FLÓREZ, Aurora - Repiques de amor para el Salvador

Repiques de amor para el Salvador

Antonio Mendoza subido a la cúpula del Salvador
Antonio Mendoza subido a la cúpula del Salvador

Hoy, en el templo del Divino Salvador, en la fiesta religiosa y ciudadana que supone su reapertura después de cinco años, y ya con todas sus imágenes devocionales de vuelta de los exilios, volverá a tomar protagonismo el único campanario manual que se conserva en Sevilla.

Desde el Patio de los Naranjos, tras subir la escalera que comunica su vivienda con el campanario, Antonio Mendoza Vázquez, campanero subrayado y capiller de la Hermandad del Amor, compondrá la música del cielo en el repique general de recibir alborozados un tiempo nuevo para el segundo templo de Sevilla.

Hace meses que Antonio Mendoza pone a punto las siete campanas -San Andrés, San Cristóbal, San Salvador, Salvador, San Juan, el Porrón y San Fernando- aunque no ha dejado de acariciar y dar vida a las cuerdas, manteniendo el silencio para que no olvidaran las manos que las mueven y las hacen sonar y alentándolas para el día grande del Salvador, porque así lo ve y lo siente este campanero de corazón y de tradición familiar.

Aunque nunca, en este lustro, han estado abandonadas a su suerte, el viernes, después de los retoques dados en los últimos quince días, con labores de limpieza, pintura, engrase y nuevas sujecciones para los badajos, Antonio y sus hijos, Antonio, Jesús y David, herederos de sus trabajos y sus aficiones, colocaron a mano y fuerza las campanas, con sus yugos de encina originales del siglo XVII.
Dejaron preparados los bronces, de los 7.800 kilos de El Porrón, la más grande y pesada, a los casi 900 de las otras, que datan de entre 1600 y 1700, y la llamada Salvador, que ocupa un lugar importante porque fue fundida por su abuelo, José Mendoza Martínez, en 1903.
Son estas campanas, catedralicias y esquilones -Salvador y San Fernando-, las que volverán a echarse al vuelo desde hoy, a tocar a misa por tres veces desde media hora antes, a dar sus toques fúnebres, para Papas y párrocos del templo; alegres para las novenas, quinarios y fiestas de Pasión, el Amor o el Rocío de Sevilla, y a dejarse guiar por Antonio para sonar a más velocidad más agudas y dejar gravedad en su ralentización.

Y son también parte de la familia Mendoza, desde el abuelo José al padre del actual campanero, llamado Antonio Mendoza González, conocido en Sevilla como el «hombre mosca», porque, según cuenta su hijo, se subía a los pararrayos por el mismo cable. También es esta familia la que guarda una afición antigua, por supuesto relacionada con las campanas, las «echadas», cuando al iniciar el volteo antes de salir del arco el bronce se hace el contrapunto con el cuerpo sobre él.

El «hombre mosca»

La prueba de ello figura en las paredes de la entrada de la casa de Antonio en fotografías de su padre encaramado a lugares imposibles, de sus hijos subidos en las campanas, de él mismo en este quehacer, como refleja la imagen que aparece en esta página, tomada sólo hace unos meses, tras la restauración de la cúpula del Salvador, en la que aparece sobre la misma, en un peligroso pero controladísimo equilibrismo, colocando un pararrayos junto a la Cruz de remate, restaurada por su hijo. Son 54 metros de altura desde el cielo del Salvador al suelo los que contemplaba Antonio, como tantas otras veces.«Todo vuelve a su ser, el Amor, Pasión, el Rocío, menos el padre don Juan Garrido Mesa», dice Antonio con los ojos llenos de lágrimas. El domingo en esos repiques, desde las cuerdas en las manos de Antonio habrá un recuerdo para el artífice de la recuperación del templo. También tiene especiales palabras el campanero para Manuel Trigo Campos, párroco del Salvador durante 25 años, «al que no he abandonado».

Ahora, después de los éxitos y la brillantez, queda ese Patio de los Naranjos en mal estado, con las viejas paredes de piedra y los arcos y columnas incorporados a las viviendas sufriendo, en silencio, el deterioro. Hacen falta valedores y dinero. Lo sabe Antonio, y lo dice calladamente, con cautela de funambulista, con tranquilidad y esperanza. Y lo sabe como sabe también que, con salvoconducto de su Cristo del Amor, él es el guardián del aire y de los sonidos del Salvador.

FLÓREZ, Aurora
ABC (02-03-2008)
  • SEVILLA: Campanas, campaneros y toques
  • MENDOZA MARTÍNEZ, JOSÉ (SEVILLA): Inventario de campanas
  • Campaneros: Bibliografía
  • Campanas (epigrafía, descripción): Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © ABC (2008)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 22-10-2017
    Convertir a PDF