BARBER, Llorenç - La ciudad y sus ecos

cholula, un vaniloquio campanero

hoy, los lugares y las músicas adelgazados y entremezclados hasta la invisibilidad e inaudibles a fuerza de repetirse, las campanas y su específico ocupar nidos en concretas alturas, nos ayudan a ver y escuchar de nuevo los sitios y sus sonidos, nos ayudan a reencontrarnos con el topos, el ubi irrepetible que hombre y natura han logrado en convivium tenaz.
cholula es una música que ejercita la mente local. es música jugosa y voluntariamente pedestre y tópica. es omphalos, ombligo vertical y campanero alrededor del que decenas de iglesias se esparcen conformando una irregular y caprichosa estrella de campanas, una expandida urbis que acaba en tierra de nadie. monte-pirámide cargada de maduras campanas, deviene centro de una escucha circumvadeante, un oír escondiendo, un desvelar ocultando y un desparramador saborear. porque el monte al robarnos el vértice con su coronarse de campanas oculta cuando revela, enfatiza si acalla, al tiempo que presenta obstaculiza.
el todo que escucho en cholula no es sino parte del todo, una perspectiva, un punto de escucha relativo. de ahí el forzado deambular, ganarse a pulso desconocidos e imprevisibles nudos de sonoro encuentro, cruces donde diversas trayectorias se tropiezan para goce del escucha.
música plural y relativa, escarbadora de sonoros aledaños cargados de mil pasos históricos, música de afueras y enderredores que nos fuerza a atender los ecos de la turbulencia aérea que todo sonido es (frescos racimos que, no obstante, inquietan nuestro abotargado venir e ir por la vida). música locuaz y vana el campanudo concertar con los badajos, alardear efímero y rotundo, cimbrear la tierra hasta cosquillear el no tan mudo cielo, profundo exceso, conversar intimidador de bronces entre sí y con nosotros, inundar el aire de anámnesis, sembrar de son vientos y brisas.
campana, palabra ligada a campus, es instrumento solemnizador de espacios y territorios, sí, pero también de tiempos, de largos antes, durantes y después. es instrumento al terreno plegado y punto de partida de toda epifanía sonora y todo canto iluminador.
componer ciudades y paisajes es para mí no resignarse a ser exclusivamente músico climatizado. es postular por contra audacias ambulantes, consumirse en vaniloquios que nos hagan tangible el locus iste que todo terreno, como cholula, es para un técnico de lo sagrado (que todo músico creador de vagabundas músicas es en el fondo).

retrocede La ciudad y sus ecos avanza
  • Conciertos de campanas: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © BARBER, Llorenç (1997)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 11-12-2017
    Convertir a PDF