ROSELLÓ IBÁÑEZ, Salvador - La campana de la ermita de la Trinidad

La campana de la ermita de la Trinidad

En 1927, la devoción a la Trinidad y la ilusión por su fiesta habían llegado a su más alto grado, el Ravalet viendo todas estas circunstancias tan favorables cree el momento llegado para hacer una gran reforma a la ermita.... Se construye la actual espadaña con la ventana o campanario. El entusiasmo ese año era enorme. Para la bendición de la campana, a más de engalanar la calle, todo el piso de esta se cubrió de ciprés y murta. A la hora de la bendición, el sábado por la tarde, subió el cura de la parroquia en reverendo D. Enrique Boix Llisó (el que en 1937 sería fusilado en su mismo pueblo de Llombai) revestido con su capa, cruz y monaguillos, acompañado del Ayuntamiento y banda de música. Junto a este cortejo iban los padrinos de la “campaneta”, la antes nombrada Amalia Barrio Aparisi, casi una niña y el joven Paco Piera, dos jóvenes de casas muy devotas de la Trinidad.

En el interior de la ermita estaba la campaneta dentro de un gran “llibrell” con agua, siendo bendecida el agua, con una esponja fue frotada la campana con el agua bendita. Al momento fue colocada en su sitio volteándola con gran aplauso y alegría de todos. Terminado el acto de la bendición, se dio un banquete para las autoridades y público en casa de Adela Sastre.......

Cuando el Ravalet y su fiesta están en toda su plenitud y la ermita reformada con su nueva campana, el clima político empieza a enrarecerse...A pesar de todo, la fiesta de la Trinidad, sigue celebrándose hasta 1935. Después de la fiesta siguió empeorando la situación. Una mañana al levantarse los vecinos del Ravalet ven que la campana de la ermita ha desaparecido, empieza la busqueda siendo encontrada dentro del lavadero envuelto el badajo con paja. Esa noche, dos jovenes, más gamberos que revolucionarios se habían divertido a costa de la campaneta. Esta no subió más a su campanario, siendo guardada dentro de la ermita espernado tiempos mejores.

Dias después en el semanario humorístico el tio Cuc editado en Alicante, en valencianio, decís: “En Xeresa un chulo mal treballa i un mal treballador han tirat la campana dins del llavador.”

A partir del triunfo del Frente Popular, el desorden fue total.......la situación en Xeresa es la misma de toda España. El día 28 de julio de 1936, por la tarde, empieza la hoguera en el barranco detrás de la iglesia, quemando retablos, imágenes, todo objeto de culto que el fuego podía consumir, hasta el mismo archivo parroquial. Los del pueblo no hubieran llegado a tanto, a pesar de haber en él, elementos radicales llenos de odio dispuestos a todo, pero vinieron en esos días de julio gentes foráneas, de Gandía y otras partes. La flor y nata revolucionaria de la comarca, gente incontrolable, dado el estado de anarquía, caos y descontrol que existía desde el ayuntamiento a las autoridades del estado. Esos elementos foráneos, vinieron dando ánimos a los del pueblo para acabar con todo. Se metieron en el ayuntamiento quemando todo el registro de la propiedad, ya que para ellos la propiedad privada ya no existía. Querían tirar la iglesia, campanario y campanas, empezando por lo más fácil, tirar las campanas. Las autoridades locales, pasados los primeros días de descontrol, les pararon los pies. El pueblo reaccionó no permitiendo que bajaran las campanas, siendo defendidas hasta por personas de izquierdas con altos cargos en la CNT llegando a poner guardia en la puerta de la iglesia para impedirlo.

Pasada la tormenta las campanas seguían en su sitio, hasta que en 1937, el gobierno republicano da una orden para que las campanas fueran bajadas de sus torres y fundidas para hacer metralla. En muchos pueblos se resistieron, no cumpliendo la orden, pero en Xeresa, esa minoría que prefiría una sirena en el campanario antes que las campanas, no se descuidó en cumplirla, no olvidando la campaneta de la ermita que desde la gamberrada en que fue tirada delntro del lavadero, había quedado tranquila dentro de la ermita. A las campanas, para mejor bajarlas, les desmontaron les “trujes”. Cuandoe estaban descendiendo la campana mayor, uno, por acto de chulería, desde dentro del campanario, por una de las lumbreras que dan al este, la bayoneta de su fusil cortó la gruesa cuerda, precipitándose la campana en el corral de la entonces casa de Federico Canet. Un día de esos, un grupo de niños estábamos jugando en “les eres del Calvari”, viendo desde allí, como un hombre con un carro paraba delante de la plazoleta de la ermita y abriendo esta, ayudado de otro, sacaron la campaneta cargándola en el carro, y se la llevaron.

La campaneta se la llevaron para, junto con las campanas de la iglesia fundirlas para hacer metralla, como así decían los patriotas republicanos. Seamos claros ¿Verdaderamente el gobierno de la república no tenía otros medios de conseguir metralla, o se trataba de imitar a uno de los muchos decretos del gobierno soviético usados en su ofensiva antireligiosa ordenando en octubre de 1929 la captura de las campanas? “El sonido de las campanas afrenta el derecho al descanso de las amplias masas ateas de los ciudadanos y los campos” (El libro negro del comunismo, Stephane Courtois y otros, Editions Robert Laffont, S.A. Paris 1997)

Terminada la guerra mi abuelo Ibáñez y Manuel Ferragud Daviu vecinos del Ravalet, los que habían sido campaneros antes de la guerra, juntos con el cura de la parroquia, D. José María Mestre, fueron a unos almacenes de Valencia por ver si entre algunas campanas que allí quedaron sin llegar a fundirse se encontraban las de Xeresa. No encontraron nada......

El año 1949, recuperados los ánimos, ya se había celebrado el día de la Trinidad, misa con sermón en la iglesia, volteando la campaneta en la ermita después de 14 años. Esta campaneta, en 1939, terminada la guerra, la trajo desde el pueblo de la Xara, D. Fernando Miralles, sacerdote natural de Xeresa, el que estuvó en dicha igleisa de cura párroco, siendo colocada en nuestro campanario hasta construir las nuevas campanas. Despues fue olvidada en un rincón del patio de la casa abadía. Días antes de la Trinidad de 1949, después de una reparación, fue colocada en la ermita hasta hoy día. Lleva fundido sobre ella el nombre de Edina 1809.......

ROSELLÓ IBÁÑEZ, Salvador (2004)
  • XERESA: Campanas, campaneros y toques
  • Campanas (epigrafía, descripción): Bibliografía
  • Destrucciones de campanarios y campanas: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © ROSELLÓ IBÁÑEZ, Salvador (2004)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 17-10-2017
    Convertir a PDF