Las campanas de nuestra Catedral

Todas ellas están en el "Micalet", la torre emblemática de nuestra catedral, símbolo del rico patrimonio religioso y espiritual del pueblo valenciano.
No voy a hacer ninguna descripción de estas campanas: nÚmero, nombres, material, avatares históricos de las mismas, etc. No soy perito en ello.
Me refiero, más bien, a esa misión suya nobilísima, cual es la de ser voz y llamada de todos los valencianos en los acontecimientos más solemnes de su vida religiosa. Porque la Catedral es el alma mater de todos los templos de la Iglesia valentina y sede de su Padre y Pastor, el arzobispo metropolitano.
El sonido de las campanas de nuestra Catedral conmovió siempre mi espíritu, ya desde niño. Vine al mundo "
al costat del Micalet", en la mismísima calle de la Barchilla. En la catedral recibí los sacramentos del Bautismo y de la Confirmación, y en ella recibí también el sacramento del orden Sacerdotal. Se explica que conozca bien el sonido de sus campanas.
He escuchado en mi vida muchas campanas de iglesias: ningÚn sonido tan evocador y vibrante, tan penetrante y fino como el de nuestras campanas de la catedral. Es un sonido tan oriundo de arriba, que desciende para hablarnos, que penetra el alma. Unas veces invoca y evoca; convoca y provoca otras. Pero siempre "voca" porque llama.
En las grandes solemnidades del año litÚrgico evoca el jÚbilo del Nacimiento de Jesucristo en Navidad; las horas dolorosas de la Pasión y Muerte del Señor; el gozo de toda la Humanidad ante su Resurrección gloriosa.
En las solemnidades de la Santísima Virgen, el toque de las campanas parece saltar más festivo, como queriendo emular el Magnificat de la Señora al visitar a Isabel. De modo muy especial en la fiesta de la Inmaculada, cuando con vibración del corazón tan íntima y sentida le cantamos "
Tota pulchra es Maria".
Vuelo también de nuestras campanas, exultante y ruidoso, cuando en la mañana del 9 de octubre recibe la catedral nuestra "Señera", portada por nuestras primeras autoridades, entre aplausos y vivas estremecedores.
Eco especial también el de nuestras campanas cuando lloran la muerte de un canónigo o capellán de nuestra catedral. Recuerdo su llanto, majestuoso y sereno, en el entierro del Último arzobispo de Valencia, don Miguel Roca Cabanellas, en medio de un silencio impresionante, conmovedor. Parecía que sus lágrimas habían empapado hasta las piedras macizas de nuestra Catedral señera. Llanto también sonoro y particular el de nuestras campanas en la conmemoración de todos los fieles difuntos, el día 2 de noviembre. Es el recuerdo acongojado, pero esperanzador al mismo tiempo, para todos los difuntos y seres queridos, a quienes Dios ya llamó para sí.
Y es también el gozo de nuestras campanas el que provoca la llegada de un nuevo arzobispo a nuestra diócesis, como así ocurrió aquella mañana luminosa de octubre de 1992 al entrar en nuestra catedral don Agustín García-Gasco y Vicente. Fue aquel sonido como el reflejo de la alegría inmensa de la diócesis de Valencia al verse ya desposada con un nuevo Pastor.
Así lo siguien haciendo también todos los días cuando, de mañana, lanzan sus sones convocando a los canónigos y demás clero catedralicio a la oración. Sus toques, a veces breves e insinuantes, siempre sonoros y potentes, invitan y ayudan a la plegaria fervorosa por las grandes necesidades de la diócesis.

Mañana, día 25, cuando estas campanas lancen su sonido gozosas para anunciarnos el Jubileo del año 1000, habremos de sentir en lo más hondo del alma el empeño de Dios para que en el nuevo milenio vivamos un mayor amor a El y a nuestros prójimos.

¡Benditas campanas de la Catedral que invocan y convocan al pueblo de Dios para que se acerque a El!

Vicente J. SUBIRÁ
"Las Provincias" (24/12/1999)
  • VALÈNCIA: campanes, campaners i tocs
  • Campanas (historia general y tópicos): bibliografía general

     

  • Tornar a la pàgina anterior
  • Menú inicial dels CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanar, població, fonedor, any fosa, autor, article
    © Las Provincias (1999)
    © Campaners de la Catedral de València (2014)
    campaners@hotmail.com
    Última modificació: 01-08-2014
    Convertir a PDF