GARCÍA MARTÍN, Sebastián. Prbo. - Inauguración y bendición de la nueva torre-campanario. Recorrido histórico.

Inauguración y bendición de la nueva torre-campanario. Recorrido histórico.


Entre las diversas actuaciones que el Cabildo de Tenerife ha realizado, desde Abril de 2001 a Agosto de 2002, en nuestro templo parroquial de El Dulce nombre de Jesús de La Guancha destaca la nueva torre-campanario. Se ha demolido una torre y se ha construido otra. Ante esta intervención podrían surgir estas preguntas: ¿Será anacronismo preocuparnos por un campanario en estos tiempos en que se cuenta con tantos medios para avisar y convocar? ¿Estaría fuera de lugar gastar dinero y esfuerzos? A estos interrogantes se podría contestar que aún hoy cuando se proyecta una ermita o iglesia se piensa en el campanario como uno de los elementos constitutivos, significativos e indicativos del edificio religioso. Desde finales del siglo V se vienen usando las campanas para reunir a los fieles y advertirles de los principales acontecimientos de la comunidad local invitando a los ausentes a unirse a la oración litúrgica y provocando momentos de oración privada, como pudiera ser el rezo del Angelus.

Quizás las preguntas que debiéramos hacer en nuestro caso serían también estas otras: ¿Se hizo una torre a la vez que el cuerpo de la iglesia? ¿Cuántas torres ha tenido el templo? ¿Dónde estaban ubicadas?.

En Febrero de este mismo año en carta enviada a los feligreses hice breve reseña de la preocupación que constantemente manifestaron los vecinos de este pueblo por tener un campanario en su iglesia. Tendremos que remontarnos al año 1607 cuando sólo era una ermita para encontrar la primera referencia. En el inventario del Libro de Fábrica de ese año se puede leer: "Una campana que dieron de limosna y que está en la iglesia con la que se tañe a misa y está en dos vigas de tea por campanario". Alargada la ermita y declarada templo parroquial, 29 de Junio de 1630, se piensa en un nuevo campanario también de madera para el que "se descargan ciento dos reales y medio por hacerlo, madera y oficiales y aderezar la lengua de la campana, clavazón y hombres que ayudaron". En 1641 se descargan 193 reales de los 400 que se pagó por la campana, pues el resto lo habían dado los vecinos.
El pueblo fue creciendo y se hace necesario elevar el campanario para que las campanas no quedaran ahogadas y pudiera llegar su tañido a todos los vecinos. Se construye una torre por el naciente sobre las paredes del Camarín junto a la Capilla Mayor. Colaboran las distintas cofradías. Así, al margen del folio 4 del Libro de la Cofradía de la Esperanza, el mayordomo de la misma en el año 1757, Tomás Pérez de la O, hizo constar que había entregado una suma de cuarenta reales para la obra de la torre. La Cofradía del Rosario colaboró con cien reales y cinco cuartos que entregó a Lorenzo Zamora como depositario "para la fábrica de la torre". En el año 1764 la Cofradía de la Esperanza aporta de nuevo 130 reales "que dice dio a los depositarios, esto es Lorenzo Zamora y Luis Pérez, para la fábrica de la torre".

Breve fue la vida de esta torre puesto que el 14 de Agosto de 1771 se reúnen los vecinos en virtud del mandato del Visitador Eclesiástico nombrando por perito al maestro Patricio José García "el que habiendo venido al día de hoy a este lugar y visto muy bien la ruina que por dicho camarín y torre puede acontecer a la iglesia, dijo: ...que para obviar la amenaza que puede acontecer... se necesita que luego y sin dilación se desbarate dicha torre por lo mal fundada y determinada que la hicieron, porque es la que ocasiona toda la ruina que se puede esperar, estando a la vista los defectos en el camarín, botado el testero, y el solladio del testero; la esquina de la Capilla Mayor con una abertura de arriba abajo, todo nacido de la mala conducta de la torre, que, además de no estar independiente de las paredes de la iglesia, ni ligaduras del tejado de dicho camarín hacia arriba está asentada sobre su flechar, y como no tiene aquella firmeza correspondiente si no se desbarata como lleva dicho se experimentará considerable ruina...". Al parecer su demolición no fue inmediata. Cinco años después el Visitador Miguel Mariano de Toledo manda "que se traigan oficiales que con el mayor cuidado desbaraten la referida torre y aseguran la capilla del mejor modo que se pueda". El derribo de la torre debió acontecer durante el año 1776 mientras se estaba construyendo la nueva sacristía pues en Septiembre de ese año nos encontramos con el siguiente descargo: "Por noventa y siete pesos y dos de plata costo de desbaratar la torre, carpinteros para la sacristía nueva, puerta de la sacristía, cal y madera incluso peones que fueron pagos con el trastejo y teja que se compró para correr la iglesia". Esta decisión del derribo de la torre fue bastante cuestionada años después. Entre 1789 y 1796 hay declaraciones de algunos vecinos en las que lamentan que, habiendo mandado el cura D. Domingo Alvarez de la Guardia derribar la torre, porque decía que amenazaba ruina, se aprovechó de la piedra para la fábrica de su casa y de otra porción que estaba destinada para acrecentar la iglesia.

Desde antes del derribo de la citada torre, ya encontramos asientos que dan fe de la iniciativa de construir una nueva torre durante el curato de D. Domingo Alvarez de la Guardia, pues en el Libro de la Cofradía del Santísimo Sacramento en el folio 228 se halla la cuenta que dio José López, el 17 de Julio de 1775, en la que se dice: "...Exhibió este Mayordomo todo el alcance el que recibí para la fábrica de la torre y en verdad lo firmo. Alvarez". En el año 1792 consta que se está realizando una torre en los libros del Santo Nombre de Jesús, de Ntra. Sra. de la Esperanza y en de la Cofradía del Rosario. También en las cuentas del mismo cura se encuentra el siguiente descargo: "...45 pesos dados a Tomás de la Cruz en cuenta de la piedra de cal para la fábrica de la torre". Probablemente al final de la década del siglo XVIII ya estaba construido el torrejón cuyas columnas contemplamos aun hoy en el lado Norte del frente de la iglesia. En las cuentas del quinquenio 1824-1829 se comprueba que se están haciendo obras en él, debidas quizás para colocar la campana grande que, adquirida en esta misma fecha, fue traída desde Santa Cruz al Puerto de las Aguas por el maestro de barco Manuel real. Los gastos de vino, aparejos para subirla al torrejón, manutención de obreros y carpinteros aparecen detallados en dichas cuentas.
Con la finalidad de que el pueblo tuviera un reloj con sus esferas se demuele el torrejón en la década de 1940-1950. Da paso a la torre-campanario que se situó en el frente de la iglesia y sostenida por cuatro pilares: dos dentro del cuerpo de la iglesia y dos fuera. Don Segundo Cantero Vivas dejó constancia de esta construcción cuando en el año 1949 escribe: "Habiendo tenido que sufragar los gastos presentes con los fondos propios de la obra en construcción de la Torre Parroquial por cuenta de las limosnas de los feligreses". Su demolición comenzó el 10 de Septiembre de 2001, víspera del atentado contra las torres gemelas de Nueva York, acontecimiento que conmocionó al mundo entero. La causa fue amenaza de ruina.

Se ha construido otra torre-campanario. Estamos aquí para inaugurarla. He sido testigo de la preocupación del señor arquitecto de la obra Don Fernando Saavedra Martínez para que la iglesia no dejara de tener su torre donde pudieran colocarse las campanas y el reloj, que estuviera separada del cuerpo de la iglesia y que fuese colocada donde menos se lesionara la estética del edificio antiguo. Sin ánimo de hacer defensa de la torre que se inaugura, creo de torres, de su estilo y de su ubicación no se ha escrito la última palabra. Desde que se empezó con el proyecto de esta torre, en las excursiones tanto por el territorio nacional como por países europeos sobre todo en Italia, hemos fijado, tanto un servidor como varios vecinos, la mirada de una manera especial en las torres, de las que tenemos algunos testimonios fotográficos. Las hemos contemplado formando parte del edificio, del mismo estilo, de diferente estilo, en el naciente, en el poniente, a un lado y a otro. Las hemos visto fuera del cuerpo del edificio, de la misma época, de distinta época. Con ventanas y sin ellas... Los campanarios son interminables.

Finalmente antes de proceder a la bendición e inauguración de esta torre-campanario, en nombre de la comunidad parroquial que presido, nuestro agradecimiento sincero al Cabildo de Tenerife en el Area de Cultura que ha sido el Organismo que ha costeado en su totalidad la obra.
Agradecimiento al Obispado de Tenerife por haberse mostrado favorable a estas obras y haber contado con el asesoramiento y la supervisión de la Delegación Diocesana de Patrimonio.
Agradecimiento también a la Contrata Miguel Hernández Ventura por los magníficos profesionales con los que cuenta y por la paciencia que han tenido con nuestra comunidad al hacer posible la actividad parroquial al mismo tiempo que se realizaban las obras.
Gracias también al Ayuntamiento de La Guancha que ha tomado desde el principio esta obra como suya.
Por último gracias a la parroquia y a las personas particulares que con sus donativos han hecho posible que al inaugurar el campanario hayamos adquirido seis nuevas campanas de carillón. Cuánto aman los vecinos de este pueblo a su iglesia. Recuerdo recién llegado a esta parroquia cómo se movilizó todo el pueblo para atajar el derrumbe de su templo. Se consolidó el edificio y se impermeabilizó el tejado. Después vendría la restauración del Retablo Mayor y su techo, luego el Retablo del Rosario con el decorado de su techo para seguir con el del Corazón de Jesús, el Cuadro de Animas, el Retablo del Nazareno, el Retablo de los Dolores, el Púlpito, las Andas de madera policromada y dorada y las Andas plateadas...
Con esta intervención del Cabildo sólo nos queda muy poco: el camarín, la sacristía y el cambiar el sistema de impermeabilización del tejado.
Termino deseando larga vida para esta torre-campanario.

GARCÍA MARTÍN, Sebastián. Prbo.
Fuente de la Guancha (2003)
  • LA GUANCHA (TENERIFE): Campanas, campaneros y toques
  • Campanarios: Bibliografía
  • Destrucciones de campanarios y campanas: Bibliografía
  • Restauración de campanas: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Fuente de la Guancha (2003)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 16-12-2017
    Convertir a PDF