ESPINOSA, E. - Tañidos renovados

Tañidos renovados

Tras dos años mudas y seis meses de restauración, las campanas de la iglesia de Palacio volverán a tañir en los próximos días

La última campana que se escuchó en la iglesia de Palacio enmudeció hace dos años y, desde entonces, sólo repica su reloj marcando los cuartos y las horas. Pero este silencio pronto se verá roto por el tañido de sus siete campanas, cuatro de las cuales acaban de regresar de Saldaña (Palencia), donde han permanecido seis meses para su restauración y puesta a punto en las instalaciones de 'Campanas Quintana'. Las tres que quedaron en el templo son inmóviles y, gracias a que se les ha adaptado un martillo, también recuperarán su sonido.

¿Cuándo se escucharán? En cuanto estén listas, dentro de unos días. Su estreno se hará sin aspavientos; sin conciertos ni oficios religiosos programados. Tan discretamente como se recaudaron los donativos que han permitido costear su reparación.

Tres días de trabajo

El campanario de Palacio restó ayer protagonismo a su vecina y bellísima aguja piramidal. La torre de planta cuadrada, levantada a mediados del siglo XVI por Juan de Acha, esperaba impaciente a sus cuatro inquilinas, cuatro campanas modelo esquilón (con forma de copa de champán) lustrosas y con renovado aspecto.

Se elevaron al cielo a primeras horas de la tarde, empapadas por la lluvia y aupadas por una grúa. Accedieron a la torre a través de sus vanos, empujadas por dos operarios de 'Quintana' y arrastradas por sirgas. Y allí permanecen en estos momentos. Desde hoy y posiblemente hasta el viernes, «prepararemos los asientos donde van a descansar las campanas. Luego se colgarán, se centrarán en su ventanal y se anclarán bien para, finalmente, dotarlas de los motores que las permitan funcionar», explicó José Luis Tomás San Román, delegado en La Rioja de 'Campanas Quintana'.

Entre 80 y 300 kilos

Lo más llamativo de su restauración ha consistido en sustituir los antiguos yugos de hierro que abrazaban a estas campanas por otros de 'bubinga', «una madera tropical muy pesada y muy densa», comenta Tomás San Román. También se ha eliminado el cardenillo (la suciedad acumulada con el paso de los años) y todos los añadidos metálicos (yugos, herrajes, motores viejos, ), y se les ha dotado de nuevos badajos de fibra. También estrenan motores, cuya manipulación electrónica se ha acoplado a la que ya tiene el reloj de la iglesia.
Las protagonistas de esta restauración son cuatro campanas de entre 300 y 80 kilos, aproximadamente, decoradas con crucifijos. La más antigua y pesada data de 1860. Le sigue la denominada 'Asunción', de 1959 y -según reza en su pulida superficie- «se fundió siendo cura párroco Jesús Zamora Mendoza». Las dos pequeñas atesoran menos historia.

ESPINOSA, E.
larioja.com (31/01/2007)
  • LOGROÑO: Campanas, campaneros y toques
  • QUINTANA, CAMPANAS (SALDAÑA): Inventario de campanas
  • QUINTANA, CAMPANAS (SALDAÑA): Intervenciones
  • Restauración de campanas: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Larioja.com (2007)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 18-12-2017
    Convertir a PDF