NAVARRO, Edurne - Las campanas de la discordia

Las campanas de la discordia

La iglesia de San Juan de Huarte dejó de tocar por la noche hace un año. El Arzobispado atendió las quejas vecinales contra el ruido de las campanas

Imagen de la iglesia de San Juan Evangelista en Huarte. Foto: OSKAR MONTERO
Imagen de la iglesia de San Juan Evangelista en Huarte. Foto: OSKAR MONTERO

Las iglesias de San Agustín del casco viejo de Pamplona, San Juan Evangelista de Huarte y la iglesia parroquial de Torres de Elorz han dejado de tocar las campanas durante la noche en los últimos años debido a las quejas de los vecinos que residen cerca de ellas.

La iglesia de San Juan de Huarte ha sido la última en limitar el toque de las campanas en horario nocturno. Desde el Arzobispado de Pamplona, se ha asegurado que "fueron casos muy puntuales y no hubo ningún tipo de polémica" ya que, en cuanto había alguna molestia debido al ruido, se le planteaba al párroco de la iglesia afectada que se dejase de tocar por la noche.

"No ha habido problemas, ya que muchas iglesias lo quitaron por iniciativa propia, para respetar el sueño de los vecinos y por sentido común". Además, al tratarse de un reloj programado se puede cambiar fácilmente", explicó Santos Villanueva, portavoz del Arzobispado de Pamplona.

Los vecinos

En general, las quejas contra el ruido que provocaban las campanas en Huarte fueron minoritarias. Para varios vecinos que llevaban mucho tiempo viviendo en el municipio no era molestia, sino todo lo contrario, servía de guía, como un reloj, y en su opinión, el volumen no era excesivo. Esta idea fue corroborada por uno de los sacerdotes de la iglesia de San Juan Evangelista de Huarte, Ramón Armendáriz, quien afirmó que a algunos vecinos les molestaba más que se estropease el reloj.

"No lo entiendo, a mí me parece un sonido agradable y la verdad es que siempre me ha tocado vivir cerca de la iglesia y yo creo que te acabas acostumbrando", comentó Armendáriz. No obstante, el sacerdote quiso aclarar que "me parece una medida prudencial, pero un poco excesiva, creo que los vecinos debemos aguantarnos unos a otros. Hoy en día parece que se protesta por todo".

Asimismo, varios vecinos que residen cerca de la plaza donde se encuentra dicha iglesia lamentaron la decisión de dejar de tocar durante la noche.

"Varios vecinos estamos indignados, muchos de nosotros llevamos viviendo aquí toda la vida y creemos que no molestaba, es más, queremos que vuelva a sonar por la noche", destacó una de las vecinas que paseaba por el lugar.

Varios comerciantes de establecimientos próximos también a la iglesia opinaban que el volumen no era excesivo. "No molestaban en absoluto", afirmó una camarera de un bar situado frente a la plaza. "En mi opinión, un 98% de los vecinos quiere que las campanas vuelvan a sonar", añadió la joven.

Por el contrario, para otros vecinos de Huarte el sonido de las campanas resultaba bastante molesto y les impedía descansar por la noche. Entre ellos destacaban quienes se habían ido instalando recientemente en la zona.
Antecedentes

Éste no ha sido el primer caso, ya que las campanas de la iglesia de San Agustín también dejaron de tocar en horario nocturno desde el año 2005 a causa de una reclamación por el ruido que provocaba durante la noche. Un par de años después, en noviembre de 2007, unos quince vecinos residentes en las calles San Agustín, Calderería, Compañía, Bajada de Javier y Estafeta, ubicadas en el casco viejo de Pamplona, presentaron una denuncia ante el Ayuntamiento, debido "al volumen" de las campanas de la iglesia de San Agustín a lo largo del día.

Los denunciantes alegaron que "vulneraba su derecho al descanso". A su vez, en octubre de 2005, se obligó al Ayuntamiento de Torres de Elorz a reducir el nivel sonoro de las campanas de la iglesia. Un vecino del municipio acudió a los tribunales después de ver que el consistorio no atendía su queja. Las mediciones pertinentes demostraron que en el exterior de su domicilio se superaba el nivel sonoro permitido.

En enero de este año, la alcaldesa de Pamplona, Yolanda Barcina, dictó una resolución por la cual se permitía que el volumen de las campanas llegue a los 90 decibelios, ya que se consideró que se trataba de "prácticas consuetudinarias de la ciudad".

A su vez, los residentes cercanos a la iglesia de San Agustín se acogieron al artículo 15 del Decreto Foral 125/1989, el cual establece que "no se permite el funcionamiento de actividades o instalaciones cuyo nivel sonoro exterior sobrepase los 55 dB por el día, en zonas residenciales o docentes".

NAVARRO, Edurne
Diario de Noticias (04-08-2008)
  • HUARTE: Campanas, campaneros y toques
  • PAMPLONA: Campanas, campaneros y toques
  • TORRES DE ELORZ: Campanas, campaneros y toques
  • Ruido y denuncias: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Diario de Noticias (2008)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 21-10-2017
    Convertir a PDF