dominado por la horizontalidad de lo cotidiano. Las calles, las terrazas y azoteas. Y en medio sobresalen esas agujas de piedra que parecen desafiar a los rayos y a los vientos. Que están gritando su singularidad.

Estoy convencido de que los campanarios surgieron como una réplica a esas columnas de humo que se elevan hacia el cielo desde fogatas o chimeneas, espesas, alineadas, casi sólidas. Cuando contemplas varias de esas formaciones subiendo hacia las nubes te parece que la tierra habla, piensa, sueña o reza. El hombre, envidioso de esas columnas de humo, decidió un día construir una estable, que no se evanesciera con el fuego. Y así surgieron torres, campanarios y minaretes. Con la excusa práctica de servir como observatorio y altavoz de campanas o del almuecín lo que hacen es representar la materia invisible que regresa a esa otra geografía transparente del cielo.

Por eso, ver desde la ventana el bosque de nuestros campanarios es como recuperar la fe en la vida interior de la ciudad. Asistir al fenómeno extraordinario que se produce cuando desde los estratos más simples de la materia crecen y se pierden los globos de colores del sentimiento. Eso es lo que representan.


GARRIDO, Carlos
Diario de Mallorca (17-01-2009)
  • PALMA: Campanas, campaneros y toques
  • Campanarios: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Diario de Mallorca (2009)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 14-12-2017
    Convertir a PDF