Museo de las Ferias de Medina del Campo - Campana esquilonada c. Siglo XV

Pieza del mes - Diciembre 2002

Campana esquilonada c. Siglo XV

Foto Museo de las Ferias (2002)

Bronce. 57 x 44 cm. Colección D. Manuel Quintana. Campanas Quintana (Saldaña) Inscripciones: Tercio: "MENTEM * SANC * TAM (sello con retablo de la Virgen y el Niño) ES * PONTA / Medio pie: " * NA * O * NORE DEO * ET * PATRIE * LIBERA (sello biojival con un retablo de la Virgen y el Niño) CIONEM" Restauración: Cristina Escudero. Centro de Conservación y Restauración de Bienes Culturales de Castilla y León (Junta de Castilla y León). Septiembre de 2002.

Para cerrar el conjunto de "Piezas del Mes" del presente año 2002, la Fundación Museo de las Ferias presenta una campana gótica, generosamente cedida al Museo por D. Manuel Quintana, maestro fundidor de Saldaña (Palencia), perteneciente a una saga de artífices cuyos primeros ascendientes dedicados a este arte de fundir campanas se remontan, al menos, a 1637.

Concretamente, la campana que nos ocupa presenta una serie de inscripciones y motivos decorativos que la convierten en una pieza excepcional. De tipo esquilonado y epigrafía gótica que nos permite fecharla hacia el siglo XV, entre los cordones de su tercio y medio pie aparece la conocida frase: "MENTEM SANCTAM ESPONTA / N(E)A ONORE DEO ET PATRIE LIBERACIONEM", esto es: "Con mente santa y espontánea, honor a Dios y liberación a la patria", que corresponde al epitafio que, segÚn la tradición, escribieron los ángeles en la tumba de Santa Águeda (patrona de los fundidores de campanas) en Catania.

Foto Museo de las Ferias (2002)

En el centro, se alza una cruz latina de calvario de moldes cuadrados abotonados y, en su parte opuesta, una estrella de siete brazos ondulantes, con un sello central circular formado por una cruz griega flordelisada, rodeada por una inscripción perimetral ilegible. Encima de este motivo estrellado, hay un sello biojival con un retablo de la Virgen y el Niño arriba y un personaje (quizá un obispo) debajo, con inscripción muy desgastada; este Último motivo se repite en la inscripción del medio pie. Dos sellos rectangulares con figuras humanas aparecen sobre los cordones inferiores, a la izquierda de la base de la cruz de calvario.

Es preciso recordar que la campana ha sido un instrumento de comunicación insustituible en la sociedad tradicional. Portadora de un lenguaje de siglos, sus tañidos han acompañado al hombre en los principales momentos de su vida y desde los tiempos más remotos de su historia. El nacimiento, matrimonio y muerte, las principales conmemoraciones y festividades, las horas más señaladas del día, los peligros en forma de fuego o tormenta y un largo etcétera de situaciones especiales, han sido anunciadas con el repicar de campanas y esquilones.

Su instalación en los templos cristianos, ya fuera en pequeñas espadañas o en los propios muros, se admite que es obra de San Paulino de Nola (+431); sin embargo, el respaldo oficial de la Iglesia no llega hasta el año 604, momento de la aprobación del Papa Sabiniano. En el siglo IX se decide la instalación, al menos, de una campana por parroquia y, en las siguientes centurias, con la construcción de grandes campanarios, comienza la fundición de campanas de mayores dimensiones, cuya técnica de elaboración se desarrolla sobre todo en los siglos siguientes merced a los nuevos procedimientos ensayados antes para cañones y otros artefactos militares.

Foto Museo de las Ferias (2002)

En el siglo XV, los tipos de campanas quedan prácticamente establecidos consolidándose dos fundamentales: la campana romana y la esquilonada. La primera, cuyo ámbito es casi exclusivamente el propio de la corona de Castilla, es ampulosa, de perfil rectilíneo y siempre de gran tamaño, generalmente se golpea con tirones de badajo; la segunda, sin duda la más abundante, tiene el perfil más estilizado y sinuoso, y suele ser volteada a mano, con cuerdas atadas al yugo o, más recientemente, con algÚn sistema mecanizado.

El alzado de una campana puede dividirse en cinco partes llamadas, de arriba a abajo: hombro, tercio, medio, medio-pie y pie. El conjunto de inscripciones epigráficas que aparecen en ellas nos hablan de su nombre y advocación, el año de su fundición, su artífice, sus donantes,... otras recogen fragmentos de salmos, oraciones, conjuros, etc., junto con sellos de fundidores, imágenes devocionales, cruces de diversos tipos, animales protectores, fajas decorativas y un amplio elenco de motivos ornamentales que sirven de realce.

RESTAURACIÓN Cristina Escudero. Centro de Conservación y Restauración de Bienes Culturales de Castilla y León (Junta de Castilla y León). Septiembre de 2002.

Foto Museo de las Ferias (2002)

Estado de conservación El principal problema que presentaba la campana era de índole estética, pues más del 20% de la superficie metálica aparecía cubierta por una densa costra blanca, que segÚn los análisis efectuados en el laboratorio de química estaba compuesta en su totalidad por carbonato cálcico.

La pieza ha sido objeto de una intervención anterior en la que se ha procedido a un arenado que ha provocado la disposición diferencial de la pátina, pues en aquellas zonas no protegidas por el carbonato cálcico, la acción mecánica de este proceso ha dejado vista la superficie descamada del metal.

Este proceso con chorro de arena se ha revelado ineficaz para la eliminación de la costra adherida, propiciando la compactación del carbonato y dando lugar a un estrato muy adherido al metal, denso, duro y compacto, de difícil eliminación.

Foto Museo de las Ferias (2002)

Otras alteraciones observadas han sido:

  • Manchas de oxido de hierro derivadas de elementos de la propia campana, como el badajo en el interior o la argolla de sujeción.
  • Corrosión a modo de picaduras de la argolla de sujeción.
  • Focos puntuales de cloruro de cobre.
  • Amplia grieta que se ha intentando sujetar desde el interior mediante pletina metálica sujeta con tornillos.
  • Borde de la campana mellado.
  • Erosiones derivadas de su uso.
  • Foto Museo de las Ferias (2002)

    Tratamiento realizado:

  • Eliminación del estrato de carbonato de cal, especialmente dificultosa por las propiedades que adquirió durante el proceso de chorreado de arena. Se ha podido constatar, cómo los procedimientos mecánicos al uso (torno de dentista y vibroincisor o martillo metálico de precisión) eran totalmente ineficaces ya que rebotaban en una superficie tan endurecida.
  • Rotura de la superficie especular mediante un proceso mecánico-manual por percusión controlada, retirando los restos blanquecinos que quedaban, así como la parte inserta en los pequeños detalles de los relieves mediante espátula de ultrasonidos en seco, método también empleado para retirar los focos puntuales de cloruro de cobre.
  • Limpieza del interior de la campana mediante microabrasímetro de precisión, empleando como polvo abrasivo microesferas de vidrio de granulometría fina; el objetivo de esta limpieza era eliminar los depósitos superficiales que aparecían compactados, sin eliminar las huellas de uso como es el desgaste propiciado por los golpes de badajo.
  • Limpieza de la superficie con cepillo de cinc en torno, logrando homogeneizar todas las tonalidades de la misma que distorsionaban la contemplación de la pieza.
  • Aplicación de Benzotriazol al 3% en Etanol, como inhibidor de la corrosión, una vez preparada la superficie metálica.
  • Aplicación de una capa de protección final de resma acrílica (Paraloid B 72 al 6% en Xilol) seguida de cera microcristalina.
  • Museo de las Ferias
    Medina del Campo - diciembre 2002
  • MEDINA DEL CAMPO: Campanas, campaneros y toques
  • QUINTANA, CAMPANAS (SALDAÑA): Inventario de campanas
  • QUINTANA, CAMPANAS (SALDAÑA): Intervenciones
  • Campanas (epigrafía, descripción): Bibliografía
  • Restauración de campanas: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Museo de las Ferias de Medina del Campo (2002)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 23-10-2017
    Convertir a PDF