GÓMEZ, F. - 'El Mariquelo' llega a la torre de la Catedral de Salamanca pese al viento y la lluvia.

'El Mariquelo' llega a la torre de la Catedral de Salamanca pese al viento y la lluvia.

'El Mariquelo', en lo alto de la torre, junto a la veleta de la catedral nueva. / M. BARROSO.
'El Mariquelo', en lo alto de la torre, junto a la veleta de la catedral nueva. / M. BARROSO.

El frío y la lluvia fueron los grandes protagonistas de la vigésimo segunda ascensión de Ángel Rufino de Haro, 'El Mariquelo', a lo más alto de la Torre de Campanas de la Catedral Nueva de Salamanca. Como cada 31 de octubre, y a pesar de las dificultades climatológicas, el popular folclorista se encaramó a la veleta cumpliendo a su estilo una tradición que hunde sus raíces en el terremoto de Lisboa acaecido en el año 1755.

Como es habitual, 'El Mariquelo' congregó a numerosos seguidores en la Plaza Mayor, desde donde partió hasta la Plaza de Anaya, acompañado por bailes y sones charros. Pocos minutos antes de las once y media de la mañana, iniciaba su ascenso, primero por las escaleras de caracol del interior de la Torre Mocha, posteriormente por los distintos cuerpos de campanas, y finalmente por el exterior de la torre escalando sobre la cúpula y encaramándose a la bola y la veleta, a casi 100 metros de altura.

Una vez en lo más alto, Ángel Rufino ofreció su peculiar acción de gracias con una charrada compuesta para esta ocasión, y pronunció varias oraciones, acordándose también de «las víctimas de la crisis, que lo están pasando muy mal viendo como estos días se van perdiendo empleos y poniendo en peligro posesiones y proyectos».

Como es habitual, 'El Mariquelo' también invitó a todos los espectadores a «pedir por aquellos que lo pasan mal en todo el mundo, sobre todo por las guerras y el hambre» y solicitó un esfuerzo para «hacer entre todos un mundo mejor sin fanatismos, sin guerra y sin actos terroristas».

Cumplida la tradición, Rufino de Haro inició el descenso desde la torre, momento en el que fue aclamado por las decenas de personas que se congregaron en los entornos de la Catedral a pesar del frío y la lluvia.

Empapado.

A su bajada, 'El Mariquelo' señaló que «estoy mojado, tengo las manos agarrotadas pero tengo el corazón caliente por haber cumplido con la tradición, que es lo importante». El folclorista recordó su lema 'Siempre con nivel y de límite, el cielo' y afirmó que «nunca ni el frío ni el cansancio han podido con los charros y yo no puedo dar la espalda al privilegio de dar gracias a Dios de la mejor manera».

Asimismo, reconoció haber protagonizado una subida «muy arriesgada, con mucho frío y agua» y desveló que muchos de sus familiares y amigos le solicitaron no completar la ascensión.

GÓMEZ, F.
El Norte de Castilla (01-11-2008)
  • SALAMANCA: Campanas, campaneros y toques
  • MARIQUELO (SALAMANCA): Otras actividades
  • Visitas a campanarios: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © El Norte de Castilla (2008)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 21-10-2017
    Convertir a PDF