R. C. L. - La DGA invertirá 99.000 euros en restaurar nueve campanas del Pilar

La DGA invertirá 99.000 euros en restaurar nueve campanas del Pilar

Son las de la torre sudoeste, en la cual, además, recuperarán su emplazamiento original.

Las campanas de la torre alta del Pilar, en una imagen de 1997 que muestra cómo están colocadas ahora. Foto HERALDO
Las campanas de la torre alta del Pilar, en una imagen de 1997 que muestra cómo están colocadas ahora. Foto HERALDO

"Intentamos recuperar la tradición", dice el arquitecto Teodoro Ríos, responsable de las obras de rehabilitación del Pilar. Y lo dice porque, con el presupuesto de 99.000 euros que acaba de aprobar el Gobierno de Aragón, no solo se van a restaurar las nueve campanas de la torre sudoeste de la basílica, sino que además se van a devolver a su antigua colocación, que permitirá recuperar sus toques tradicionales.

Según detalla Ríos, las campanas "están sucias y en los años sesenta se colgaron en un entramado de vigas y se les quitaron los contrapesos", de modo que dejaron de poder bandearse (voltearse) como se hacía antiguamente para pasar a oscilar solamente, al estilo centroeuropeo.

El primer paso será la limpieza, que se hará "chorreando con óxido de aluminio, para que el bronce recupere el brillo original", indica el arquitecto. Pero esto, que parece tan simple, "plantea bastantes problemas, porque la campana de mayor tamaño pesa cerca de 2.300 kilos y, como bajo la plaza está el parquin, no podemos montar la grúa tan grande que haría falta para bajarla", explica Ríos. Como solución alternativa, lo que se hará es "restaurar las cuatro más grandes en su propio emplazamiento, montando un pequeño taller". Estas cuatro piezas son las llamadas Pilara, Braulia, Indalecia y Petra Paula, nombres que se leen en las inscripciones con que están decoradas.

Las otras cinco, más pequeñas (ninguna alcanza los 600 kilos de peso), se desmontarán la semana que viene y se irán bajando para trasladarlas en camiones a Murcia, donde serán arregladas por la empresa Relojería Valverde, que fue la seleccionada por concurso para este trabajo. Para hacer descender estas piezas, según precisa Ríos, se empleará un polipasto, que es "como una pequeña grúa portátil, un carrito con una cadena, como un cabrestante" que facilita la tarea de mover objetos voluminosos y pesados.

Nuevos contrapesos

Teodoro Ríos explica que, aunque todas "se encuentran en buen estado", habrá que hacerles "badajos nuevos" y contrapesos para que las campanas vuelvan a poder tocarse como se hacía antaño. "Los badajos que tienen ahora son adecuados para el tipo de toque alemán, donde la campana no da la vuelta completamente y solo voltea un poco", pero no sirven para "los toques originales aragoneses, donde se toca repiqueteando", describe Ríos. Por el mismo motivo es necesario recuperar los yugos y contrapesos de madera que ayudan a voltear la campana.

Aparte de volver a dotarlas de esos elementos, las campanas cambiarán de lugar para regresar a sus posiciones originales, "en los ventanales del segundo cuerpo de la torre, los más altos", detalla Ríos. La que quedará menos visible será precisamente la más grande, la Pilara, que permanecerá "en el centro de la torre, pero pudiendo bandearse al estilo tradicional", agrega el arquitecto.

Ríos comenta que, además, el sistema tradicional aragonés es beneficioso para la estructura de la torre porque "al estar contrapesadas, no producen esfuerzos horizontales en la torre".

De todos modos, la nueva colocación de las campañas es apta para que exista "un sistema mixto para los toques: manual y mecánico, de modo que se puedan programar incluso con ordenador", describe Ríos.

Toda una historia

Todas y cada una de las campanas del Pilar tienen su propio nombre y su historia, aunque no todas tienen la misma solera. Una de las personas que más saben de ellas es Francesc Llop i Álvaro, "un antropólogo valenciano que es el mayor especialista en campanas de España y a quien el Ministerio de Cultura le encargó un inventario", explica Teodoro Ríos.

Llop i Álvaro, en su amplio estudio, da fe de los orígenes, características y estado de todas las campanas del Pilar, no solo de las que van a ser restauradas, como la campana de los Sitios o las del carillón de Correos, colocadadas en la torre baja de la plaza del Pilar (la más próxima al Ayuntamiento, que ahora está siendo rehabilitada).

De las de la torre alta, da detalles como que algunas de ellas -las más antiguas- se encuentran colgadas "solamente de cuatro tornillos", cuando tradicionalmente colgaban de seis o diez (según los casos), y avisa de que ello haría que si uno de los tornillos fallase, "la campana se descolgaría, al carecer de otros soportes de seguridad". Cosa que señala de la Santa Ana, la Santiaga o la Indalecia, por ejemplo.

Entre las curiosidades que se descubren gracias a su minuciosa observación está que la Juana Paula tiene, además de un retrato del papa Juan Pablo II, "numerosos defectos de fundición, unidos a errores de ortografía" en las frases de su decoración.

Del mismo modo, recuerda que el último campanero del Pilar fue el "tío Simeón Millán, que marcó un estilo en todo el siglo XX". Tras su muerte, Vidal Erice y la empresa Guixà de Monistrol de Montserrat crearon el actual mecanismo para los toques.

R. C. L.
Heraldo de Aragón (27-02-2008)
  • ZARAGOZA: Campanas, campaneros y toques
  • ERICE, VIDAL (PAMPLONA) : Inventario de campanas
  • GUIXÀ (MONISTROL DE MONTSERRAT) : Inventario de campanas
  • GUIXÀ (MONISTROL DE MONTSERRAT) : Intervenciones
  • RELOJERÍA VALVERDE (MURCIA) : Intervenciones
  • RELOJERÍA VALVERDE (MURCIA) : Inventario de relojes
  • Restauración de campanas: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Heraldo de Aragón (2008)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 22-10-2017
    Convertir a PDF