PALOMAR HIDALGO, David - El campanario de la iglesia

El campanario de la iglesia

Por el año mil novecientos treinta y nueve se construye el campanario de la iglesia de Valdelateja. Antes, en el ángulo que hace la sacristía con la puerta de entrada a la iglesia, había un rectángulo de cuatro metros de base por tres de altura. Allí había dos campanas. Fijas, no daban vueltas al aire, se tocaban de abajo con una cadena.

Este recinto estaba muy deteriorado, la construcción era de toba y madera por lo que se había quedado de mal ver y viejo y se decidió hacer una respadaña nueva.

Las piedras de sillería, tanto las de las esquinas como las del campanario, fueron arrancadas de la iglesia de Siero. Luego se bajaron arrastrando en corzas.

Estas corzas consistían en un árbol gordo con dos extremidades, en forma de Y. Este artefacto iba arrastrado por el suelo, tirando de él una o dos parejas de vacas, según fuera la carga de piedras.

El campanario lo construyeron los canteros del “Valle Redible”, que eran los más famosos del contorno y hacían las obras de más presupuesto.

Mandaron fundir las dos campanas viejas al campanero de Santa Cruz del Tozo, que fabricó las dos que hay en la actualidad.

Desde que se quitaron las campanas hasta que se colocaron las nuevas en el nuevo campanario, se tocaba a todos los actos de la iglesia con una azada sin mango colgada de un alambre. Se sujetaba con una mano y en la otra un martillo y se golpeaba. Sonaba igual que una campana auténtica. Así se estuvo haciendo hasta que se inauguró el campanario.

La primera temporada hacía mucha ilusión tocarlas a volteo, tanto que los mayores reñían. Las tocaban los jóvenes cuando llegaban de las romerías y los mayores se levantaban de la cama creyendo que había fuego. Al día siguiente, la bronca aguda. Luego se fue quitando la costumbre.

Al año siguiente se hicieron las fuentes, la de la plaza de Don Ricardo de la Torriente y la del puente. También se hizo el lavadero. Esta obra fue contratada y dirigida por Gonzalo Estévanez, “En la cantidad módica de quince mil pesetas”. El pueblo dio la tubería que había quitado de Fuentelalancha.

Esta tubería la quitaron porque iban a beber los rebaños de Sedano y Nocedo y pasteaban por el contorno. La tubería cubrió de la fuente del puente hasta la de la plaza del Campo o de Don Ricardo de la Torriente.

Este constructor era dueño de la central de la Casilla de Riocampo, que daba la corriente a Valdelateja, Quintanilla, Escalada y Turzo y por otra parte a varios pueblos de la Lora.

Años más tarde se arregló la iglesia y la plaza que tiene hoy, antes era muy pequeña, se hizo el muro y el bordillo para que no se caigan los niños, se plantaron los castaños. Unos vecinos plantaron los de la iglesia y otros, los más jóvenes, subimos a plantar los de Fuentelolmo. Había nieve y hacía mucho frío. Entraba el aire como si no tuvieras ropa. Esta fecha sería alrededor de mil novecientos cuarenta y ocho. Hoy nos están dando cosecha de castañas y buena sombra a la hora de tomar el blanco.

PALOMAR HIDALGO, David
Valdelateja (2008)
  • VALDELATEJA: Campanas, campaneros y toques
  • Campanarios: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Valdelateja (2008)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 19-11-2017
    Convertir a PDF