LLOP i BAYO, Francesc - Catedral de Burgo de Osma - Informe sobre la torre, las campanas y los toques

Catedral de Burgo de Osma
Informe sobre la torre, las campanas y los toques

Dr. Francesc LLOP i BAYO
Equipo de recogida de datos
Juan Ignacio GONZALO ÁLVARO
Salvador-Artemi MOLLà i ALCAÑIZ
Fecha de la recogida de datos: 08/11/1992
Fecha del informe: 16/04/1994

Estado de la torre

Descripción
La torre, construida entre 1734-1744, es de recia planta cuadrada, obra de Domingo Ondátegui. Contiene una serie de importantísimas campanas, entre ellas varias góticas y otras modernas, casi todas ellas de notable interés.
Estado de conservación
Destaca el lamentable estado de conservación del edificio, que hace que el acceso a las campanas sea casi imposible, especialmente en lo que se refiere a los dos timbres horarios.
CALVETE, siguiendo información proporcionada por la misma Catedral, dice que en esta Catedral de Burgo de Osma, sabemos que existen campanas muy antiguas, pero ignoramos datos de las mismas, por estar la escalera deteriorada, siendo imposible su acceso.
En realidad el acceso, aunque posible, es tan peligroso, que se hace imprescindible un proyecto amplio de restauración, que tenga en cuenta, por supuesto, las necesidades acÚsticas y de conservación de las campanas.
Visitas pÚblicas
La torre no tiene acceso pÚblico.

Campanas

Conjunto actual: croquis de la torre de las campanas

CampanaNombreTipoAutorAño
Campana de Coro
1Esquila 11763
2Esquila 21888
3Cuartos del reloj1691
4Esquila 3volteo1700
5Esquila 4volteo1879
6Campana1539
7Santo Domingo1663
8CampanavolteoQUINTANA1981
9San Juan BautistavolteoPEREA1916
10Campana de las horasfija
11La Inmaculada ConcepciónRAMÓN MENEZO Y HERMANOS1908
12La Asunción y San PedroRAMÓN MENEZO Y HERMANOS1908

La torre actual de la Catedral de Burgo de Osma, tiene doce campanas, dispuestas en dos plantas. Las diez inferiores corresponden a las campanas de uso litÚrgico, mientras que las dos superiores se utilizaron para las señales horarias, aunque se encuentre una de ellas en desuso.
Campanas históricas
Casi todas las doce campanas a las que tuvimos acceso (a la pequeña del coro, que se encuentra encima de cubiertas no es posible acceder en estos momentos) son piezas importantísimas. Si tienen cierto interés las esquilas (siglos XVIII y XIX), la campana (6) y la del reloj (10), ambas con epigrafía mayÚscula gótica, son piezas de primerísima fila en el conjunto de las Catedrales de España. No son menos importantes las dos campanas romanas mayores, no tanto por su antigüedad (ambas están construidas este siglo) cuanto por la instalación de los yugos de madera. También son importantes los yugos de las esquilas, tanto por su estado de conservación como por las decoraciones que los adornan.
Por el contrario carecen de todo interés las dos campanas refundidas en las Últimos años, ya que tanto la epigrafía (inexistente en la campana (8) como las instalaciones (yugos de hierro rebajados y motor para el volteo más ajustado) suponen una innecesaria agresión contra el conjunto.
Destrucciones
Las campanas nuevas el resultado de una doble destrucción: la refundición de campanas rajadas y la sustitución de unas instalaciones tradicionales bellísimas.
Electrificaciones
La electrificación consistió, afortunadamente, en la sustitución de sólo dos yugos de madera por otros de hierro, de manera que las dos campanas intermedias (8) y (9) voltean mecánicamente. Las otras dos medianas tienen un martillo exterior para el repique, mientras que las dos campanas gordas recibieron un doble mecanismo (a la parte interior y a la exterior) para simular el volteo. Estos electromotores están tan mal instalados que no sólo no reproducen los toques tradicionales sino que impiden en la actualidad el toque manual.

Toques de las campanas

Toques manuales
Los toques manuales han desaparecido de la torre, aunque aÚn están las cuerdas para repicar alguna de las campanas. La actual instalación impide los toques manuales, y no reproduce los toques ni los ritmos tradicionales.
Toques mecánicos
Los toques mecánicos están limitados al volteo de dos campanas, y al repique eléctrico de las otras cuatro, entre ellas las dos campanas mayores. De las dos campanas del reloj solamente funciona, con un nuevo martillo, la mayor de las horas. El conjunto mecánico ofrece pocas posibilidades rítmicas y sonoras.
Campanero
Desconocemos la existencia de un campanero en la actualidad, aunque la falta de cuidado de las campanas, y la instalación mecánica para los toques presuponen la falta de alguien que toque y conserve las instalaciones de manera continuada.

Reloj

Mecánico
En la torre se encuentran los restos de un reloj mecánico, de carga mediante motor eléctrico, que debió ser, como en la mayoría de las Catedrales, de titularidad municipal. El mecanismo se encuentra destrozado, y debió caer por culpa de la mala conservación del edificio.
Electrónico
Desconocemos la existencia de un reloj electrónico que sustituya al mecánico, y que gestione tanto los toques litÚrgicos como los horarios.

Estado del conjunto

Analizaremos el estado de las instalaciones, desde el punto de vista de conservación del patrimonio, teniendo en cuenta cómo se conservan las instalaciones históricas, de qué manera reproducen los toques tradicionales y cómo permiten la interpretación de esos toques de manera manual.
En este caso, la electrificación ha supuesto una ruptura con la tradición, una introducción de unas sonoridades mucho más limitadas, y la imposibilidad de realizar los antiguos toques tradicionales.
Conservación de las instalaciones
La electrificación, típica de los años sesenta, significó la destrucción de la instalación tradicional, sustituyendo dos yugos de madera, de gran calidad sonora y rítmica, por otros de hierro colado, menos resonantes, y que son la probable causa de rotura reciente de las campanas. Esta instalación pone en grave peligro de existencia las dos campanas de volteo.
La instalación de motores para el repique ha supuesto la conservación completa de las instalaciones tradicionales, aunque estos motores instalados como una alternativa al campanero, impide los toques manuales, y no sirven, como sería de desear, de complemento a dichos toques (mecanismos para los toques repetidos, que no impiden los toques manuales extraordinarios y además los reproducen con gran fidelidad).
Reproducción mecánica de los toques tradicionales
La actual instalación no puede reproducir los volteos más que parcialmente (siempre en el mismo sentido y a la misma velocidad), y los repiques de manera muy incompleta, debido a la lentitud de respuesta de los martillos mecánicos. En las dos campanas mayores, los dos martillos suponen una respuesta ingeniosa a la reproducción del volteo. El doble martillo no es más que una imitación, y además peligrosa, ya que si por cualquier error mecánico percutiesen ambos al mismo tiempo sobre la campana, podrían quebrarla.
Posibilidad de ejecución de los toques manuales
La actual instalación, concebida como una electrificación que sustituye a los campaneros, impide casi totalmente los toques manuales, ya que es casi imposible voltear las dos campanas mecanizadas, y tampoco se pueden tañer fácilmente las otras cuatro, a causa de los motores de repique que obstaculizan el movimiento.

Propuestas

Protección
En la torre se encuentran varios elementos que han de ser protegidos de manera individual y específica: las dos campanas de epigrafía gótica (6) y (10), así como la (3), la (4) y la (7), por ser anteriores a 1701, deben ser incoadas BIC. También deben ser incluidas en el Inventario General de Bienes Muebles, la campana (1), así como las mayores (11) y (12) que conservan los yugos de madera, precisamente por el alto valor de la instalación.
Las dos campanas recientes, totalmente desgajadas del resto, carecen de interés.
Intervenciones urgentes
Las campanas no precisan una intervención urgente, aunque hay que actuar sobre la torre y las instalaciones, limpiando y renovando tablas de madera y otros elementos que no sólo permiten acceder a las campanas, sino que confieren una sonoridad específica al conjunto.
De modo especial hay que impedir toda modificación de las instalaciones para los toques mecánicos, incluso aunque algunas campanas no puedan tocar por avería.
Restauración
Las campanas mecanizadas deben recuperar sus yugos de madera originales, para volver a encontrar su acÚstica, su volumen sonoro y la seguridad de los bronces y de la fábrica.
Los motores, en caso de instalarse, deben reproducir los toques tradicionales con sus variantes locales, y no impedir, bajo ningÚn concepto, los toques manuales. Se recomienda el empleo de un ordenador para la ejecución automática no sólo de los llamados toques de aviso, sino de aquellos cíclicos tradicionales, como son los toques de Angelus tres veces al día, el de ánimas al anochecer, o los repiques de víspera de domingos y festivos. En el caso de las campanas que volteaban a mano deben instalarse motores de impulsos, como los existentes en la Catedral de València, que se aplican sobre el yugo de madera de modo que no impiden los toques manuales, y los reproducen de manera mecánica, sin haber modificado para nada la instalación.
En cualquier caso toda actuación sobre las campanas, la instalación, el reloj y los toques deberá ser supervisada y autorizada por los Servicios Competentes de Patrimonio de la Comunidad Autónoma, de acuerdo con la Ley de Patrimonio.
Fases
La primera fase, que se debe realizar de manera inmediata, debe consistir en la elaboración de un proyecto que tenga en cuenta las instalaciones tradicionales, la reposición de los yugos de madera que faltan, la interpretación automática y manual de los toques con todas las campanas existentes. En cualquier caso debe mantenerse también el suelo de madera que confiere una especial sonoridad a los toques.
La segunda fase, no menos importante, debe contemplar la sustitución de todos los yugos de hierro por otros de madera, similares a los existentes en las demás campanas, y el cambio de los motores actuales por otros de impulsos que no afecten a la fábrica, que reproduzcan los toques tradicionales y no impidan los toques manuales. Los motores para los repiques deben ser de manera que reproduzcan los toques antiguos con la misma rapidez y versatilidad, sin impedir los volteos y otros modos de hacer sonar las campanas.
De manera subsidiaria debiera tenderse a la formación de un grupo de campaneros tal y como existe en las Catedrales de Segorbe, Tarragona y València, entre otras, que se encarguen del mantenimiento de las campanas y de los toques manuales de las grandes celebraciones.

Bibliografía empleada

  • BURGO DE OSMA - CIUDAD DE OSMA: Campanas, campaneros y toques
  • Campanas (epigrafía, descripción): Bibliografía
  • Francesc LLOP i BAYO: bibliografia

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © LLOP i BAYO, Francesc (1994)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 23-09-2017
    Convertir a PDF