LLOP i BAYO, Francesc - Nuestras campanas (5) - La campana gótica de Olocau

Nuestras campanas (5)

La campana gótica de Olocau

Hace poco, apenas un mes, volví a sentir esa emoción que producen las cosas bien hechas. De pronto, donde menos me lo esperaba, en la parroquia de Olocau, nada más entrar, a la derecha, descubría una campana gótica.

La historia de la llegada de la campana a la iglesia es bastante común: en el siglo pasado, muchos objetos de culto de los conventos exclaustrados fueron salvados al ser depositados en los templos de los pueblos más próximos. En este caso el bronce procedía de Portaceli, y era de pequeñas dimensiones: 45 cm de diámetro de boca (y por tanto unos 52 kilos), y una sencilla inscripción en minúscula gótica, sin otros adornos que unas pequeñas estrellas entre las palabras, y cuatro más, a forma de cruz, al principio de la frase en los hombros: "+ aue * maria * gracia * plena". Por el tipo de letra, y a falta de otros datos, se puede datar hacia final del siglo XV.

La campana es importante, a pesar de su sencillez, pero es mucho más interesante que la hayan conservado ya que en un momento dado se soltó un gajo de bronce de la boca seguramente porque tenía el badajo mal atado y pegaba demasiado bajo. Al romperse perdió su son original.

Y entonces, en vez de fundirla como chatarra inútil, lo que sigue siendo aún una actitud demasiado común, pensaron en conservarla, tal y como estaba, poniendo otra en su lugar. La verdad es que, en diez años, ha cambiado mucho el mundo de las campanas, y hoy seríamos capaces de reproducir con exactitud matemática la campana original haciendo una réplica exacta, o la recompondríamos, llevándola a soldar. En aquel momento se limitaron a encargar otra pequeña, que no tiene ningún parecido con la antigua. Y como es natural la nueva suena mal para los habitantes de Olocau, porque no es la "misma" que escucharon durante siglos: no tiene iguales las dimensiones, los perfiles, las inscripciones ni el tamaño, aunque el peso pueda coincidir.

Pero hemos de felicitar a todos aquellos que tuvieron la brillante idea de conservar campana, "trucha" -contrapeso de madera-, y los viejos herrajes que nos permitirán, en un día no lejano, restaurar el sonido y el aspecto de esa campanita gótica.

Aprovecharon la ocasión para cambiar los yugos de madera por otros de hierro, cosa que hoy no haríamos. Mantienen en la torre un interesante reloj mecánico, que es preciso dar cuerda a diario, y que forma, también, parte del patrimonio histórico y cultural de Olocau.

El descubrimiento de esa pequeña campana gótica, conservada en la iglesia, nos reconforta y nos reconcilia: pensábamos que el mundo de las campanas estaba casi perdido en nuestras tierras, pero acciones calladas como ésta nos incitan a seguir, de nuevo gozando ante las campanas, para oírlas, para tocarlas... y para verlas de cerca.

Recomendamos el viaje a la parroquia de Nuestra Señora del Rosario de Olocau: no es usual poder estar junto a una campana tan antigua... sin tener que subir escaleras. Y, sobre todo, es hermoso contemplar una campana que han considerado como parte de su historia, y que por tanto no hay que destruir.

Francesc LLOP i BAYO
(Publicado en "Iglesia en Valencia" - València - 1991)
  • OLOCAU: Campanas, campaneros y toques
  • Campanas (epigrafía, descripción): Bibliografía
  • Francesc LLOP i BAYO: bibliografia

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © "Paraula" / "Iglesia en Valencia" (1991)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 24-11-2017
    Convertir a PDF