LLOP i BAYO, Francesc - Nuestras campanas (4) - Toques de misa

Nuestras campanas (4)

Toques de misa

La electrificación ha supuesto un abuso en los toques de las campanas. Antes, cuando los toques tenían un significado muy claro para toda la comunidad, no se empleaba ninguna de las campanas de la torre para las misas «ordinarias». Se empleaba una campana muy pequeña, la «campaneta de tocar a missa», que solía estar colocada en otra torre, en una espadaña o incluso en un rincón del tejado de la iglesia.

Las campanas grandes eran demasiado preciosas para que se abusara de ellas: si se tocaba demasiado no sólo se podían dañar sino que se perdía el interés hacia su sonido. Por otro lado para tocarlas había que subir a la torre y ese esfuerzo se reservaba solamente para la llamada "missa major", la más importante de cada iglesia, o para algunas fiestas del año. Para las demás misas, si se avisaba, se tocaba con esa pequeña campana de tocar a misa. Ese aviso de las misas ordinarias duraba escasos segundos. No olvidemos que muchas iglesias, como la Catedral, que tenían misas a todas las horas, sólo tocaban -y tocan- para la misa conventual. Esta misa de la comunidad se anunciaba con unos toques más complicados, y también se señalaba la Consagración, para que los ausentes pudiesen estar informados del momento central de la Eucaristía.

Hoy en día, como cuesta poco conectar el botón desde la sacristía, se voltean dos campanas para cualquier misa y se hace un volteo de todas para la mínima celebración que se salga de lo ordinario sin llegar a ser festiva. ¡Incluso se toca, en algunas parroquias de la ciudad, un pequeño volteo de dos o tres campanas para indicar que ya está abierto el templo!

Ante estos abusos nuestra propuesta sería limitar los toques de las misas diarias y dominicales, precisamente porque nos gustan las campanas. Había que tocar -si es que hay que tocar- las misas ordinarias, incluso de los domingos, con la campana menor, a ser posible una de las que no están en lo alto de la torre.

La misa mayor, ¿la del domingo a las diez?, debiera tener un toque especial como el volteo de alguna campana mediana sola, pero desde luego ninguna de las mayores.

Para las misas ordinarias se podría tocar un aviso sólo -los días de semana- y tres los domingos, así como tres toques para la misa mayor. Quizás, para esta misa de la Comunidad convendría un pequeño volteo de la misma campana para el momento de la Consagración y otro para la salida de misa.

Nuestras propuestas giran en torno a la tradición, sugiriendo un uso más limitado y respetuoso de las campanas. Será preciso recuperar muchos toques perdidos, y sobre todo muchos repiques, mientras que el exceso de volteos para las misas ordinarias debiera limitarse. Para que los toques de las campanas, en los pueblos y en las ciudades, nos sugieran tranquilidad y espiritualidad. Y no repetición y aburrimiento.

Francesc LLOP i BAYO
(Publicado en "Iglesia en Valencia" - València - 1991)
  • Toques manuales de campanas: Bibliografía
  • Francesc LLOP i BAYO: bibliografia

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © "Paraula" / "Iglesia en Valencia" (1991)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 23-09-2017
    Convertir a PDF