LLOP i BAYO, Francesc - Catedral de San Julián de Cuenca - Informe sobre la torre, las campanas y los toques

Catedral de San Julián - CUENCA
Informe sobre la torre, las campanas y los toques

Dr. Francesc LLOP i BAYO
Equipo de recogida de datos
Juan Ignacio GONZALO ÁLVARO
Salvador-Artemi MOLLÀ i ALCAÑIZ
Fecha de la recogida de datos: 04/10/1992
Fecha del informe: 25/08/1994

El GREMI DE CAMPANERS VALENCIANS recibió el encargo del Ministerio de Cultura de España de hacer el inventario de las campanas de las Catedrales españolas. En su primera fase, el trabajo recogió las características de las campanas, de las torres y de los toques de las campanas de la Corona de Aragón. En una segunda fase se recogieron los datos de las campanas de otras veinticinco catedrales de una franja vertical de la península, que comprende la Andalucía Oriental, la Comunidad de Murcia, Castilla-La Mancha, la Comunidad de Madrid, parte de Castilla y León, el País Vasco y Navarra.

Estado de la torre

Descripción
San Julián de Cuenca constituye un caso aparte entre las cincuenta torres de Catedrales estudiadas, ya que no tiene campanario, derrumbado a principios de siglo.
Esta torre, según SARTHOU, había sido remodelada en el siglo XVII, junto a la fachada, por J. Arroyo y L. Arriaga. Dicha fachada o portada, destruida por derrumbe de la torre campanario se componía de tres puertas... en conjunto una obra barroca de 1664. La torre, con remate remedando la figura metálica de la Giralda. En otra nota de su trabajo habla del trágico hundimiento de la torre, en abril de 1902, aprisionando en su derrumbe a inocentes criaturas que, al fin, tras angustiosa tarea incesante, se logró salvar. La catástrofe fue vaticinada una semana antes por el maestro de obras de la catedral, V. Durango, y víctima de la misma fue la propia catedral,... a cuyo reparo hubo que atender con urgencia, demoliendo para ello la frontera que apeaba en dicha torre, que era obra de mal gusto de José Arroyo y segunda mitad del XVII.
La caída arrastró las campanas de la torre, y solamente existe el campanillo de coro, situado encima de éste, en el cimborio, y que servía para comunicar a los campaneros los actos significativos de la liturgia diaria y festiva de la Catedral.
Estado de conservación
El cimborio se encuentra en un estado de cierto abandono, ya que las obras de restauración de la Catedral se concentran en otras partes de la misma. No obstante es posible llegar hasta el campanillo, a pesar de lo que escribe CALVETE, copiando fuentes de la Catedral que no cita: quedando sólo un pequeño campanillo, que es el que se utiliza y está instalado en lugar al que no es fácil ascender, por estar en zona sujeta a las obras de restauración.
Visitas públicas
La torre no tiene acceso público.

Campanas

Conjunto actual
La Catedral de San Julián, a pesar de esta desgracia de la cual aún no se ha repuesto, conserva una sola campana en el cimborio, como ya hemos dicho, que sirve para marcar las llamadas a coro y otros momentos del ritual. El campanillo existente, que numeramos como campana (1), y que figura como C-308 en el inventario de las campanas de Catedrales de España, es, a pesar de su tamaño y de su colocación, una de las campanas más interesantes estudiadas. A pesar de no estar datada, y de no figurar el nombre de su autor, es sin duda una bellísima campana construida entre 1380 y 1425, como demuestra el tipo de epigrafía y las decoraciones, muy parcas. Está muy bien fundida, y se conserva casi como nueva.

CampanaNombreTipoAutorAño
1Campanillo de corosemivolteo1380ca
Campanas históricas
Desconocemos el número y la importancia de las campanas que existían en la torre, y que cayeron con ella.
Destrucciones
Suponemos que la caída rompió alguna de las campanas de la torre, aunque según CALVETE, dichas campanas fueron destruidas más tarde, en la guerra del 1936. Desconocemos más datos de esta destrucción.
Electrificaciones
El campanillo de coro no está electrificado y, como justificaremos más adelante, no debiera estarlo jamás.

Toques de las campanas

Toques manuales
Los únicos toques existentes son la oscilación del campanillo, mediante una larga cuerda que llega desde una palanca metálica de su brazo hasta el mismo coro. La actual instalación está concebida para este tipo de toques, típico de las campanas de señales, es decir muy poco yugo y un gran badajo, de manera que éste, al igual que las campanas de centro Europa, tañe hacia arriba y no cayendo sobre la campana, con un sonido mucho más limpio y resonante.
Campanero
La simpleza de la instalación, así como el pequeño tamaño de la campana, no exigen la necesidad de un campanero profesional, y menos de un grupo de tañedores, ya que el esfuerzo preciso es poco importante, aunque se requiera cierta habilidad

Reloj

Desconocemos si existe algún reloj mecánico en esta catedral.

Estado del conjunto

Analizaremos el estado de las instalaciones, desde el punto de vista de conservación del patrimonio.
Conservación de las instalaciones
En este caso, la campana conserva su instalación tradicional, que es precisamente la que ha permitido que ésta sobreviva al paso de los siglos a pesar del toque diario e insistente. Cualquier cambio de esta instalación, que no sea el sugerido más adelante de sustitución de los cojinetes por unos rodamientos más modernos y que precisan menos conservación, debe ser impedido, para mantener la belleza de la sonoridad actual, así como para conservar la campana unos cuantos siglos más.
El mantenimiento esta campana pequeña en una posición elevada permite, además, la expansión correcta de su sonoridad medieval.

Propuestas

Protección
El campanillo de coro del cimborio ha de ser protegido de manera específica, incluyendo su instalación como parte consustancial, incoándolo como Bien de Interés Cultural, por su extraordinario valor. Entendemos como instalación, y por tanto como parte integrante de la campana, el yugo de madera, el gran badajo metálico, así como el sistema de toque a distancia mediante una cuerda unida a una palanca.
Intervenciones urgentes
El buen estado de la campana no requiere, afortunadamente, una intervención urgente. Si el campanillo sufriese rotura, debe ser conservado plenamente, llevándose a soldar si fuese preciso, para que vuelva a sonar llamando para el coro diario.
Restauración
La única restauración que podría requerir este importantísimo campanillo sería una limpieza y conservación del yugo de madera, repasándolo y pintándolo con productos adecuados. Sólo podría aceptarse la sustitución de los cojinetes de bronce por unos rodamientos de bolas, sin mantenimiento, pero conservando todos los accesorios y el sistema de toque manual. De ningún modo puede aceptarse la motorización de este campanillo ni la sustitución de su yugo de madera, ya que todas estas acciones pueden causar, a muy corto plazo, su destrucción.
Nuevo juego de campanas para la Catedral
En el caso de considerar la necesidad de hacer un juego de campanas para la nueva torre de la catedral, este conjunto debiera hacerse por un mismo fundidor, con campanas bien acordadas entre sí, y con yugos de madera, para difundir mejor su sonido, conservar mejor las instalaciones y posibilitar un factible toque manual. No puede aceptarse que el campanillo del coro se desplace desde el cimborio para esta nueva torre, y que entre a formar parte del juego futuro de campanas, ya que su papel ha de limitarse a la comunicación entre catedral y torre y a los toques de coro diario.
Los motores, en caso de instalarse, deben reproducir los toques tradicionales con sus variantes locales, y no impedir, bajo ningún concepto, los toques manuales. Dichos motores deben ser de los llamados de impulsos, que reproducen los gestos del campanero, haciendo oscilar las campanas, progresivamente, y no frenándolas en absoluto, ya que carecen de reductora; estos mecanismos pueden funcionar con las instalaciones tradicionales, de yugos de madera, como ocurre en la Catedral de València. Se recomienda utilizar un ordenador para la ejecución automática no sólo de los llamados toques de aviso, sino de aquellos cíclicos tradicionales, como son los toques de Angelus tres veces al día, el de ánimas al anochecer, o los repiques de víspera de domingos y festivos.
En cualquier caso toda actuación sobre las campanas, la instalación, el reloj y los toques deberá ser supervisada y autorizada por los Servicios Competentes de Patrimonio de la Comunidad Autónoma, de acuerdo con la Ley de Patrimonio.
De manera subsidiaria debiera tenderse a la formación de un grupo de campaneros, que se encargasen del mantenimiento de las campanas y de los toques manuales de las grandes celebraciones.

Bibliografía empleada

  • CUENCA: Campanas, campaneros y toques
  • Campanas (epigrafía, descripción): Bibliografía
  • Francesc LLOP i BAYO: bibliografia

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Ministerio de Cultura (1994)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 19-11-2017
    Convertir a PDF