BARBUZANO, D. - El reloj de la Concepción deja de dar las campanadas por las quejas de un vecino

El reloj de la Concepción deja de dar las campanadas por las quejas de un vecino

Colectivos y vecinos piden, a través de EL DÍA, que se vuelvan a oír las horas desde la torre y que se respete una tradición que ocupa un lugar destacado en el acontecer histórico de la ciudad. La Asociación en Defensa de La Laguna ha recibido un escrito en el que dice que el denunciante vive en el edificio Belén

Por si fueran pocos los problemas que ha tenido en los últimos tiempos el patrimonio lagunero, ahora se ha dado uno muy curioso y ampliamente criticado por determinados sectores sociales y ciudadanos, como es que el reloj de la torre de la Concepción ha dejado de dar las horas con las correspondientes campanadas por el "capricho" de un vecino al que le molesta el sonido de las históricas damas de bronce. Ello va en detrimento de bastantes habitantes de la ciudad, acostumbrados a saber la hora, estando en cualquier punto del casco o en sus hogares, por el sonido que durante años ha emitido el centenario campanario de la parroquia matriz y los de las otras iglesias de la ciudad.

Varios ciudadanos y estudiosos de la ciudad se han puesto en contacto con este periódico para que tanto el Ayuntamiento de La Laguna, a través de su área de Patrimonio, como el Obispado intervengan y, como destacaron, "pongan las cosas en su sitio y restablezcan las campanadas horarias del reloj, dejando oír sus sonidos igual que ocurre con las de la Catedral o las del convento de Santa Clara". Añadieron que hay que respetar a tantos laguneros que han estado enfermos y que nunca se quejaron del sonido de las campanas.

La Asociación en Defensa de La Laguna, que preside Julio Torres, ha recibido el siguiente escrito: "La denuncia del reloj de la Concepción ha partido de un vecino que reside en el edificio Belén. El reloj en cuestión continúa parado, pero debe ser el Juzgado, previa comprobación de la contaminación sónica medida con la ventana cerrada de la vivienda del denunciante, quien puede ordenar que no suenen las horas. Daría pena y vergüenza ajena si resulta que la persona denunciante se trata de un poeta, quien parece tener un pésimo sentido de la rítmica y del sonido".

Otro de los laguneros indignados con esta manera de proceder con el citado reloj dijo que a lo que no estaba dispuesto es a que, ahora que tan unida está la ciudad, vuelvan a dividirse como en el pasado las dos villas, es decir, la de Arriba y la de Abajo, que los poetas de antaño reflejaron con dos coplas:

"Las campanas de arriba/son los clarines/con que cantan y bailan/los serafines".

"Las campanas de abajo/son las calderas/donde calientan agua/las panaderas".

Ya sean las campanas del reloj de la Catedral o de la Concepción, deben ser, ante todo, rompiendo el citado y viejo pleito lagunero, campanas de respeto y de utilidad para la sociedad, sentimientos que refleja muy bien el grupo Los Sabandeños al cantar su tema "Campanas de La Laguna", concretamente cuando se dice:

"Tira y tira el sacristán/del badajo con fervor,/ tam las de la Catedral,/tom las de la Concepción".

Muy cerca de la torre de la Concepción vivió el afamado poeta Nijota y nunca lo molestaron, como a tantos otros laguneros, las campanas de la Concepción y por ello le dedicó la siguiente composición poética: "Torre de mi parroquia, vieja torre vecina,/no hay poema más dulce que ese broncíneo coro/de sus campanas, cuando, en la paz pueblerina,/derrama en los aires su repique sonoro".

La actual torre de la Concepción -antes se construyeron dos más que fueron derribadas por desperfectos- se acabó de edificar en 1697 y costó 70.000 reales.

Las campanas de la iglesia de la Concepción han sido elogiadas por numerosos escritores y tienen una historia que, como señalan determinados ciudadanos, no se merece quedar en el olvido en los libros, sino que sigan esparciendo por la ciudad su sonido de historia y tradición. Muchas han sido las campanas que ha tenido esta iglesia, apareciendo en un inventario de 1541 dos campanas grandes y una tercera pequeña que colgaban de unos maderos hasta 1557, año en que se fabricó la primera espadaña del templo. En 1561 se emplearon 3.038 maravedíes en una nueva campana. En 1601, el mayordomo Agustín de Vargas trajo de Londres dos grandes campanas de 11 y 8 quintales, que le costaron 7.700 reales. Gaspar Álvarez de Castro compró en 1665 dos nuevas campanas por las que pagó 2.900 reales.

El historiador José Rodríguez Moure dice que el siglo XVIII fue el de las campanas de la Concepción, pues al construirse una nueva torre en 1690, el mayordomo Juan Afonso de Torres adquirió dos campanas al precio de 15.822 reales y en 1717 otra nueva y grande que costó 14.437 reales. En 1729 el mayordomo José Antonio de Barrios adquirió dos campanas más, por las que pagó 10.247 reales.

La gran campana

Es de destacar que la Concepción tiene el récord de poseer la mayor campana del Archipiélago, la cual fue subida a la torre gracias a la fuerza de 12 parejas de bueyes, teniendo que oradar todos los pisos de la torre, pues sólo pudo entrar por el portal del primer balcón. Esta campana fue fundida en un horno montado frente a la puerta mayor de la iglesia, siendo notorio que las laguneras botaron al crisol sus anillos de oro y plata para afinar la liga de metales.

Antes de que la decisión tomada en la Concepción pueda darse en otros campanarios de la ciudad, hay que destacar que las campanas son un símbolo importante de La Laguna, al que han hecho referencia muchos poetas. Como ejemplos, Fernando Garciarramos señala que las torres indican el norte de los recuerdos y las claves de la verdad y que las campanas dicen dónde encontrar la paz. Pedro García Cabrera se sube a los tejados para codearse con los campanarios, mientras que Rafael Arozarena envuelve las torres de brumas, para dejar paso a Matías Real para que oigan a las campanas despidiendo en la noche su vago son al viento. A Manuel Verdugo las campanas le hablan llorando en su corazón.

BARBUZANO, D.
El Día (11-12-2007)
  • SAN CRISTÓBAL DE LA LAGUNA: Campanas, campaneros y toques
  • Ruido y denuncias: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © El Día (2007)
    © Campaners de la Catedral de València (2018)
    campaners@hotmail.com
    : 23-09-2018
    Convertir a PDF