Oblatas de Cristo Sacerdote - Un repique celestial

Un repique celestial

Múltiple misión tienen las campanas: de anuncio, de aviso, de marcar el tiempo, de alegrar los espíritus… Ahora, desde la madrileña catedral de la Almudena, una de sus cuatro grandes campanas estará encargada de llevar a todo Madrid, y por esa prodigiosa transmisión de ondas sonoras, a todo el mundo, tres palabras: Sacerdote, Hostia, Santidad.
Porque el Cabildo Catedral de Madrid, con un gozoso visto bueno del señor cardenal arzobispo, monseñor Rouco, ha tenido el deseo de dedicar las cuatro campanas, obsequio de un grupo de gallegos a esta catedral, a personas de imborrable recuerdo: monseñor Ángel Suquía, monseñor Rouco, el propio Cabildo, y a don José María García Lahiguera, que allá por los años 1950, fue obispo auxiliar de la entonces diócesis de Madrid-Alcalá, finalizando su carrera en la tierra como arzobispo emérito de Valencia, pero cuyo paso por doquier impregnó los espíritus y hasta el ambiente de fervor, de virtud y, sobre todo, de ansias de santidad a todos los niveles, especialmente, el nivel sacerdotal.

Seguro que don José María habrá sonreído en el cielo, con aquella sonrisa suya suave, afable y sincera, y muy agradecido, juzgándose, como lo hubiera hecho si viviera todavía entre nosotros, indigno de este honor. Pero, ¿va a estar callado él, nada más que complaciéndose en el sonido de su campana…?

¡Imposible! Como el propio Ilustrísimo señor don Antonio Astillero Bastante, Vicario episcopal y Deán del Cabildo Catedral, decía en la carta en que nos comunicaba esta noticia, don José María seguirá llamando a la santidad al convocarnos, a través de su campana, a acudir a la catedral, madre de todas las iglesias de la diócesis.

En cada una de las campanas, como es costumbre, y como ya saben los lectores de Alfa y Omega, se ha grabado el nombre de las personas a quienes están dedicadas, y en este caso, además, el lema episcopal de los dos cardenales arzobispos en sus respectivas campanas. En la de don José María se ha grabado no el lema episcopal, sino las palabras que han sido la vida de su vida: Sacerdos et Hostia. No podía ser de otra manera.
Porque, aunque la leyenda de su escudo episcopal era eminentemente evangélica y eclesial: Doy mi vida por mis ovejas, esto era poco para sus santas ambiciones, mejor dicho, para la vocación especial con la que Dios le había señalado.

El Espíritu Santo había infundido en su alma un único anhelo: ser como Jesucristo, Sacerdote Eterno, Único y Santo. Como Él, pues, había de ser don José María: Sacerdote y Hostia. Y ser Sacerdote Santo, dándose por entero a la Iglesia y a las almas, trabajando con celo inconcebible por la santidad sacerdotal, que equivale a decir por la gloria de Dios y la salvación de los hombres todos.

Y para que nada faltara y su gozo en el cielo sea completo, su nuevo apostolado se va a ejercer desde el Corazón de la Virgen, pues que a Ella está dedicada la catedral madrileña, y sus campanas son portavoz de su maternal solicitud y de su presencia siempre atenta y vigilante cerca de sus hijos, no sólo madrileños, sino del mundo entero.

¡Lo que estará gozando don José María, y como Él, como Cristo Sacerdote, seguirá también allá su misión de sacerdote y apóstol incansable de la santidad a ultranza —como se complacía él en decir— en todos!

Pues, vamos a completar y compartir su gozo, cumpliendo en nosotros ese deseo de santidad y agradeciendo al señor cardenal arzobispo, monseñor Rouco Varela, al Cabildo Catedral de Madrid y, sobre todo, a Dios nuestro Señor, esta delicadeza para su Sacerdote-Hostia. Y que la Virgen nos alcance la gracia de que pronto, muy pronto, oigamos su campana, tañendo alegremente, al anunciar la elevación de don José María a los altares, pues que ya su proceso diocesano de canonización está muy próximo a clausurarse.



Oblatas de Cristo Sacerdote
Alfa y Omega (16-12-1999)
  • MADRID: Campanas, campaneros y toques
  • Campanas (historia general y tópicos): Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Alfa y Omega (1999)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 19-10-2017
    Convertir a PDF