RAUSELL, F. - Las campanas de Llíria se rebelan

Las campanas de Llíria se rebelan

Un fallo técnico activa los bronces de la iglesia de la Sang durante 15 minutos cerca de la medianoche y mientras se proyectaba una película al aire libre

Uno de los encantos de la vida cotidiana de los pueblos es el sonido de las campanas de sus parroquias. Los vecinos están acostumbrados a convivir con los bronces, que en ocasiones les marcan la pauta de la jornada. El conflicto llega cuando estos pregoneros metálicos insisten en marcar las costumbres de los residentes. Esto es lo que ha pasado en la Vila Vella de Llíria, donde algunos inquilinos ya hasta miran de reojo, con gesto iracundo, hacia la iglesia de la Sang.

No hacen falta motivos para lanzar estas campanas al vuelo y hacer partícipes de su solemne tañido a toda la población. Los vecinos han tenido que aprender a vivir con ellas, aunque la coexistencia no siempre resulte pacífica.

Los habitantes de la Vila Vella están hartos que el repicar de las campanas irrumpa en sus calles en cualquier momento día. Y es que, según opina uno de los vecinos, Óscar Alfonso, “un día de fiesta es bonito, pero todos, cansa”.

“Esto no pasa en ningún otro pueblo”, cree Alfonso, quien asegura que las campanas de la parroquia de la Sang son las que tocan con más fuerza, aunque las de otras iglesias de la localidad se esfuerzan por no quedarse atrás.

Recoger firmas

Alfonso lo describe como “una tortura” que le ha llevado a plantearse recoger firmas para que se limite la intensidad de las campanadas y la frecuencia con la que éstas hacen notar su presencia.

Pero también las horas a las que suenan, ya que los tañidos son, muchos domingos, el inoportuno despertador de los edetanos. Los vecinos sueñan con poder prorrogar su descanso hasta más allá de las 8.20 horas, momento en que los bronces tocan diana muchos días festivos.

El pasado sábado se vivió un nuevo episodio de esta guerra acústica, cuando las campanas de la iglesia de la Sang mostraron su particular gusto por el séptimo arte. Los bronces se ofrecieron como banda sonora improvisada e impuesta de la película La niñera mágica , que se proyectaba al aire libre en la plaza del Trinquete Viejo.

Eran las 23.15 horas cuando el campanario se activó, por un error “fortuito” según el párroco de l’Assumpció, Vicente Vicedo, y promulgó su evangélico sonido por toda la localidad. Los asistentes al cine de verano se vieron sorprendidos por esta repentina intromisión y, durante quince largos minutos, tuvieron que echar mano de la imaginación para intuir los diálogos que se proferían en la pantalla.

Tarea difícil la de los espectadores, ya que La niñera mágica no es sino Nanny McPhee . Es decir, un largometraje rodado en Gran Bretaña y protagonizado por Emma Thompson y Colin Firth. Imposible, pues, adivinar a qué palabra correspondía cada movimiento de boca de los protagonistas. Sólo quedaba aguzar el oído con la esperanza de componer una frase lógica a partir de las voces entrecortadas que se percibían entre cada toque metálico.

Un cuarto de hora duró el ejercicio de imaginación que hizo a los espectadores perder el hilo de lo que se dirimía en la pantalla. Cuando las campanas dieron un respiro a los vecinos, sólo quedaban diez minutos de una película que había empezado a las 22 horas.

El párroco Vicente Vicedo considera que lo ocurrido el pasado sábado es un simple accidente y explica que los técnicos están investigando por qué las campanas, se pusieron a trabajar a horas tan intempestivas. En cuanto a la ruidosa actividad de su campanario, el sacerdote asegura que en su iglesia sólo se celebran los toques normales: el del Ángelus, a las 12 del mediodía, y el del servicio de la tarde.

RAUSELL, F.
Las Provincias (18-07-2006)
  • LLÍRIA: Campanas, campaneros y toques
  • Ruido y denuncias: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Las Provincias (2006)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 22-10-2017
    Convertir a PDF