LLOP i BAYO, Francesc - Santa María de Gracia - Cartagena - Informe sobre la torre, las campanas y los toques

Santa María de Gracia - CARTAGENA
Informe sobre la torre, las campanas y los toques

Dr. Francesc LLOP i BAYO
Equipo de recogida de datos
Vicente VILA TARÍN
Fecha de la recogida de datos: 22/09/1992
Fecha del informe: 02/08/1994

Estado de la torre

Descripción
El templo de Santa María de Gracia, que reclama para sí, con fundados motivos, el título de Catedral como heredero de la Catedral Antigua, destruida a lo largo de los siglos, reÚne un pequeño conjunto de campanas, mal cuidado y peor instalado, pero de un valor difícil de calcular por su importancia. La mala espadaña, donde penden las campanas, no es más que un embrión de torre, de un templo que lleva varios siglos tratando de ser terminado de manera digna. En un muro, con tres vanos, cuelgan sendas campanas de troncos de madera, que merecen una mejor instalación.
Estado de conservación
El estado de conservación es lamentable, e indigno del templo mayor de Cartagena. La espadaña se encuentra en una terraza, que da a la calle, y a la deficiente colocación de las campanas cabe añadir una penosa electrificación, que limita aÚn más la pobre sonoridad de los bronces.
Visitas pÚblicas
La torre no tiene, afortunadamente, acceso pÚblico.

Campanas

Conjunto actual: croquis de la torre de las campanas

CampanaNombreTipoAutorAño
1Jacobofija1797
2Cristofija1528
3Maríafija1620

La torre actual de Santa María de Gracia, tiene sólo tres campanas, dispuestas en una espadaña, una junto a la otra.
Campanas históricas
Las tres campanas existentes en Santa María de Gracia tienen un gran valor debido a su antigüedad histórica, aunque tanto la pequeña (1) como la mayor (3) tengan defectos de fundición, que empañan su importancia documental.
La campana (2), también con fallos de fabricación, constituye sin embargo una de las más importantes piezas del conjunto de campanas de las Catedrales españolas.
Destrucciones
Desconocemos si las destrucciones por culpa de las guerras civiles, tanto del siglo XIX como del XX, afectaron a estas campanas, que son en todo caso bastante más antiguas.
Electrificaciones
La electrificación, realizada por el Hijo de Manuel Rosas, de Torredonjimeno, constituye una muestra más del poco cuidado con que esta empresa trata las campanas monumentales (y no digamos nada de las otras!). En los tres casos los martillos percuten demasiado bajo, con lo cual ponen en peligro a las campanas. Por otro lado los mecanismos son deficientes y de lenta respuesta, con lo que se disminuye el efecto sonoro de las campanas.

Toques de las campanas

Toques manuales
Los toques manuales han desaparecido seguramente, ya que una de las tres campanas, la más valiosa, carece de badajo. No obstante, la instalación actual, a pesar de sus notables deficiencias, no impide los toques manuales, aunque no pueda reproducir, debido a sus limitaciones, los toques y los ritmos tradicionales.
Toques mecánicos
Los toques mecánicos están limitados al repique lento de todas las campanas, no estando contemplado el volteo tradicional. El conjunto mecánico ofrece pocas posibilidades rítmicas y sonoras.
Campanero
Desconocemos la existencia de un campanero que interprete repiques tradicionales para las grandes ocasiones.

Reloj

Mecánico
Desconocemos la existencia de un reloj para manejar estas campanas, e interpretar los toques horarios. Vista la instalación y la ubicación de los bronces, esta posibilidad no es nada recomendable.

Estado del conjunto

Analizaremos el estado de las instalaciones, desde el punto de vista de conservación del patrimonio, teniendo en cuenta cómo se conservan las instalaciones históricas, de qué manera reproducen los toques tradicionales y cómo permiten la interpretación de esos toques de manera manual.
En este caso, la electrificación, que podría suponer un complemento de los toques manuales, ha supuesto una ruptura con la tradición, así como la introducción de unas sonoridades mucho más limitadas.
Conservación de las instalaciones
La electrificación, típica de una empresa poco cuidadosa del patrimonio, no ha supuesto en este caso más que la introducción de lentos martillos mecánicos, que vienen a suplantar los badajos tocados manualmente. Sin embargo, en este caso no se ha intervenido para nada en la deficiente colocación de las campanas, que cuelgan, de manera muy provisional, de troncos de madera, con lo que se contribuye a la posibilidad que estas campanas puedan desplazarse y acabar cayendo. Esta instalación pone en grave peligro la existencia de las tres campanas.
Por otro lado, y contrariamente a los más elementales principios de difusión acÚstica, las campanas pequeñas se encuentran en una posición más baja que la grande, con lo cual el sonido de ésta se expandirá mejor que el de las otras, que debieran estar emplazadas algo más altas.
Reproducción mecánica de los toques tradicionales
La actual instalación sólo puede reproducir los repiques de manera muy incompleta, debido a la lentitud de respuesta de los martillos mecánicos.
Posibilidad de ejecución de los toques manuales
La actual instalación, concebida como una electrificación definitiva frente a los campaneros, no contempla los toques manuales, entre otras cosas por la falta de badajo de la campana (2).

Propuestas

Protección
A pesar de la deficiente instalación, y de la ausencia de accesorios tradicionales (yugos de madera, badajos correctamente instalados), todos los elementos que se encuentran en la espadaña han de ser protegidos de manera específica: las campanas más antiguas (2) y (3) hna de ser incoadas como Bien de Interés Cultural, y la otra (1), también de manera individual, debe ser incluida en el Inventario General de Bienes Muebles, por su elevado interés.
Intervenciones urgentes
La más urgente intervención ha de ser la verificación que los electromartillos percuten de manera adecuada, y no por debajo, como ocurre ahora, poniendo en gran peligro a las campanas correspondientes. Asimismo debe verificarse que la deficiente manera de colgar los tres bronces es suficientemente resistente para los duros golpes proporcionados por los mecanismos automáticos. Debido a la importancia de las campanas, y a causa de la mala instalación, ante la menor duda es conveniente inmovilizar la campana correspondiente, impidiendo su toque mecánico.
Restauración
Las campanas que estamos estudiando plantean una problemática muy específica, debido a la falta de terminación de la fachada y de la torre de Santa María de Gracia. Visto el estado actual del edificio, parece improcedente plantear la posibilidad de volteo de las campanas, o una simple modificación de las estructuras. No obstante tales necesidades deben ser tenidas en cuenta a la hora de la posible finalización del templo, ya que repercuten muy positivamente en la sonoridad de las campanas.
Las campanas deben recuperar sus yugos de madera originales, para volver a encontrar su acÚstica, su volumen sonoro y la seguridad de los bronces y de la fábrica.
Los motores de volteo, en caso de instalarse, deben reproducir los toques tradicionales con sus variantes locales, y no impedir, bajo ningÚn concepto, los toques manuales. Se recomienda el empleo de un ordenador para la ejecución automática no sólo de los llamados toques de aviso, sino de aquellos cíclicos tradicionales, como son los toques de Angelus tres veces al día, el de ánimas al anochecer, o los repiques de víspera de domingos y festivos.
En cualquier caso toda actuación sobre las campanas, la instalación, el reloj y los toques deberá ser supervisada y autorizada por los Servicios Competentes de Patrimonio de la Comunidad Autónoma, de acuerdo con la Ley de Patrimonio.
Fases
La primera fase, que se debe realizar de manera inmediata, debe consistir en el cambio de fijación de las campanas a sus soportes, los cuales han de ser necesariamente de madera, para mejorar la acÚstica inicial de los timbres.
En el momento en que se plantee la terminación de la torre, se debe contemplar la sustitución de los troncos por yugos de madera adecuados a cada campana, con el eje recto. Deben instalarse motores de impulsos que no afecten a la fábrica, que reproduzcan los toques tradicionales y no impidan los toques manuales.
De manera subsidiaria debiera tenderse a la formación de un grupo de campaneros, que se encargasen del mantenimiento de las campanas y de los toques manuales de las grandes celebraciones.

Bibliografía empleada

  • CARTAGENA: Campanas, campaneros y toques
  • Campanas (epigrafía, descripción): Bibliografía
  • Francesc LLOP i BAYO: bibliografia

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © LLOP i BAYO, Francesc (1994)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 23-09-2017
    Convertir a PDF