BARBER, Llorenç - La ciudad y sus ecos

concierto de vegueta

el arte, y la música por ende, es, digan lo que digan, lo más real de la vida. de ahí que recurramos a él para que nos devuelva la evidencia de lo por obvio olvidado.
el concierto de vegueta no es en absoluto un ejercicio erudito: está bien saber que marinos holandeses, vascos e ingleses desenbarcaron para nuestro uso bellas y sonantes campanas. es bueno recordar que don camilo saint-saens oyó con tanto agrado las de la catedral que compuso partiendo de la interválica de sus bronces (2ª mayor, 2ª mayor, octava). o que otros compositores, éstos canarios, también crearon piezas de salón con sus ecos. es bueno no olvidar: todo pueblo que se precie lo será tanto más culto cuanto más de sí mismo recuerde, y de su entorno.
pero el concierto de vegueta nos invita a rememorar cosas más básicas y oscuras.
para empezar, es música de exterior: frente a domésticas, camerísticas, degustaciones, las campanas ofrecen un sonar sin protección frente al ruido mundanal. es que ellas son el ruido mundanal, que a golpes sacude a ocasionales oyentes callejeros.
el dislate de decibelios que conforma un concierto de campanas es un dejarnos embargar por el sonido, por un sonido que nos dona el tiempo de las cosas que constituyen nuestro paisaje ciudadano, y que fueron y serán (más allá de nosotros). las campanas configuran e identifican el locus, lugar donde nacemos, convivimos, morimos.
música, así, local, pero no menos terrenal, telúrica. el decir esta boca es mía del concierto de vegueta nos pone de manifiesto el inmenso placer de reconocer, y poseer, lo propio sonoro de vegueta, frente a lo distinto que es y suena triana, arenales o cualquier otra tribu.
la metalmúsica de campanas es inmensa delimitación territorial, batallar de timbres y de ritmos que a fuer de costumbre e insistencia ha sedimentado en nosotros, terrícolas, un poso de ambiguas connotaciones milenarias. el concierto de vegueta espabila y descarga ese limo neolítico, un confuso crugir de miedos, magias, atavismos, tam-tam, arte, religatio. el sonido de las campanas llega al fondo de nuestro fatigado ser.

retrocede La ciudad y sus ecos avanza
  • LAS PALMAS DE GRAN CANARIA: Campanas, campaneros y toques
  • Conciertos de campanas: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © BARBER, Llorenç (1997)
    © Campaners de la Catedral de València (2018)
    campaners@hotmail.com
    : 23-06-2018
    Convertir a PDF