HERNANDO, Ana - Sonidos Precisos

Sonidos Precisos

La pequeña localidad de Orillares, justo ya donde la provincia de Soria pierde sus terrenos, es una población que se esfuerza por mantener vivas sus tradiciones, como demuestran cada verano, y en cada gran reunión los vecinos.

En los inviernos son muy pocos los vecinos que mantienen abiertas sus casas en un pueblo donde sólo hay 30 empadronados, pero en verano, la situación cambia mucho y una muestra de ello es que la asociación local, Ororafes, tiene 300 socios, que este verano se reunieron en la iglesia para escuchar el sonido, distinto, preciso y singular que hacen las campanas de su pueblo, en función del mensaje que quieran transmitir.

El escenario para este peculiar concierto no era otro que la torre de la iglesia, de la que salía, antes de cada campanada, una chica para anunciar qué sonido iban a escuchar, desde los más tristes, a los de avisos urgentes. Mientras, en lo alto del campanario, dos hombres se afanaban por tañir convenientemente las campanas, como siguen haciendo actualmente para dar avisos de incendios o sucesos.

Norberto Pascual, presidente de la asociación Orofares, recordaba que esta tradición de tañir campanas se ha ido manteniendo y que hay toques obligados de urgencia, como el de incendios, que los propios vecinos del pueblo saben interpretar y reconocer, y se siguen usando para dar avisos, aunque los más complicados sólo el sacristán sabe darlos. Entre los toques más tristes está el de los clamores, pero también son solemnes y reflejan el dolor, sonidos como el que emiten las campanas ante la muerte de un niño, o una niña, que suena de distinta forma, y que, mientras sonaban las campanas, los vecinos, situados a la puerta de la iglesia, iban reconociendo.

La idea surgió de Fermín Dueñas, el secretario de la asociación que recordaba a los asistentes que Orillares la logrado mantener esta tradición de más de un siglo de los diversos toques de campana que una joven iba anunciando desde el campanario, mientras por primera vez hacían sonar los diversos tonos de las campanas. Esta ha sido la primera vez que se hace un "concierto" tan peculiar, y que se repasan todos sonidos de las campanas, en un día tan especial. Muchos vecinos tenían en su poder un papel índice, donde iban leyendo el sonido que salía de las campanas y también una explicación sobre la demostración de alegría o solemnidad que determinado toque producía en los vecinos.

En un tiempo actual, en que los ruidos de ambulancias, claxon y móviles ocupan el ambiente, y en que la individualidad se ha puesto como protagonista, sorprende encontrar lugares como Orillares, donde los vecinos se unen para comunicar a los demás lo que ocurre en su entorno. Sabiduría de tañedor, y también de los que escuchan, que saben distinguir los suaves matices.

La asociación Orofares no sólo ha mantenida viva esta tradición, sino que además la asociación ha conseguido mantener vivo el pueblo, primero intentando tener abierto el bar y después evitando que se siguieran viendo tejados caídos y viendo crecer nuevas casas, aunque para los que pasan todo el invierno en el pueblo, sigue faltando desarrollo, la habitual queja de los vecinos sorianos del mundo rural.

HERNANDO, Ana
El Mundo (09-09-2008)
  • ESPEJA DE SAN MARCELINO: Campanas, campaneros y toques
  • Conciertos de campanas: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © El Mundo (2008)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 17-10-2017
    Convertir a PDF