GARCÍA, Belén - Las campanas de la discordia

Las campanas de la discordia

Vecinos de Imalsa reclaman al párroco del barrio que baje el volumen del campanario ante las molestias de los repiques

La parroquia se encuentra ubicada en medio de una barriada residencial

La fiesta de la eucaristía se ha convertido para algunos vecinos del barrio de Imalsa de Benidorm en un suplicio para los oídos y la tranquilidad. El volumen del campanario no pasa inadvertido y lo que para unos es «música celestial» para otros es «ruido»; lo que unos llaman «tradición y expresión religiosa» es para otros «algo insufrible que no deja descansar».

La polémica en torno a los decibelios y el brío con el que voltean las campanas de la Iglesia de San Francisco de Asís ha estado en boca de todo el barrio desde que abrió la parroquia, hace tres años. De nueve a nueve, el sonido de los badajos - que funcionan electrónicamente - marca todas las horas, «después se paralizan para no molestar», indicó el párroco, Francisco Juan, quien considera que «los toques están programados dentro del horario reglamentario y del sentido común». Además, parte de las campanas se voltean antes de las misas diarias, a las 19.30 horas.

Pero el principal punto de conflicto viene los domingos por la mañana. A las 9.30 las campanas repican para anunciar la liturgia de las diez. Después, realizan un volteo general que dura minutos, a las 11.30 para la misa de doce. «Es escandaloso», dicen unos, mientras al párroco le gusta decir que es «la llamada a la fiesta» de los cristianos. El polémico volteo general se repite en festivos, comuniones, el Corpus y otras celebraciones religiosas.

El malestar de los vecinos es palpable. «No hay derecho a que no podamos dormir ni los domingos, que es el único día que libramos, éste es un barrio de trabajadores», señalaba uno de los afectados. «Debería bajar el volumen o no tocar por las mañanas, eso tendría que estar controlado por la Policía Local igual que se controlan otras cosas, es que hay que vivir aquí para saberlo porque acabas de los nervios», destacó otro residente.

Algunos vecinos de los bloques más cercanos al templo aseguran que «es de locos, parece que vibra la casa». Sin embargo, otros consideran que «la gente se queja de vicio» y afirman no enterarse de si suenan o no los avisos religiosos.

El párroco opina que «si le molestan las campanas a alguien porque está por ahí toda la noche dando tumbos no es mi problema». El sacerdote aseguró ser «super cuidadoso, por la noche no suenan nunca» y añadió que «hubiera podido tocar hasta las doce y no lo hago». La realidad es que no hay una normativa específica, según informó el propio Francisco Juan y portavoces de otras parroquias de Benidorm.

Las quejas de los vecinos de Imalsa contra el ímpetu y la energía de las campanas de San Francisco de Asís han llegado hasta otras iglesias de la localidad. Unos consideran que el Ayuntamiento debería regularlo para evitar molestias y opinan que la mejor solución para la convivencia es reducir el volumen, como ya ocurrió en la parroquia de la Almudena. Otros párrocos, sin embargo, señalan que el lenguaje de las campanas es una tradición cultural de la Iglesia que ha de fomentarse. Desde el Consistorio señalan que se trata de un «caso muy especial a estudiar».

GARCÍA, Belén
Información (01-07-2007)
  • BENIDORM: Campanas, campaneros y toques
  • Ruido y denuncias: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Información (2007)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 20-10-2017
    Convertir a PDF