VÁZQUEZ, Marga - El reloj que ya no toca las horas

El reloj que ya no toca las horas

Faltaban pocos minutos para el mediodía del 19 de marzo de 1930 y la expectación en la plaza de Emilio Castelar (ahora del Ayuntamiento) era absoluta.

Jorge Auroux. El ingeniero francés, junto a algunas de las siete campanas que poseía el carrillón y que hacían sonar la Marcha de Valencia dos veces al día.
Jorge Auroux. El ingeniero francés, junto a algunas de las siete campanas que poseía el carrillón y que hacían sonar la Marcha de Valencia dos veces al día.

El gentío abarrotaba el lugar y guardaba silencio, enmudecido ante las maniobras que, a más de 40 metros de altura, ejecutaba el ingeniero que había ideado el nuevo reloj del consistorio. A las doce en punto, las agujas se deslizaron hasta unirse por completo y las campanas cantaron alegres la marcha de la ciudad. Cuando callaron, la plaza estalló en vítores.

«Momento inolvidable para el pueblo valenciano», describía entonces la edición de Semana Gráfica. Se equivocó: desde hace al menos 25 años el carrillón del ayuntamiento no funciona -ni siquiera existe ya el engranaje que lo hacía andar- y lo que ahora se oye no es otra cosa que «una mala grabación», explica Francesc Llop, antropólogo de la Generalitat y campanero de la Catedral.

El proyecto de instalar un reloj en la torre principal del ayuntamiento surgió cuando la Casa Consistorial fue ampliada, allá por 1924. Su licitación salió a concurso en 1929 y, por el precio de 48.155 pesetas de las de entonces, fue para la empresa Fichet, una firma francesa de cajas de caudales que tenía la sección de relojería eléctrica de la casa Brillie, también de origen galo. A cargo de este área estaba Jorge Auroux, un ingeniero francés casado con una catalana a la que conoció cuando ambos estudiaban en La Sorbonne.

Aunque el matrimonio estaba asentado en Barcelona, Jorge «iba y venía a menudo a Valencia» para supervisar la instalación del reloj. «Se quedaba una semana como máximo y luego regresaba» a la Ciudad Condal, recuerda su hijo pequeño, Lluís Auroux. Junto a él viajaba su primogénito, Jorge, que en esos desplazamientos se prendó de Valencia y acabó quedándose en la ciudad.

Desde el primer instante el reloj fue la sensación de la capital. «Era un carrillón puntero para la época, que funcionaba con baterías», señala Llop. Sus engranajes movían las agujas, pero también hacían sonar las siete campanas -aún permanecen en su lugar original- que, a las doce del mediodía y de la medianoche, tocaban puntuales la Marcha de Valencia.
«La enorme circulación de la plaza». Aunque su inauguración fue un completo éxito, pronto se le puso una pega: no tenía suficiente resonancia. «Ya en 1930 la prensa recogía las quejas del ayuntamiento porque las campanas se oían poco, algo que achacaron "a la enorme circulación que la plaza tiene en la actualidad"», destaca Francesc Llop. El ingeniero, Jorge Auroux, había intentado solucionar este inconveniente con anterioridad, pero sabía que era imposible acabar con el problema. «Las campanas están al aire y su sonido se pierde porque no hay nada que actúe de caja de resonancia, algo normal en torres tan altas», detalla el antropólogo.

Pese a esa contrariedad, el carrillón se mantuvo funcionando durante décadas enteras bajo el atento cuidado de su creador, quien «se desplazaba al menos una vez al año a Valencia para revisar el mecanismo», evoca su hijo Lluís. Ese mantenimiento era extraordinariamente caro y, tal vez, fue lo que acabó provocando que se retiraran los engranajes, se inutilizasen las campanas y se instalara en su lugar un ordenador y un sistema de altavoces que, todavía hoy, vierten a la plaza unas campanadas tan perceptibles como postizas. Con el cambio, además, se perdió la melodía original, la Marcha de Valencia, sustituida desde entonces por el himno regional.

VÁZQUEZ, Marga
Levante - El Mercantil Valenciano (03-02-2008)
  • VALÈNCIA: Campanas, campaneros y toques
  • FICHET S. A. E.: Inventario de campanas
  • FICHET S. A. E.: Intervenciones
  • FICHET S. A. E.: Inventario de relojes
  • LLOP i BAYO, FRANCESC (VALÈNCIA) : Toques y otras actividades
  • Carillones: Bibliografía
  • Relojes: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Levante - El Mercantil Valenciano (2008)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 24-09-2017
    Convertir a PDF