CARRO, Nemesio y CARRO, Rosendo - El toque de campanas de Susañe del Sil

El toque de campanas de Susañe del Sil

Foto Nemesio CARRO y Rosendo CARRO (2002)

En los pueblos del municipio hay unos hermosos campanarios, con unas campanas, en algunos casos enormes y un bonito sonido, si hay alguien que sepa tocarlas. Para cada tipo de actividad hay un toque o repique distinto. A un determinado sonido de campanas el vecindario sabe que significa. En Susañe del Sil hay varios toques distintos y también por desgracia muy pocos que sean capaces de realizarlos. Voy a describir varios ejemplos:

El “toque de muerto”:
El día que fallece una persona se hace un toque significativo, para avisar a los vecinos de que ha muerto alguien en el pueblo. Si es un niño: un toque de muerto solo, si es una mujer: dos toques de muerto, y si es un hombre: tres toques de muerto.
El toque de muerto consiste en un golpeo alternativo y sucesivo de ambas campanas una vez una y a la siguiente la otra, con intervalos de tiempo entre un golpeo y otro de varios segundos, unas diez veces aproximadamente y seguido luego de un repique rápido durante varios minutos, este repique va en función de la calidad y habilidad del maestro campanero. En esta fase cada maestro tiene su sello o estilo propio para los no entendidos apenas si serán capaces de apreciarlo.
El día del entierro cuando el cura va a buscar al difunto a casa, y en el recorrido de la iglesia al cementerio, se acompaña el entierro con sucesivos toques de muerto, como Último homenaje al vecino que se va.
Cuando hay un aniversario o cabo de año, también hay un toque especial, se combina el de difunto (niño, mujer, u hombre) seguido de un toque de misa de semana.
Aviso para que los vecinos saquen el ganado a la vez
El pastor de turno sube al campanario y golpea con el badajo la campana sucesivamente unas seis veces con unos segundos intervalos de tiempo entre golpe y golpe, por la mañana. Algo parecido ocurre cuando se toca para ir a la obra es muy similar algÚn toque menos y más temprano.
Señal de alarma
se usa cuando hay fuego en una casa, pajar, cuadra, o alguna desgracia por una tormenta... El toque era muy rápido y violento con las dos campanas. A este sonido los vecinos salían a toda prisa, sin tener en cuenta ni la época del año, ni el tiempo, ni la hora del día o la noche, era increíble el gran sentido de la solidaridad, transmitido como no por generaciones a generaciones, incluso de pueblos limítrofes a otros.
Señal de concejo
Cuando el presidente tenía que avisar al pueblo de que se iba a celebrar un concejo, tocaba la campana, y no las campanas, golpeaba repetidas veces unas diez veces, con un intervalo de tiempo de varios segundos, entre golpeo y golpeo, y a continuación golpeaba repetidamente unas cuantas veces (unas treinta) muy seguidas y muy rápidas. Así repetía el proceso varias veces (tres o cuatro series).
Toque de rosario o misa de semana
se toca con la misma campana unas veinte campanadas seguidas, pero espaciadas entre sí unos segundos, es el más fácil de todos, al igual que el de sacar el ganado, sólo que más largo de duración.
Toque de misa mayor
normalmente es el toque de gloria, se toca los días festivos (incluidos los domingos) y en las procesiones. Este es el toque por excelencia dónde se oye y se aprecia la calidad del campanero, un buen campanero es aquel que le saca mÚsica a las campanas, consigue acariciar el badajo y la campana, con suavidad, cuanto más suave sea la caricia mejor sonará. Cada campanero tiene su propio estilo. Se usan las dos campanas, se inicia con un pequeño intercambio de golpeos con ambas campanas simultáneamente, y alternativamente como afinándolas y tanteando su peso, los golpeos son casi seguidos, como precalentamiento, luego ya empieza el concierto en sí, alternando y combinando golpeos seguidos, rápidos y acompasados, cambiando el ritmo segÚn el repertorio de cada campanero, puede durar varios minutos. El sonido resultante no puede ser molesto, todo lo contrario.

El campanario está abierto todo el año y a todas las horas y a nadie se le ocurre ir a tocar las campanas cuando le dé la gana.

La tradición dice que en Semana Santa después de tocar el día Jueves Santo a misa, no se tocarán las campanas hasta que resucite el Señor. Sin embargo el día de Sábado Santo a partir de que resucita el Señor, es el Único día del año que se permite a todo el mundo tocar las campanas, de cualquier modo y manera durante toda la noche y nadie se va a enfadar. Además coincide con la noche de las “trastadas”, no se empieza la faena hasta que el Señor resucita. Noche libre, dónde los jóvenes, niños, mayores andan toda la noche recorriendo las calles del pueblo ideando o haciendo alguna broma o trastada al vecino y viceversa, ocurre de todo. Normalmente reina la armonía y la juerga.

Unos en el campanario tocando las campanas, otros patrullando para que no les “armen” alguna, y al cabo de un tiempo se cambian los papeles, a veces ocurren anécdotas muy buenas. Por ejemplo se solía sacar el arado del corral, y luego encontrar al dueño, y decirle vamos a arar un poco, y desde que lleva un rato arando dice este arado ara muy bien y le dicen sus amigos claro como que es el tuyo. A las señoras se les cogían los tiestos o macetas y se los colgaban en el campanario, las señoras madrugaban a recogerlo para que no se lo viesen, la gente al ir a misa, y les gastasen bromas.

Otras tradiciones

El concejo
El concejo se celebra cuando el presidente lo cree oportuno, bien para hacer alguna obra, o tomar alguna decisión importante, concerniente a todos o a la mayoría de los vecinos. El aviso se hace mediante un toque especial de campana, que todos los vecinos reconocen. Después de una espera prudente aproximadamente de media hora para dar tiempo a los vecinos a acudir al lugar, y una vez reunidos los vecinos cabezas de familia, el presidente se sube a un alto o pÚlpito, (bien una roca o una piedra antiguamente, hoy simplemente se pone de pie en la casa del pueblo), y tomando y haciendo uso de la palabra, ruega silencio y atención a los allí presentes, dándoles a conocer el o los motivos de la reunión. Una vez concluida la exposición “del orden del día”, se pasa a la intervención de los allí presentes, por orden y previo permiso de la autoridad, que es el presidente. Una vez acabadas las intervenciones, se deciden las medidas a tomar, y se disuelve la convocatoria, con las palabras “están ustedes despachados”.
La vecera
En los pueblos del municipio se formaban rebaños de animales preferentemente de cabras y de ovejas, juntando las de varios vecinos. Cada vecino tenía o poseía las que quería. Para dar la señal de salida y que todo el vecindario sacase los animales a la vez se usaba un determinado toque de campana por la mañana, que todos reconocían. Por la tarde como todas sabían volver a sus “casas” (“estremar”) , la hora de llegada no era tan fija ni necesaria.
Fiesta de invierno: SANTA LEOCADIA, 9 de diciembre (Fiesta de la cabra)
Era la fiesta mayor por excelencia, la comida era abundante, se sacrificaba una cabra para esa fiesta, por eso se le llamaba también la "fiesta de la cabra". La fiesta comenzaba con una misa con procesión en honor de la patrona; la procesión va precedida por el pendón, llevado por un mozo del pueblo muchas veces ofrecido, y que incluso dejaba la señal colocada (un pañuelo atado, significaba que estaba ofrecido), seguido de la cruz y faroles, y a continuación la imagen de la virgen portada por las mozas, y el resto del pueblo, mientras van cantando al ir en procesión, los campaneros tocan las campanas a gloria.
La procesión del Corpus
La procesión mayor del pueblo es la que se celebra en Corpus, la cual se hace por todo el pueblo,. En cabeza el pendón, seguido por la cruz y los faroles, el palio y la santa custodia portada por el cura, el grupo de canto y el resto del pueblo. Repique de campanas a gloria, y parada en los sucesivos altares colocados al evento en varias plazas o debajo de corredores, donde el cura hace un alto y hay reza unas plegarias u oraciones. El palio es portado por tradición siempre por los mismos hombres, con bastante respeto, no se les quita el sitio de un año para otro, hasta que esta persona ya no puede, sobre todo por razón de edad.
Nemesio CARRO y Rosendo CARRO
Susañe del Sil
  • PALACIOS DEL SIL: Campanas, campaneros y toques
  • Lista de toques: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Nemesio CARRO y Rosendo CARRO (2002)
    © Campaners de la Catedral de València (2018)
    campaners@hotmail.com
    : 24-06-2018
    Convertir a PDF