PALMÁS, Roi - Las campanas tocan a tradición

Las campanas tocan a tradición

La familia Darriba lleva años siendo los campaneros responsables de la parroquia de Ínsua, en Ponte Caldelas. Elías es el titular y su hijo, el que le suple

 Padre e hijo son los grandes expertos en el tañir de campanas de la capilla de Ínsua  Foto Mónica FERREIRÓS
Padre e hijo son los grandes expertos en el tañir de campanas de la capilla de Ínsua Foto Mónica FERREIRÓS

Como no se puede estar en misa y repicando, la familia Darriba ha optado por repartirse las responsabilidades. El padre es el campanero oficial de la iglesia de Ínsua, en Ponte Caldelas, y el hijo es el monaguillo de la parroquia. Así todo queda en casa y de paso se perpetúa la tradición.

El de campanero es un oficio «fácil», según ellos mismos aseguran, aunque también es sufrido. Lo cierto es que pasa por ser una de las profesiones mejor medidas por el horario aunque, a su vez, está sujeta a lo inoportuno de los sucesos. Las campanas son como los altavoces de los entierros, de las misas, de las procesiones o de los incendios, a pesar de que cada vez hagamos menos caso a los estímulos auditivos y nos fijemos más en los teléfonos móviles y en los relojes.

La tecnología, un enemigo

Ser campanero es cada vez más inusual. La evolución tecnológica está provocando que los múltiples avances sean inversamente proporcionales a las nuevas altas del sector de los tañidores de estas joyas campaniformes.

Y eso que la voz de la experiencia, la de Elías, declara que «ahora las campanas son mejores que las de antes, son más grandes y tienen otro sonido». Cada iglesia tiene su propio tesoro suspendido del campanario. Lo malo es que «ahora no se tocan las campanas cada hora porque ya todo el mundo tiene un reloj en la muñeca y no hace falta».

Juan Manuel, el hijo, lleva dos décadas al amparo de los carrillones. Comenta que desde que nació «ya no se toca a las en punto» pero que los secretos del oficio son pocos y sencillos: «Se aprende rápido, escuchando y mirando cómo se toca». Su progenitor se suma a esta corriente de opinión y esgrime, como gran clave, que «si se coge con cariño es algo muy sencillo».

Los comienzos, iguales

Las vidas de Elías y Juan Antonio tienen, además de la destreza de ser campaneros, más nexos de unión. Los dos fueron monaguillos. El padre lo fue «hasta los doce o trece años». Rememora que lo dejó «por trabajo», que se casó y que volvió «tiempo después». Su heredero, es además de su relevo generacional, su sustituto a la hora de tocar las campanas y hoy en día ha cogido el testigo de ser el monaguillo en la parroquia.

Los diferentes «retoques»

No es lo mismo ambientar una procesión que informar de un pasamiento. Y como las campanas no son polifónicas para interpretar melodías, hay que ingeniárselas para diferenciar los motivos del retoque.

El mejor ejemplo es el de los avisos de los funerales. «Si se muere un hombre -cuenta el más veterano de los Darriba- se tocan tres veces, espaciadas. Si se muere una mujer, solo se tocan dos veces». Sobre esto, bromea diciendo que «la tradición realmente es un poco machista».

Otra de las grandes funciones de los campaneros es la de avisar al pueblo de cuando se está propagando un incendio. En eso no hay ni previsiones ni horarios, y si es de madrugada, «hay que subir a tocar», asegura un Elías, curtido en mil batallas.

El monaguillo de Ínsua informa además de que en su parroquia hay cuatro campanas, que «pocas veces se tocan a la vez». Solo en las grandes ocasiones ambas generaciones tañen codo con codo las campanas provocando un ensordecedor zumbido en los tímpanos de los que se suben a donde anidas las aves. Solo se utiliza todo el potencial acústico cuando salen los santos en procesión y el sábado de Semana Santa. Y es que las fiestas de guardar siguen teniendo sus privilegios.

Comentan, ambos, que no tienen vértigo porque el pánico a las alturas «sería un problema muy serio para este trabajo» y para los más interesados en el tema, revelan que «no ha generado problemas auditivos en la familia».

PALMÁS, Roi
La Voz de Galicia (21-09-2008)
  • PONTE CALDELAS: Campanas, campaneros y toques
  • DARRIBA, ELÍAS (A INSUA) (PONTE CALDELAS) : Toques y otras actividades
  • Campaneros: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © La Voz de Galicia (2008)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 23-10-2017
    Convertir a PDF