GÓMEZ, J. E. (GRANADA) - El último inquilino de la torre de la Catedral

El último inquilino de la torre de la Catedral

Juan Carlos GARZÓN MARTÍN
Campanero

CAMPANERO. Juan Carlos Garzón en el balcón interior de su vivienda, en la torre. / Foto Juan ORTIZ
CAMPANERO. Juan Carlos Garzón en el balcón interior de su vivienda, en la torre. / Foto Juan ORTIZ

La torre de la Catedral ha perdido a su único y último morador. Juan Carlos Garzón Martín, el viejo campanero, murió ayer a la edad de 84 años. La muerte le sobrevino a las 11,30 horas de la mañana en una habitación del hospital de San Rafael, cuando se encontraba junto a su hermano Luis. Con su muerte, Granada pierde a su último campanero, y con él, se termina una saga que comenzó cuando su abuelo tenía 13 años.

Juan Carlos será enterrado hoy en el cementerio de San José a las 12,30 horas, pero antes, a las 11,00 horas, la Catedral se vestirá de luto para una misa de ‘corpore in sepulto’, que será oficiada por el arzobispo de Granada en la nave central del templo, una ceremonia que no es habitual en la Catedral y que se reserva a miembros del cabildo catedralicio o personalidades de la vida pública o religiosa, pero en este caso «es la forma de expresar el gran cariño que el Cabildo y el Arzobispado, profesan a Juan Carlos>,, dice Luis, el hermano del fallecido. La misa, sin duda, será seguida por una gran cantidad de granadinos que expresarán su adiós al campanero de la Catedral, a un hombre que ha vivido siempre en la torre, en una vivienda habilitada a media altura, entre la plaza de las Pasiegas y el campanario, en el único gran balcón de la torre.

Juan Carlos llevaba casi dos décadas sin salir de la torre. Siempre dijo que sólo saldría «con los pies por delante». Su estado de salud le impedía bajar y subir las escaleras de caracol de la torre renacentista. El pasado 27 de marzo, tuvo que ser sacado de su hogar Lo bajaron cuatro hombres, por que su estado de salud se había deteriorado de tal modo que tenía que ser atendido en un hospital. Lo hicieron en el Clínico, y después, le trasladaron al Hospital de San Rafael, donde falleció ayer.

Siempre dijo que le encantaba vivir en la torre. «De esta forma estoy más cerca del cielo», decía a IDEAL en uno de los reportajes que se le hicieron sobre su vida y su trabajo. De hecho, nadie como él conocía los entresijos y secretos del templo catedralicio. «De chico corría por las cornisas que rodean los techos del templo. Mi madre se ponía muy nerviosa porque temía que me iba a caer desde esa gran altura», decía Juan Carlos.

Nació en la torre, igual que sus j cuatro hermanos, pero sólo él mantuvo la tradición de su padre y de su abuelo. «Ya sólo quedo yo. Los otros hermanos han muerto también, y ninguno hemos querido seguir el trabajo de campanero», dice Luis Garzón. Durante años ha sido atendido por los servicios de asistencia domiciliaria del Ayuntamiento de Granada. Los especialistas de la concejalía de Bienestar Social le tenían un enorme cariño.

Toda su vida ha volteado las campanas. «Continúo con la tarea de tocar las 16 campanas, pero ya no se voltean ni se mueven mediante poleas y a mano. Ahora tengo un teclado de interruptores que acciona los motores», decía Juan Carlos en el año 2004.
La torre, construida en 1577, se ha llenado de dolor: El silencio reina en una vivienda, a quince metros por debajo de las campanas, que hoy sonarán más profundas y tristes en homenaje a Juan Carlos, el último campanero de Granada.

GÓMEZ, J. E. (GRANADA)
Ideal - Granada (05-05-2008)
  • GRANADA: Campanas, campaneros y toques
  • Campaneros: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Ideal - Granada (2008)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 24-11-2017
    Convertir a PDF