RECIO, María C. - Ofrendas de sonido

Ofrendas de sonido

Y tañen las campanas, la plaza se engalana. Se baila, la fiesta de otoño va a empezar
Mocedades

Como objeto, es bello. Lo que inspira, revelador. La campana es la fortaleza de su material en bronce, y la majestuosidad de su canto.

La verdad de la vida está inscrita en las campanas. “Lanzar las campanas a vuelo”, cuando la vida está en todo lo alto; “Doblar a muerto”, cuando todo desaparece para siempre.

Lo más sagrado, la vida y la muerte, está inscrito en su mensaje de voz. Los detalles de esa vida en plenitud o en el ocaso. Son su sonido exaltación de emociones; experiencia de sensaciones: júbilo, esperanza, dolor.

Tienen su lenguaje, y gracias a ellas, la posibilidad de ponernos de frente a la gracia y a la solemnidad.

Los poetas se han detenido a exaltarlas a ellas y a sus sonoridades. Para Federico García Lorca, verla sostenida en lo alto derivaba en una sencilla visión: “En la torre / amarilla, / dobla una campana. / Sobre el viento amarillo, / se abren las campanadas…”

En cambio, otro poeta, Neruda, la describe en tonalidades que parten de particular cosmovisión. “A esta campana rota, / que quiere sin embargo cantar: / el metal ahora es verde, / color de selva tiene la campana, / color de agua de estanques en el bosque, / color del día en las hojas”.

Una campana que termina, continúa Neruda, siendo arrastrada en el brusco matorral de su jardín salvaje, y hundidas sus cicatrices en la hierba. No congregará a nadie más, no volverá a llamar. Y el poeta concluye con una bella imagen: la mariposa que se posa por un momento en el metal caído y que volará en unos fugaces instantes.

Otro poeta, nuestro, mexicano, Ramón López Velarde escribe las noticias del campanero. Una mañana, contó el campanero que el año viene mal para los trigos. “Que Juan es novio de una prima hermana / rica y hermosa. Que murió Susana. / El campanero y yo somos amigos”.

El campanero narraba de amores de juventud; del paso de los negros ataúdes y de la vida y de la muerte. También de una boda a ocurrir en el invierno. “Y si vives, aun cuando su mano / me dé la Muerte, campanero hermano, haz doblar por mi ánima tus bronces”.

¿Por quién doblan las campanas?”, se preguntaba Hemingway, inspirado en el pensamiento del poeta John Donne: “Nadie es una isla, completo en sí mismo; cada hombre es un pedazo de continente, una parte de la masa. Si el mar se lleva un terrón, toda Europa queda disminuida, como si fuera un promontorio, o la casa señorial de uno de tus amigos, o la tuya propia. La muerte de cualquier hombre me disminuye porque estoy ligado a la humanidad; por consiguiente, nunca hagas preguntar por quién doblan las campanas: doblan por ti”.

La campana invisible a la que dio vida Hans Christian Andersen, esa que fue escuchada en lo profundo del bosque y fue encontrada por un muchacho que se paró a contemplar el brillo de las estrellas en lo alto de una roca, es la campana que permanecerá para siempre en los recuerdos de la infancia.

El tañer de las llamadas a misa, muy especialmente, para alguien que en Saltillo pasó su vida desde la infancia misma, las de las fiestas para el Santo Cristo. Las de las nueve de la mañana; las tres; las seis, ahora mismo escuchadas en un canto alegre y grácil, desenfadado y luminoso.

Prodigiosas y emocionadas, lanzan al vuelo una música de antaño con la que los hombres nos sentimos más seres humanos que nunca: el hombre que buscaba congregar a los suyos y en los momentos de mayor gloria o mayor tristeza estaban ahí: para celebrar la vida y para despedir en la muerte.

Presentes, y de cada ser humano en su intimidad, ofrendas de sonido.

RECIO, María C.

Vanguardia (18-06-2019)

  • SALTILLO: Campanas, campaneros y toques
  • Campanas (historia general y tópicos): Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Vanguardia (2019)
    © Campaners de la Catedral de València (2019)
    campaners@hotmail.com
    : 12-11-2019
    Convertir a PDF